Arte paleolítico: de las pinturas de Altamira a la Venus de Willendorf

El arte paleolítico surgió hace alrededor de 35 000 años y se manifestó en grabados, bajorrelieves, pinturas y esculturas.

Arte paleolítico
Imagen: iStock Photos.

Por los datos que conocemos en la actualidad, derivados de los numerosos hallazgos prehistóricos que se han encontrado desde el siglo XIX, sabemos que el arte paleolítico surgió durante el Paleolítico Superior, hará más de 35 000 años. Los expertos consideran que, al contrario de lo que se creía hace un tiempo, las representaciones de arte paleolítico demuestran una gran complejidad en la técnica y el desarrollo y prueban que las sociedades de aquel momento tan lejano compartían inquietudes y un sistema de símbolos e ideas maduradas. El arte paleolítico se podría dividir en pintura, grabado, bajorrelieve y arte mobiliar (piezas tridimensionales como esculturas o tótems).

 

Antecedentes del arte paleolítico

El conocimiento que se tiene sobre estas sociedades primitivas ha variado mucho desde que el estudio de la ciencia prehistórica creciera exponencialmente a mediados del siglo XIX. Los investigadores defienden que, ya antes de que aparecieran estas manifestaciones artísticas, el ser humano poseía una serie de creencias religiosas y mágicas de naturaleza animista y basadas en la naturaleza y seres de su entorno o actividades como la caza. Es muy probable que existieran rituales con danzas o cantos ceremoniales previos y se cree que objetos como los bifaces prueban un deseo estético por el que se buscaba la simetría bilateral.

El abate y naturalista francés H. Breuil defendió que el arte figurado de la época paleolítica nació de representaciones dramáticas en las que, probablemente en algún tipo de ritual, los sujetos imitaban a animales usando sus pieles o cornamentas. Al mismo tiempo, los hombres paleolíticos serían capaces de reconocer las siluetas y formas de esos animales que tenían un valor cuasi místico para ellos en, por ejemplo, el relieve de las rocas. Tampoco es casualidad que la aparición del arte paleolítico coincidiera aproximadamente con la llegada del Homo sapiens a Europa occidental ya que esta especie del orden de los primates poseía una mayor capacidad cerebral que la habría permitido visualizar y desarrollar tanto las obras de arte como las herramientas necesarias.

 

Técnicas y metodología del arte paleolítico

Además de las distintas disciplinas artísticas que ya se han mencionado (pintura, grabado, bajorrelieve y arte mobiliar), las representaciones artísticas del Paleolítico también se suelen diferenciar entre aquellas hechas en el interior de cuevas y grutas, en las entradas de estas cavidades o en abrigos abiertos y en espacios totalmente al aire libre.

Grabado paleolítico
Imagen: Daniel Delgado.

 

Algunos prehistoriadores como Breuil defienden que las primeras representaciones artísticas serían los llamados macaronis, marcas de dedos que dibujaban líneas sinuosas o siluetas de animales en finas capas de arcilla colocadas sobre la roca de las cuevas. A estos podrían haberlos seguido los grabados, que sería una evolución de los macaronis sobre una superficie más dura como es la piedra desnuda. El grabado consiste en una incisión o surco sobre el soporte utilizando un buril, lascas de piedra y sílex o a través de la técnica de martilleado (similar a como se utilizaría un cincel en la actualidad). El trabajo de esta técnica podía ir desde un simple contorneado hasta conseguir diferencias sutiles en el relieve de la roca e incluso habría ocasiones en que se utilizaba como boceto para después hacer la pintura o como forma de resaltar detalles como pelaje o volumen.

Bajorrelieve paleolítico
Imagen: Wikimedia Commons.

 

El bajorrelieve podría considerarse una variante del grabado ya que consiste en remarcar la silueta en la piedra y otorgarle volumen rebajando el soporte en el que se encuentra para darle un aspecto tridimensional pero sin separarlo del abrigo de la cueva. En Europa se han hallado bajorrelieves realizados directamente en la piedra o sobre grandes montones de arcilla que fueron moldeados y grabados para remarcar los detalles. Las figuras de los bajorrelieves suelen ser animales, figuras humanas de ambos sexos con predominancia de las mujeres y vulvas femeninas. Dado que se han encontrado restos de pintura sobre algunos de los bajorrelieves se cree que estas figuras solían ser decoradas o pintadas pero como solían realizarse en zonas exteriores más expuestas, los pigmentos no se habrían conservado.

Pintura paleolítica
Imagen: iStock Photo.

 

Puede que la pintura sea la forma de arte paleolítico más conocida por la sociedad en general. Los pintores del Paleolítico utilizaban minerales y sustancias naturales diluidas y mezcladas para crear una sustancia pigmentada y líquida que poder aplicar sobre la superficie. Los tres colores principales que se usaban eran el negro (óxido de manganeso o cabrón vegetal), el amarillo (limonita entre otros) y rojo (calentando ocre amarillo) que se unían con aglutinantes y excipientes que los expertos teorizan que podrían ser sangre, claras de huevo, agua, orina humana o cera de abeja. Se utilizaban pequeñas lámparas de grasa animal para alumbrarse mientras dibujaban y empleaban desde lápices vegetales hasta pinceles, tampones y aerógrafos (utilizados especialmente para dibujar la silueta de una mano). Las técnicas empleadas pasaban por las siluetas más sencillas hasta los sombreados y utilización de varios colores y tonalidades para darle realismo y volumen a la figura. Muchas figuras, en la pintura y en las demás disciplinas, se representaban en la que es conocida como perspectiva torcida, aquella en la que se dibujan al animal de perfil pero se le representa con los elementos que quedarían ocultos en esa posición (como las cuatro patas, los cuernos o los dos ojos).

Venus de Willendorf
Imagen: Wikimedia Commons.

 

Por último, el arte mobiliario paleolítico recoge aquellos objetos tridimensionales que sí se separaron del soporte en el que se hicieron y es el resultado de la combinación de técnicas de modelación, escultura y grabado. Dentro de esta disciplina de arte paleolítico se suelen diferenciar objetos de carácter religioso (collares, plaquetas o estatuillas totémicas), objetos de uso cotidiano (herramientas que se desgasten más como un arpón o una aguja) y objetos de uso prolongado (bastones o propulsores). Es en esta forma de arte donde encontramos un nuevo nivel de complejidad derivado de objetos con representaciones más abstractas o simbólicas y un afán estético claro al decorar herramientas y utensilios de caza, así como complementos individuales. Las representaciones más características del arte mobiliar son las Venus, unas estatuillas macizas de mujeres desnudas con sus atributos muy pronunciados cuyo significado y valor real es desconocido. Se cree que podrían representar el papel prioritario de la mujer dentro de la estructura social o algún tipo de diosa asociada con la familia, la fertilidad y la naturaleza.

 

Temáticas y significado

El arte paleolítico solía representar individuos aislados o en grupo pero no escenas como tal (salvo ciertas excepciones). Los tres temas principales que aparecen en todas las representaciones artísticas son los animales (80% del total), los seres humanos y los signos. En el primer grupo se suele encontrar la fauna que por entonces habitaba el lugar y con la que las sociedades estaban en contacto como bisontes, caballos, ciervos y renos, leones, íbices, mamuts, osos e incluso algunas aves. En comparación, las representaciones humanas son bastante más burdas y simples, contando con escasos detalles en la mayoría de los casos y destacándose la presencia siluetas de mujeres más estilizadas y con sus atributos femeninos bien definidos. En casi todas las muestras de arte paleolítico se pueden encontrar ideomorfos, signos abstractos muy dispares de los cuales desconocemos por completo su significado.

 

Partiendo de toda esta información, han sido muchas las teorías a lo largo de los años que han intentado explicar qué pretendían las sociedades prehistóricas con estas representaciones artísticas. Una de las primeras, descartada en relativamente poco tiempo, afirmaba que eran representaciones puramente decorativas bajo la premisa del “arte por el arte”. Otra vertiente es la del totemismo, que señala la existencia de una relación mística entre los distintos grupos de humanos y determinados animales o especies vegetales a los que se adoraba. Las teorías más difundidas se basan en la relación mágica de estas representaciones con la caza, la destrucción o la fertilidad y otorga a todo el conjunto del arte paleolítico un elemento religioso que lo asocia con la teoría chamánica, aquella en la que la cueva sería una especie de santuario y las imágenes serían fruto de un estado de conciencia alterada.

Autores como Ucko, Rosenfield y G. Suavet consideran que el arte paleolítico sería una forma de comunicación utilizada por las sociedades de la época para transmitir conocimientos relacionados con aspectos económicos, sociales o religiosos. La teoría estructuralista, por su parte, defiende que las representaciones artísticas presentan una relación simbólica y complementaria en la que las figuras de distintos animales simbolizan conceptos opuestos asociados como el sexo masculino y el sexo femenino.

 

 

Referencia: Jordá Pardo, Jesús F.; Maíllo Fernández, José Manuel; Muñoz Ibañez, Francisco Javier; Quesada López, José Manuel; Ripoll López, Sergio; Roberto Bárcena, Joaquin. Prehistoria I: Las primeras etapas de la Humanidad. Editorial Universitaria Ramón Areces (2014).

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

Continúa leyendo