¿Cuándo y dónde comenzó la historia del arte?

Una de las cualidades únicas del ser humano es la capacidad de crear arte. ¿Cuáles fueron las primeras obras de la historia?

 

Bien podríamos empezar este artículo definiendo qué es el arte. Pero eso daría para un artículo en sí, así que vamos a dar por hecho que todos los que entremos a leer este texto tenemos en mente la idea habitual de arte y sus representaciones en forma de pintura, escultura y arquitectura. Hay más artes, por supuesto, pero si vamos a referirnos a los orígenes de la historia del arte, no tiene sentido que hablemos del arte literario o de los videojuegos, cuando en la época no había letras y la tecnología más avanzada era una piedra bien afilada.

La historia del arte nos ayuda a comprender algo únicamente humano: nuestro modo de ver el mundo y la vida a lo largo del tiempo. Hay pájaros que crean dibujos en el suelo y peces que parecen dibujar auténticos mandalas en el fondo marino, pero su objetivo es aparearse. Solo el ser humano crea obras artísticas en las que despliega su visión particular y con la que intenta comunicar algún mensaje.

En este sentido, cabe preguntarse por el origen de estas manifestaciones. ¿Cuáles son las primeras obras de arte? ¿Cuándo y dónde nace la historia del arte? Obviamente, no podemos más que agarrarnos a las fuentes que conocemos, pero ya sabes que la historia está siempre a la espera de cambiar todo lo que hasta ahora se toman por certezas, pues nuevos enfoques y, sobre todo, nuevos descubrimientos, tienden a cambiar el discurso habitual sobre un proceso histórico.

Para una mejor comprensión, los historiadores dividimos la historia del arte en estilos que acoten cronológica y geográficamente lo tipos de arte que ha desarrollado el ser humano. Atendiendo a esta división, está claro que la historia del arte empieza con el arte paleolítico, es decir, con la presencia del ser humano en la Tierra.

La primera pintura

Hasta no hace mucho se pensaba en el Homo sapiens como el ser que dio comienzo al arte, pero nuevos descubrimientos y estudios nos han hecho saber que los neandertales ya pintaban. Animales y motivos geométricos con 65 000 años de antigüedad decoran paredes en cuevas como La Pasiega y Maltravieso en el Cantábrico, o Doña Trinidad en Andalucía, mucho antes que los sapiens poblaran Europa.

Esta datación atrasa con mucho las que, tradicionalmente, se tomaban como las primeras pinturas del ser humano: las pinturas rupestres de Altamira, Lascaux y Chauvet. Incluso hay estudios recientes que han cambiado la visión de conjunto que había acerca de estas obras del paleolítico. Por las técnicas empleadas, se ha pensado durante mucho tiempo que las tres cuevas y sus pinturas eran contemporáneas, pero nuevas dataciones retrasan las obras de Chauvet, ahora con 35 000 años de antigüedad, mientras que Altamira y Lascaux están cronológicamente enmarcadas entre hace 12 000 y 17 000 años, durante el período magdaleniense.

En cualquier caso, los prehistoriadores solían interpretar la evolución del arte prehistórico como una progresión constante de representaciones simples a representaciones complejas, pero estas nuevas dataciones y descubrimientos hacen que tengan que reconsiderar las teorías existentes sobre los orígenes del arte.

La primera escultura

Las venus se consideran las obras de escultura más antigua de la historia humana. Se trata de figurillas de piedra, marfil, madera y otros materiales con representaciones femeninas que podrían hacer referencia a la fecundidad. Tenemos dos posibles antecedentes muy tempranos, la venus de Berejat Ram y la de Tan-Tan, datadas entre hace 200 000 y 300 000 años de antigüedad. Una auténtica locura sería el hecho de retrasar tanto la fecha del inicio del arte, por ello son ejemplos dudosos y cuya datación está muy discutida por la comunidad científica. Tradicionalmente, las venus se databan con hasta 40 000 años de antigüedad, una de las más famosas, la venus de Willendorf (su nombre viene por el yacimiento donde fue encontrada, en Austria), se data entre el 28 000 y el 25 000 a. C.

Pero, sin duda, una de las obras escultóricas más llamativas y que podría optar a la primera escultura que conocemos en la actualidad es el Hombre León de Ulm. Datada con 40 000 años de antigüedad, se trata de una figura de unos 30 cm tallada en el cuerno de un mamut que representa un cuerpo humano con cabeza de león. Además de su extraordinaria belleza, que implica una técnica especializada en sociedades donde no contemplábamos estas posibilidades, cuenta con una novedad interesante: al contrario que las obras naturalistas de bisontes, caballos y mujeres, tenemos por primera vez una obra fruto de la imaginación humana, representando un ser inexistente en la realidad.

La primera arquitectura

Es más difícil conservar en pie una obra arquitectónica con tantísimos años que tener la suerte de que un derrumbe selle la entrada de una cueva y conserve sus pinturas o un desplazamiento de barro sepulte esculturas en piedra o marfil que lleguen hasta nosotros.

Por eso, es todo un hito hallar los restos arquitectónicos en una de las poblaciones que más teorías distintas alimenta en los últimos años: Göbekli Tepe. Con 11 000 años de antigüedad, es considerado el templo más antiguo del mundo. El debate histórico está en considerar esta construcción del sudeste de Turquía como un templo, viviendas, un palacio o que tuviese alguna otra utilidad. Pero su antigüedad no la niega nadie y la espectacularidad de sus pilares en forma de “T” nos sigue fascinando después de tantos años.

Referencias:

Appenzeller, T. 2018. Europe's first artists were Neandertals. Science 359, 6378, 852-853. DOI: 10.1126/science.359.6378.852.

Prette, M. C. et all. 2004. Atlas ilustrado de la historia del arte. Susaeta.

Valladas, H. et all. 2001. Evolution of prehistoric cave art. Nature 413, 479. DOI: 10.1038/35097160.

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo