Los humanos pudimos dominar el fuego antes de lo que pensábamos

Un nuevo estudio en el que se ha empleado inteligencia artificial concluye que los humanos pudimos dominar el fuego hace alrededor de un millón de años. Los científicos han encontrado indicios de fogatas en un yacimiento del Paleolítico Inferior en Israel que se remonta a alrededor de un millón de años.

Los antiguos humanos pudieron dominar el fuego antes de lo que se cree. Es la conclusión a la que se ha llegado en un nuevo estudio que ha hecho uso de la inteligencia artificial (IA) para detectar indicios ocultos de fogatas en un yacimiento del Paleolítico Inferior israelí que se remonta a alrededor de un millón de años.

El dominio del fuego fue vital para nuestra especie. Gracias a él pudimos cocinar y eliminar microorganismos perjudiciales, como los presentes en la carne cruda. También hacer comestibles vegetales que sin cocción son tóxicos. La cocción facilitó nuestra digestión y, con el tiempo, produjo cambios en nuestro cuerpo. Los músculos que nos sirven para masticar se hicieron más pequeños y aumentó la energía que va al encéfalo. Algunas teorías apuntan que fue así como, en parte, se desarrolló nuestro cerebro. Al domesticar el fuego también pudimos enfrentarnos mejor a las bajas temperaturas, tener luz cuando se hacía de noche, espantar a los depredadores y mejorar nuestras armas de caza.

Cueva de prehistóricos y fuego
iStock

Cuándo logramos controlar el fuego es algo que todavía no se sabe con exactitud. Existen fragmentos de material quemado que insinúan que nuestra domesticación de la llama pudo haber comenzado hasta hace 1,5 millones de años. Ahora, los científicos han utilizado la IA para detectar indicios ocultos de hogueras en un yacimiento del Paleolítico Inferior en Israel, que se remonta a alrededor de un millón de años.

La manera de identificar fuego en los yacimientos arqueológicos suele ser por medio de pistas visuales como que el suelo esté enrojecido y que haya materiales descoloridos, deformados, agrietados o contraídos.

En el nuevo estudio, los investigadores utilizaron un "termómetro" espectroscópico que puede detectar cambios químicos minúsculos analizados por algoritmos de aprendizaje profundo, que pueden estimar la exposición de las piedras y los fósiles al calor.

Zane Stepka, arqueólogo del Centro Kimmel de Ciencias Arqueológicas de Israel, y sus colegas utilizaron este 'termómetro' en objetos de sílex de un yacimiento de Israel, fechados hace entre 1 y 0,8 millones de años. Los objetos fueron encontrados en su día junto a fósiles de animales en un espacio en el que no había indicios evidentes de uso del fuego. A pesar de esto, el "termómetro" de la IA reveló sutiles señales químicas que sugerían que varias herramientas de piedra y trozos de colmillo se habían calentado a diversas temperaturas, algunas superiores a los 400 grados Celsius. Esto sugiere que habrían estado en contacto con el fuego.

Los científicos afirman que, aunque no pueden descartar completamente que en la zona se hubiera producido un incendio forestal (el yacimiento está en un lugar abierto), la agrupación de herramientas y huesos sugiere que los primeros homínidos controlaban el fuego.

Antes se pensaba que el uso del fuego por parte de los homínidos antes de hace unos 150 000 años era solo oportunista, como las aves de rapiña australianas que propagaban intencionadamente las llamas para ayudar a expulsar a sus presas. Pero si estos incendios se limitan efectivamente a los campamentos, esto sugiere lo contrario.

Solo unos pocos yacimientos arqueológicos tan antiguos como este de Evron Quarry en Israel presentan indicios de artefactos humanos tempranos junto a pruebas de fuego. Esto da la razón a la idea de que nuestros antepasados ya hacían uso de la poderosa tecnología que fue el fuego.

Los investigadores afirman que el uso de la IA empleada en el estudio podría ayudarnos a revelar más sobre cuándo y cómo domesticamos las llamas. "Reexaminar los artefactos desenterrados en otros yacimientos del Paleolítico Inferior, incluidos los situados en el Levante, podría ampliar nuestra comprensión espacio-temporal de la relación entre los primeros homínidos y el fuego", escribe el equipo.

 

Referencia: Stepka, Z., Azuri, I. et al. 2022. Hidden signatures of early fire at Evron Quarry (1.0 to 0.8 Mya). PNAS. DOI: https://doi.org/10.1073/pnas.2123439119

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Aprendiendo cada día un poco más. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo