Confirman el asesinato violento de un hombre hace 33.000 años

El sujeto recibió dos golpes con un objeto similar a un bate en un enfrentamiento directo y murió a causa de las heridas hace 33.000 años.

¿Es el humano violento por naturaleza? ¿Cuándo empezó la especie a resolver sus diferencias a través del uso de la fuerza y la intimidación? Existen casos que demuestran el uso de violencia entre humanos, como algunos de los restos encontrados en la Sima de los Huesos de Altamira o las flechas que acabaron con Ötzi, el hombre de hielo. Un nuevo análisis realizado a una calavera del Paleolítico Superior sugiere que el sujeto fue víctima de un asesinato violento, según informa el estudio realizado por un equipo internacional griego, rumano y alemán que ha publicado sus conclusiones en la revista de acceso abierto PLOS ONE.

 

Cioclovina calvaria

Los investigadores, liderados por Eberhard Karls de la Universidad de Tubinga (Alemania), centraron su trabajo en un cráneo fosilizado de unos 33.000 años de antigüedad perteneciente a un hombre adulto, encontrado en una cueva al sur de Transilvania y conocido como Cioclovina calvaria. Desde su hallazgo, la pieza ha sido ampliamente estudiada, pero en este caso los autores se han centrado en analizar una fractura en el lado derecho del cráneo que ya había supuesto un tema de discusión en el pasado, al no acordar los expertos si lo que la provocó ocurrió antes de la muerte del sujeto o en un evento post mortem.

Para salir de dudas, los investigadores realizaron simulaciones experimentales empleando doce esferas de hueso sintético (que representaban el cráneo) y poniéndolas a prueba en distintos escenarios como caídas desde varias alturas o golpes empleando objetos contundentes como rocas o bates. Además, estas simulaciones fueron acompañadas con inspecciones del cráneo (visuales y virtuales) empleando tecnología de tomografía computada, que utiliza radiografías exploratorias para obtener imágenes de una sección o plano de la pieza.

 

Enfrentamiento cara a cara

Los resultados demuestran que existen dos fracturas o daños en el cráneo próximos a la hora de la muerte. La primera es una fractura líneal en la base de la pieza, seguida de un golpe descendente en el lado derecho de la bóveda craneal. A través de las simulaciones se han podido encontrar grandes parecidos con el patrón de daños provocado por varios golpes consecutivos realizados con un objeto similar a un bate. Todo parece indicar que el golpe descendente que provocó la fractura lateral fue resultado de un enfrentamiento frontal en el que el atacante utilizó el bate o mazo con la mano izquierda. Los investigadores han concluido que estas dos fracturas no son resultado de un accidente, caída involuntaria o daño post mortem.

Dado que solo se encontró el cráneo fosilizado del sujeto, y aun cuando los daños descritos pudieron ser fatales, el equipo no descarta que sufriera otras heridas y ataques en el resto del cuerpo que también podrían haber provocado su muerte. La conclusión más destacable del estudio es que el sujeto fue víctima de una muerte violenta intencionada, lo que sugiere que el homicidio ya era una práctica común entre los humanos de la época. Eberhard Karls afirmó que “el Paleolítico Superior fue un periodo complejidad cultural creciente y sofisticación tecnológica. El trabajo muestra que el comportamiento violento interpersonal y el asesinato formaban parte de los patrones de conducta en estos tempranos europeos modernos”.

 

El Paleolítico Superior

El Paleolítico Superior es la tercera y última etapa del periodo que lleva su nombre, ocurrido entre el 35.000 a.C. y el 10.000 a.C. y predecesor de la Edad de Piedra. Se caracteriza por la aparición del Homo sapiens sapiens en Europa y por los muchos avances sociales y tecnológicos que se vivieron. Las herramientas y utensilios de piedra pulimentada se perfeccionaron, comenzaron a realizarse las primeras cerámicas y se produjeron gran parte de las muestras de arte rupestre que se conservan.

 

Imagen: Kranoti et al, 2019.

Referencia: Elena F. Kranioti, Dan Grigorescu & Katerina Harvati. ‘State of the art forensic techniques reveal evidence of interpersonal violence ca. 30,000 years ago’. PLOS ONE (2019). DOI:  https://doi.org/10.1371/journal.pone.0216718.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

Continúa leyendo