Hallan restos de 'culto a la calavera' en el templo más antiguo del mundo

El yacimiento arqueológico de Göbekli Tepe ha revelado unas calaveras con incisiones como parte de un ritual.

culto-calavera-
Ver artículo Hallan en Israel un monumento de piedra más antiguo que Stonehenge

 

El templo religioso más antiguo del mundo, el yacimiento de Göbekli Tepe de Turquía, data de más de 11.500 años. En esta misteriosa estructura de piedra, cada pilar está cubierto de cientos de imágenes, incluyendo tallas de humanos y animales peligrosos como serpientes y escorpiones. Rodeados de muros anidados y sinuosos, estos pilares sugieren una visión espiritual bastante compleja compartida por los cazadores-recolectores de la región que se sumaron a ella durante aproximadamente 1.600 años. Ahora, un equipo de arqueólogos del Instituto Arqueológico de Alemania ha descubierto tres cráneos humanos con marcas rituales, lo que evidencia que formaban parte de un ritual religioso que veneraba los cráneos.



Los arqueólogos encontraron en Göbekli Tepe
tres calaveras talladas con cortes profundos hechos con piedras afiladas. Cierto es que a lo largo de la historia, la humanidad ha honrado las calaveras por distintas razones como, por ejemplo, como escudo protector contra los enemigos.

 

El inicio de esta práctica había sido situada en el Paleolítico, aproximadamente hace 12.000 años. Sin embargo, el conjunto de calaveras descubiertas obliga a replantearse su origen mucho antes, pues cada cráneo de esta construcción megalítica tenía incisiones profundas hechas de forma intencionada a lo largo del plano sagital e incluso un agujero perforado en el hueso parietal izquierdo (para suspender la calavera).

 

Este "culto a la calavera" describe la alteración ritual o religiosa de múltiples cráneos

 

Gracias a diversas técnicas de microscopio, los investigadores pudieron analizar los fragmentos del yacimiento, que en ningún momento se utilizó como cementerio, confirmando que las tallas fueron realizadas con herramientas líticas, lo que excluye causas naturales. Además, ninguno de estos individuos murió de estas tallas, sino que fueron realizadas poco después de la muerte. Según los expertos, estos cráneos fueron tallados para venerar a familiares o quizá como método disuasorio contra los enemigos. Sea como fuere, se trata sin duda de la primera evidencia del tratamiento de los muertos en el enigmático Göbekli Tepe.

 

Los arqueólogos comentan en la revista Science Advances que probablemente fuese un lugar ritual usado por grupos nómadas durante eventos especiales, ritos de pasaje, o celebraciones. Construyeron esas estructuras monumentales durante un período de la historia en la que los seres humanos rara vez vivían en comunidades establecidas.

 

Entre las imágenes que podemos encontrar en los pilares de Göbekli Tepe se encuentran animales que sostienen cabezas humanas, hombres sin cabeza (sabemos que son hombres porque presentan erecciones), etc.



Gracias a este descubrimiento, ahora podemos imaginar con más detalle el espacio sagrado que crearon.

 

Referencia: J. Gresky et al. Modified human crania from Göbekli Tepe provide evidence for a new form of Neolithic skull cult. Science Advances. Published online June 28, 2017. doi:10.1126/sciadv.1700564.

 

Etiquetas: Prehistoria, Religión

COMENTARIOS