La primera vuelta al mundo de Magallanes y Elcano

Este fue el recorrido de la expedición que logró dar la vuelta al mundo por primera vez.

 

El 10 de agosto de 1519 partió desde Sevilla la expedición de Magallanes y Elcano, que fue la primera en dar la vuelta al mundo. Este año se cumple el quinto centenario de esta hazaña histórica.

Fue el segundo intento de los españoles de encontrar una ruta segura para llegar a Asia. El primero que lo había probado fue Colón, pero se topó con el continente americano.

“Recorrer y descubrir toda la redondeza del mundo” es, según las propias palabras de Juan Sebastián Elcano, lo que hicieron en esta ruta que duró nada más y nada menos que tres años.

Dar la vuelta al mundo no era la idea inicial del emperador Carlos I, lo que se pretendía era buscar una nueva ruta para llegar a la especiería por occidente, respetando el Tratado de Tordesillas. En este tratado lo que se acordó entre las coronas de España y Portugal fue un reparto de las zonas de navegación y conquista del océano Atlántico y el nuevo continente.

Una vez encontrada esta nueva ruta los españoles deberían dirigirse hacia las islas Molucas, siempre en dirección al oeste, para asegurarse de que fuera un territorio dentro de la demarcación española y así poder hacerse con un negocio tan lucrativo como era el de las especias sin incumplir el acuerdo.

 

Comienza la aventura

Desde la ciudad de Sevilla partieron cinco naves: la primera el 10 de agosto de 1519 y las siguientes en los días posteriores, reuniéndose el día 20 de septiembre en San Lúcar de Barrameda, donde comenzarían su ruta hasta Tenerife, atravesando el océano Atlántico hasta llegar a  Brasil.

Esta expedición fue financiada por la corona española y al frente de la misma estuvieron Fernando de Magallanes y, tras él, Juan Sebastián Elcano. Sobrevivieron a una serie de dificultades a su paso por la Antártida y llegaron, entre octubre y noviembre de 1520, al estrecho que une ambos océanos al final del continente americano, que hoy en día se conoce como estrecho de Magallanes.

 

Muerte de Magallanes

Tras atravesarlo llegaron a lo que hoy conocemos como océano Pacífico, cuyo nombre se debe a la calma que encontraron en aquellos mares del sur tras navegar por las aguas antárticas. En marzo de 1521 llegaron a Filipinas, a las que llamaron islas de San Lorenzo. El plan de Magallanes era mantener la paz con los indígenas e irlos convirtiendo al cristianismo mediante la estrategia del miedo.

Se propuso derrotar a Lapulapu, el jefe indígena de la zona. Con pocos hombres, confiados de su victoria, los soldados con sorprendidos por miles de guerreros, donde Magallanes muere sin haber llegado a las islas de las especias, que se encontraban a pocos días de allí.

De las cinco naves que habían partido de España, solamente quedaban tres: Trinidad, Victoria y Concepción. Como esta última estaba en muy mal estado, decidieron quemarla y proseguir el viaje con las otras dos.

Juan Sebastián Elcano se hizo capitán de la nave Victoria, y en noviembre de 1521 llegaron a las islas Molucas, donde permanecieron hasta finales de diciembre, comerciando y cargando especias. La nave Trinidad tenía una avería grave en su casco, que precisaba una larga reparación, por lo que se decidió que la nave Victoria partiera en solitario.

 

El fin de la aventura

La ruta que siguió Elcano para su regreso fue por el oeste, recogiendo muestras de especias por el resto de islas Molucas. Pasaron por India, atravesaron el océano Índico y rodearon el continente africano, evitando los puertos en los que  Portugal tenía el control, para no romper el tratado.

Al llegar a Cabo Verde se encontraban ya muy escasos de provisiones, lo que les obligó a hacer una parada técnica en unas islas cercanas, donde los portugueses accedieron a darles todos los mantenimientos que requiriesen. Fue entonces cuando cayeron en la cuenta de que, al haber realizado su regreso por el oeste, habían perdido un día, ya que si lo hubieran realizado por el este lo habrían ganado al tener a favor la rotación de la Tierra.

Tras salir de Cabo Verde llegaron, a duras penas, a las islas Azores. Finalmente, el 6 de septiembre de 1522 llegaron a San Lúcar de Barrameda. Eran dieciocho hombres, “flacos como jamás hombre estuvieron”, según palabras de Juan Sebastián Elcano.

 

Continúa leyendo