En colaboración con Acción Cultural Española/Museo del Prado

‘Me hubiera gustado estar presente cuando Fra Angelico pintó La Anunciación’

Entrevista con Karina Marotta, coordinadora general del área de conservación del Museo del Prado.

 

Hoy nos encontramos en el Museo del Prado para celebrar su 200 cumpleaños, y entrevistamos a Karina Marotta, coordinadora general del área de conservación de esta famosa pinacoteca.

Marotta nos cuenta en qué consiste su trabajo: como coordinadora, y su papel es dirigir todas las áreas de gestión técnica, desde el ingreso de las obras hasta su ubicación en el museo. Esto implica la toma de decisiones importantes: ¿dónde se ubica cada obra? ¿Cuáles formarán parte de una exposición temporal? ¿Cuáles se almacenan? ¿Cómo conservarlas?

Esta especialista también reflexiona sobre el modo en que han cambiado los museos a lo largo de los siglos, pues muchos de ellos, como el mismo Museo del Prado, comenzaron siendo colecciones privadas de los monarcas que, bajo ciertas condiciones, se abrieron para sus visitas para determinado público selecto. Posteriormente muchos de ellos se acabaron nacionalizando, y hoy tienen sus puertas abiertas a toda la sociedad.

Hablamos también del patrimonio cultural expuesto en el museo. En El Prado se exhiben entre 1.300 y 1.400 pinturas y la colección global es de 8.000 pinturas. Muchas de ellas están en depósito o préstamo a largo plazo en otras instituciones, otras en préstamos temporal  y otro grupo en los almacenes.

El Museo apenas exhibe obras del siglo XX en adelante. En los años 70, cuando se crea el Museo de Arte Contemporáneo, el precursor de lo que hoy es el Reina Sofía, se establece la regla general de que las obras de los artistas nacidos antes de 1881, fecha de nacimiento de Pablo Picasso, serían adscritas al Museo del Prado, y las de los artistas posteriores irían al Reina Sofía.

Otro de los temas que tratamos es el de la masificación en los museos, y la experta reflexiona sobre un fenómeno contradictorio: mientras grandes pinacotecas como el  Louvre o el Prado atraen la atención de miles de turistas, otros museos interesantísimos prácticamente no reciben visitas. Uno de los trucos para evitar la masificación en el Museo del Prado es incentivar las visitas en horarios de menor afluencia.

Hablamos también de ‘La Anunciación’ de Fra Angelico, de otro cuadro más desconocido como es ‘La Condesa de Chinchón’ de Goya, así como de la experiencia de Marotta como trabajadora del Museo del Prado, de la evolución de la pinacoteca en las últimas décadas, del debate sobre si debería prohibirse el uso de móviles y cámaras en el museo. ¡No te lo pierdas!

 

Continúa leyendo