Vídeo de la semana

Las pinturas prehistóricas más antiguas fueron hechas por niños

Esa es la conclusión de un reciente análisis realizado en obras de hace más de 200.000 años

Arte prehistórico
Matthew Bennett

En todo el mundo se pueden encontrar huellas fosilizadas y, en algunas oportunidades hasta huellas de manos conservadas por extraños actos de preservación geológica. En una nueva investigación, un equipo internacional liderado por David Zhang de la Universidad de Guangzhou, ha descubierto manos y huellas antiguas en lo alto de la meseta tibetana hechas por niños.

El equipo sostiene que estos rastros representan el ejemplo más antiguo de arte parietal. El arte parietal son pinturas, dibujos y grabados en superficies rocosas, el tipo de expresiones que encontraríamos en una cueva. Solo que en este caso las “obras de arte” no están en una cueva.

La piedra caliza en la que se imprimieron las huellas data de entre 169.000 y 226.000 a. C. Esto convertiría al sitio en el ejemplo más antiguo actualmente conocido deeste tipo de arte en el mundo y el estudio, publicado en Science proporcionaría la evidencia más temprana de humanos y otros miembros del género Homo en la alta meseta tibetana. Este descubrimiento también se suma a estudios que identifican a los niños como algunos de los primeros artistas.

Las formas de las manos se encuentran comúnmente en cuevas prehistóricas. Por lo general, la mano se usa como plantilla, con pigmento extendido alrededor del borde de la mano. Las cuevas de Sulawesi (Indonesia), Santa Cruz (Argentina) o de El Castillo en España tienen algunos buenos ejemplos y están entre las más antiguas conocidas hasta la fecha.

El hallazgo se produjo en Quesang, en lo alto de la meseta tibetana. Allí, el equipo de Zhang encontró huellas de manos y pies conservadas en travertino (un tipo de roca sedimentaria). Cuando está blando o húmedo, el travertino se asemeja a arcilla, pero luego se endurece hasta convertirse en roca y por eso se conservaron estas huellas. Los expertos realizaron un modelo en relieve en 3D de las manos y huellas fósiles con colores que muestran la profundidad de las huellas dentro de las rocas.

En total se observaron cinco huellas de manos que parecen haber sido colocadas cuidadosamente, probablemente por dos niños a juzgar por el tamaño de las huellas. De hecho, por la posición y la fuerza con las que se hicieron, no habrían sido accidentales. El tamaño de las huellas indica que uno de los niños tendría unos 7 años mientras que el otro sería un poco mayor: alrededor de 12. Las estimaciones de edad se basan en el tamaño de las trazas con referencia a curvas de crecimiento modernas como las producidas por la Organización Mundial de la Salud.

¿Estaban los niños jugando casualmente en el barro mientras otros miembros del grupo tomaban el agua en las aguas termales? No lo sabemos, pero el equipo sostiene que lo que dejaron es una obra de arte o un grafiti prehistórico.

¿Eran los niños miembros de nuestra propia especie, o miembros de otra especie humana arcaica extinta? Los autores del estudio aún desconocen la respuesta pero es posible que los autores hayan sido denisovanos, dados otros hallazgos recientes de esta especie en la meseta.

Continúa leyendo