Los primeros ingleses tenían piel oscura y ojos azules

El ADN de un hombre que vivió hace 10.000 años demuestra que el primer británico moderno no tenía los rasgos característicos de los anglosajones actuales.

Inglés Moderno

Cuando hablamos de las características fisonómicas y corporales de los británicos, una de las primeras respuestas que se nos ocurre es, por ejemplo, la de "piel clara". Sin embargo, las investigaciones del Museo de Historia Natural de Gran Bretaña y el University College de Londres han descubierto que el primer británico moderno no era como se pensaba, pues tenía la piel oscura y los ojos azules.

Este hallazgo ha sido posible gracias a una novedosa prueba completa de ADN de los restos de un hombre que vivió hace 10.000 años. Conocido como Cheddar Man, el esqueleto de este humano se descubrió en 1903 en una cueva al sudoeste de Inglaterra.

Los científicos perforaron el cráneo (unos 2 milímetros) y extrajeron de él polvo de hueso para realizar el análisis. Sin embargo, no esperaban el resultado obtenido, pues hasta entonces, siempre se había retratado al británico moderno como una persona de ojos marrones y piel clara.

"Es muy sorprendente que un británico de hace 10.000 años pudiera tener esa combinación de ojos muy azules, pero piel realmente oscura", afirma Chris Stringer, del museo, quien durante la última década ha analizado los huesos de las personas que se encuentran en la cueva.

Ante todo esto, la comunidad científica sugiere que la pigmentación clara (que es una característica de las poblaciones del norte de Europa) es más reciente de lo que se pensaba.

La tribu del Cheddar Man

Si nos remontamos a los orígenes del Cheddar Man, descubriremos que esta tribu emigró a Gran Bretaña a finales de la última Edad de Hielo (iniciada hace 110.000 años  y terminó cerca de 10.000 años atrás). Su ADN se ha relacionado con individuos descubiertos en la España moderna, Hungría y Luxemburgo.

La buena preservación de los restos humanos ha sido posible gracias a las condiciones ambientales de la cueva donde se encontraba el cuerpo. Según Selina Brace, investigadora de ADN antiguo en el museo, “esta presenta un entorno agradable, fresco, seco y constante, y eso, básicamente, evita que el ADN se descomponga".

"Todos somos inmigrantes". Esta es una de las reflexiones que plantea Alfons Kennis, encargado (junto a su hermano Adrie) de crear un busto a escala real con las características del británico moderno mediante impresión 3D. La construcción del modelo tardó casi tres meses, y sus fabricantes utilizaron un escáner de alta tecnología diseñado para la Estación Espacial Internacional, consiguiendo así la representación más fiel posible del Cheddar Man.

CONTINÚA LEYENDO