Wyatt Earp y su ‘Vendetta Ride’

El conocido agente de la ley se convirtió en uno de los mejores pistoleros de su tiempo mientras combatía el crimen en Dodge City y Tombstone.

La vida en el Lejano Oeste americano no era en absoluto agradecida. Aunque la imagen que nos ha llegado a través de los westerns  y las historias de indios y vaqueros haya distorsionado los hechos reales, fueron muchos los personajes interesantes y las aventuras que se vivieron en esa región de los Estados Unidos a mediados del siglo XIX. Entre cactus, cantinas y melancólicas baladas surgieron nombres como el de Wyatt Earp, un hombre que se convirtió en leyenda.

De nombre completo Wyatt Berry Stapp Earp, nació en 1848 en la ciudad de Monmouth, Illinois. Aunque acabaría convirtiéndose en un respetado defensor de la ley, sus años de infancia y juventud fueron mucho más inestables de lo que podría pensarse. Los continuos viajes, primero con su familia y luego en solitario, buscando trabajo y la prematura muerte de su esposa hicieron que acabara detenido en numerosas ocasiones. Antes de entrar a formar parte de las fuerzas de la ley en Dodge City, Kansas, trabajó en prostíbulos y tabernas

Su gran oportunidad llegó en 1879, cuando se convirtió en el sheriff de Tombstone junto a sus hermanos. El suceso más importante al que tuvieron que hacer frente fue el tiroteo de O.K. Corral en 1881 contra la banda de Ike Clanton. Ese mismo año, uno de sus hermanos fue asesinado y Wyatt Earp lideró una persecución contra los responsables que sería conocida como ‘Vendetta Ride’. Tras dar caza a los supuestos responsables, Wyatt Earp fue acusado de asesinato y huyó primero a Colorado y más tarde a California. En ese tiempo se dedicó a diversas actividades como la minería o las apuestas.

Uno de los últimos acontecimientos de la vida de Wyatt Earp que son recordados ocurrió en 1896, estando ya en California. San Francisco iba a celebrar el combate de boxeo por el campeonato de los pesos pesados entre Tom Sharkey y Bob Fitzsimmons y Wyatt Earp, que había sido árbitro de boxeo, fue llamado por el manager de Tom Sharkey (viejo amigo suyo) para que ejerciera en la gran final. Earp aprovechó un noqueo de Fitzsimmons a Sharkey para declarar un golpe ilegal y descalificarle. La polémica decisión parecía estar motivada por un soborno y la reputación de Wyatt Earp quedó muy dañada.

El legendario pistolero murió el  13 de enero de 1929 en Los Ángeles y su vida ha dado pie a numerosas novelas y películas como My Darling Clementine (1946), Gunfight at the O.K. Corral (1957) o Tombstone (1993).

CONTINÚA LEYENDO