Los restos de un obispo del siglo XVII revelan que la tuberculosis apareció durante el Neolítico

Se trata del genoma antiguo de la bacteria 'M. tuberculosis' de mayor calidad jamás analizado. El nuevo estudio apoya la hipótesis de que estas bacterias se volvieron altamente infecciosas para los humanos con el aumento del pastoreo y los estilos de vida sedentarios.

La momia del obispo Winstrup /Wikimedia Commons
La momia del obispo Winstrup /Wikimedia Commons

La tuberculosis es una de las enfermedades infecciosas más mortales y antiguas. Pero, ¿desde cuándo está la humanidad expuesta a ella? Restos fósiles ya habían evidenciado la existencia de cepas de Mycobacterium tuberculosis desde hace miles de años en asentamientos neolíticos humanos. Ahora, un descubrimiento sorprendente por parte de un equipo del Museo Histórico Natural Sueco apoyaría la teoría de que la tuberculosis existe desde el Neolítico.

Se trata del descubrimiento de pequeñas calcificaciones en los pulmones, extraordinariamente bien conservados, de un obispo que vivió durante el siglo XVII, Peder Winstrup, obispo de Lund en Scania, y una de las momias mejor preservadas.

Desde el principio, los investigadores no dudaron de que se trataba de una antigua infección pulmonar, y la tuberculosis se encontraba en el primer puesto de su lista de candidatos. “El análisis de ADN era la mejor manera de demostrarlo”, cuenta la antropóloga Caroline Arcini, una de las coordinadoras del estudio, en un comunicado de prensa. 

Investigadores del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, la Universidad de Lund y el Museo Histórico Natural Sueco presentaron el genoma de la bacteria de la tuberculosis hallado en los pulmones de este obispo, que resulta ser el de mayor calidad, hasta la fecha, de todos los genomas antiguos encontrados, tal como se publicó en la investigación, en la revista Genome Biology. 

Utilizando múltiples modelos de datación molecular, todos los ángulos apuntan a una edad relativamente joven del complejo Mycobacterium tuberculosis. Una cepa que, según el análisis del genoma, tuvo su origen hace menos de diez mil años. 

 

La tuberculosis en humanos tendría su origen hace 'solo' unos pocos miles de años

Las conclusiones del estudio sugieren que el patógeno es más joven que lo que otros estudios habían estimado.

Un estudio publicado en The Lancet en 2005 estimó que la tuberculosis podría haber existido en ancestros humanos primitivos que vivieron hace tres millones de años en el este de África. No obstante, en 2014, un equipo dirigido por científicos de la Universidad de Tübingen y la Universidad Estatal de Arizona reconstruyó tres genomas de TB antiguos de América del Sur antes del contacto. Este análisis sugirió que la tuberculosis surgió en los últimos seis mil años. No obstante, este estudio se realizó con genomas antiguos que no son representativos de las cepas de tuberculosis asociadas con los humanos en la actualidad, con lo que los resultados fueron recibidos con escepticismo. 

El nuevo análisis, basado en los restos del obispo Winstrup (que no tiene este problema al ser, precisamente, el genoma de mayor calidad jamás analizado) viene, por tanto, a apoyar las investigaciones previas que otorgan a la tuberculosis un origen neolítico. 

“Una aparición más reciente del complejo patógeno de la tuberculosis ahora está respaldada por evidencia genética de múltiples regiones geográficas y períodos de tiempo”, explica Susana Sabin, autora principal del estudio. “Es la evidencia más sólida disponible hasta la fecha de que esta emergencia ha sido un fenómeno neolítico”. 

Micrografía electrónica de barrido de la bacteria Mycobacterium tuberculosis, que causa la tuberculosis. Crédito: NIAID
Micrografía electrónica de barrido de la bacteria Mycobacterium tuberculosis, que causa la tuberculosis /NIAID

Se sospecha que hasta una cuarta parte de la población mundial ha estado expuesta a bacterias del complejo Mycobacterium tuberculosis, que causan tuberculosis. El obispo Winstrup habría sido uno de los muchos que se enfermaron durante el inicio de la pandemia de tuberculosis denominada ‘peste blanca’ que devastó la Europa posmedieval.  
  
Este aparente origen más reciente en la narrativa de cuándo las bacterias en el complejo Mycobacterium tuberculosis se volvieron altamente infecciosas para los humanos plantea más preguntas sobre el contexto de su aparición, ya que parece haber coincidido con el aumento del pastoreo y los estilos de vida sedentarios

“En el futuro”, comenta Sabin, “la esperanza es que encontremos ADN adecuadamente conservado de períodos cercanos a la aparición del complejo, o quizás de su antepasado”. 

Laura Marcos

Laura Marcos

Nunca me ha gustado eso de 'o de ciencias, o de letras'. ¿Por qué elegir? Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es

Continúa leyendo