Encuentran una sandalia que tiene 1700 años de antigüedad

El descubrimiento de una sandalia de la Edad del Hierro en una montaña helada de Noruega proporciona más pruebas de que la zona sirvió como ruta de viaje hace unos 1700 años. También aporta información sobre las personas que transitaron por allí.

A finales de agosto de 2019 un excursionista encontró una antigua sandalia en un área conocida como el Parche de Hielo del Caballo, en una montaña de Noruega. El excursionista se puso en contacto con los investigadores de Secrets of the Ice, que estudian la arqueología conservada dentro de los glaciares y los parches de hielo. Les envió fotos de la sandalia y sus coordenadas GPS. El excursionista no la movió de su sitio.

Mientras los arqueólogos se preparaban para recuperar la sandalia, se dieron cuenta de que el pronóstico del tiempo anunciaba nieve y esta podría acabar cubriendo el calzado. Podían pasar años hasta que la nieve se derritiera... "Los arqueólogos teníamos un día para entrar y recoger el hallazgo", dijo Espen Finstad, arqueólogo responsable del trabajo de campo. El 2 de septiembre recuperaron la sandalia.

Sandalia antigua
Espen Finstad / Secrets of the Ice

Una vez tuvieron la sandalia en su poder, los arqueólogos la dataron por radiocarbono en torno al año 300 d. C. El equipo de Secrets of the Ice también ha encontrado en la zona otros objetos, como textiles, pero ninguno tan antiguo como la sandalia.

El objeto encontrado pertenece a la Edad del Hierro, periodo en el cual se descubre y populariza el uso del hierro como material para fabricar armas y herramientas. Se trata del último periodo del sistema de las tres edades utilizado para clasificar las sociedades prehistóricas: Edad de Piedra, Edad del Bronce y Edad del Hierro. 

La sandalia y otros hallazgos, como estiércol de caballo congelado, que data de la época vikinga (entre el 800 y el 1066 d.C.), demuestran que una ruta a través de la montaña helada conectaba el interior de Noruega con la costa. "Creo que las personas que recorrieron estas rutas probablemente sabían lo que hacían. Habrían llevado algo dentro del zapato que lo hiciera funcionar. Quizás restos de tela o piel de animal", declaró Finstad a Science Norway, un medio de comunicación noruego.

"Hemos encontrado mojones (piedras que servían para delimitar territorios) que muestran por dónde pasó la ruta", dijo Finstad, que comenzó a investigar la zona en 2010. "Tal vez una persona que viajaba con mercancías llevaba el zapato, pero lo arrojó a la ladera de la montaña cuando se estropeó", añadió.

La sandalia también aporta información sobre las personas que utilizaron la montaña hace más de un milenio. "Nos dice que lo que hoy parece un paisaje montañoso salvaje y desolado ha sido un paisaje de tráfico prehistórico, y que está lleno de huellas humanas", dijo Finstad. "La gente no ha tenido miedo de adentrarse en zonas montañosas difíciles. Ha recorrido largas distancias y ha tenido contacto e intercambio". Además, "el zapato se inspira en la moda del Imperio romano", lo que indica que las personas que atravesaban la montaña noruega tenían contacto con el mundo exterior, dijo Finstad.

Otros hallazgos hechos en este puerto de montaña como flechas y astiles (mangos generalmente hechos con madera de hachas, azadas, picos y otras herramientas) revelan que los cazadores frecuentaban el lugar en busca de renos.

La importancia de la sandalia para entender el uso posterior de este sitio es, para los investigadores, enorme. "Actualmente no hay muchos descubrimientos relacionados con el tráfico en este paso de montaña", dijo Finstad. "Pero los hallazgos en el hielo, junto con los mojones y otras huellas, cuentan una historia clara".

"En Lendbreen (un puerto de montaña cercano) se han hecho cientos de hallazgos, entre ellos varios zapatos, pero ninguno de ellos es tan antiguo como el del año 300, y ninguno es similar a este zapato", dijo el investigador.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Aprendiendo cada día un poco más. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo