Un hombre que murió ahogado hace 5.000 podría reescribir la prehistoria

Un nuevo estudio ha confirmado que el ahogamiento en agua salada fue la causa de la muerte de un hombre del Neolítico cuyos restos fueron hallados en una fosa común en Chile.

Investigadores de la Universidad de Southampton en Inglaterra han utilizado una técnica forense actual empleada para determinar la causa de la muerte, aplicada a los restos antiguos de un pescador del neolítico que murió hace 5.000 años y había sido enterrado en una fosa común en el norte de Chile. La víctima murió ahogada.

 


Cerrando un caso sin resolver

El resultado del examen forense en los fósiles ha determinado que el pescador murió 'ahogado en agua salada', ya que si hubiera muerto antes de entrar al agua, no habría tragado agua salada y, por tanto, no quedaría rastro de ella.


La técnica prueba las diatomeas, un grupo de algas que se encuentran en los océanos, el agua dulce y los suelos, dentro de los huesos de las víctimas, llevando a cabo un análisis microscópico de gran alcance de la médula ósea extraída de este fósil de hace 5.000 años. Si se encontraban estas algas microscópicas que apenas superan en tamaño a un cuarto del diámetro de un cabello humano, significaría que dicha persona murió ahogada. Y es que cuando alguien muere ahogado, el agua tragada puede ingresar al torrente sanguíneo y viajar por todo el cuerpo después de la ruptura de los pulmones, llegando incluso al "sistema cerrado" de la médula ósea a través de los capilares, según dicen los investigadores.


Eso sí, adoptaron "un proceso menos agresivo" que el actual, que eliminó la médula ósea residual en sus muestras, al tiempo que conservaron una gama más amplia de material microscópico absorbido por la médula, que luego podría detectarse mediante microscopía electrónica de barrido (SEM).


¿Qué encontraron? Los huesos de los otros esqueletos hallados en el lugar no contenían partículas marinas, pero los de la víctima, sí. Su médula ósea contenía sedimentos marinos tragados durante sus últimos momentos, casi con certeza ingeridos en aguas poco profundas. Estas partículas incluían algas fosilizadas, huevos de parásitos y sedimentos, que no habrían sido detectados por la prueba estándar de diatomeas.

 

Nuevos caminos en la arqueología forense


El equipo espera que esta técnica actual utilizada en restos de hace miles de años pueda ayudar a los arqueólogos a comprender más sobre las civilizaciones pasadas en las regiones costeras y las historias humanas detrás de los restos descubiertos. Esta es la primera vez que se utilizan pruebas de diatomeas para determinar el ahogamiento en agua salada en restos humanos prehistóricos, explicó el equipo.

 


Su historia

El hombre vivió hace unos 5.000 años y tenía entre 35 y 45 años cuando murió. Habría medido aproximadamente 1,6 metros cuando estaba vivo y sus restos mostraban signos de enfermedades degenerativasy estrés metabólico, según exponen los autores en su estudio publicado en la revista Journal of Archaeological Science quienes muestran que padecía de osteoartritis en la espalda y ambos codos. Además, sus dientes y mandíbulas estaban estropeados por el sarro, enfermedad periodontal y abscesos.


Los científicos encontraron el esqueleto en un entierro masivo en la región costera de Copaca, cerca del desierto de Atacama, y ​​la tumba contenía cuatro personas: tres adultos (dos hombres y una mujer) y un niño.


“Los entierros masivos a menudo han sido necesarios después de desastres naturales como tsunamis, inundaciones o grandes tormentas. Sin embargo, sabemos muy poco sobre si los sitios de entierro masivo prehistóricos cerca de las costas podrían ser los resultado de desastres naturales u otras causas, como guerras, hambrunas y enfermedades. Esto nos dio un momento de iluminación para desarrollar una versión mejorada de una prueba forense moderna para usar en huesos antiguos”, explica James Goff, de la Universidad de Southampton, quien dirigió el estudio.

 


Una forma nueva de comprender la prehistoria

¿Habría sido una víctima de la pesca? ¿Perdería el equilibrio y se caería? ¿Una ola volcó la canoa en la que pescaba? El equipo cree que el hombre murió en un simple accidente marítimo, en lugar de un gran evento catastrófico, como un tsunami o una inundación masiva, debido a que los huesos de las otras personas en la tumba no contenían partículas marinas.


"Hay muchos sitios costeros de entierro masivo en todo el mundo donde se han llevado a cabo excelentes estudios arqueológicos, pero no se ha abordado la pregunta fundamental de qué causó tantas muertes. Ahora podemos llevar esta nueva técnica a todo el mundo y potencialmente reescribir prehistoria", concluyen los expertos.

 

También te puede interesar:

Referencia: Pedro Andrade et al, Evidence for a mid-Holocene drowning from the Atacama Desert coast of Chile, Journal of Archaeological Science (2022). DOI: 10.1016/j.jas.2022.105565

Sarah Romero

Sarah Romero

Periodista especializada en ciencia y nuevas tecnologías. Soy redactora de contenidos web en la revista Muy Interesante y Muy Historia. Puedes contactar conmigo a través del correo ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo