La segunda vuelta al mundo también la realizaron españoles

No fue Francis Drake, sino la expedición de García Jofre de Loaysa la que circunnavegó el planeta en segundo lugar... más o menos.

 

El 4 de abril de 1581, la reina Isabel I de Inglaterra subió al buque insignia de Francis Drake y le nombró caballero tras haber explorado (y saqueado) numerosos enclaves por todo el mundo. El que otrora no fuera más que un pirata indeseable, entonces pasó a ser un hombre respetado, con voz en el Parlamento y un héroe para la nación. Drake creó su escudo nobiliario con la representación de un globo terráqueo al que acompañó de la inscripción “Primus Circumdedisti Me”. Casi sesenta años después de que Elcano completara la Primera Vuelta al Mundo, Francis Drake se autoproclamó como el primero en circunnavegar el planeta. Claro está que no fue tal, pero es que ni siquiera llegó a ser el segundo. García Jofre de Loaysa (o Loaisa) encabezó una expedición que completó la segunda vuelta al mundo en 1536. Aunque hay que reconocer, que esta historia tiene trampa.

Los que intentaron ser segundos

La expedición Magallanes-Elcano partió de Sevilla el 10 de agosto de 1519 y regresó a Sanlúcar de Barrameda el 6 de septiembre de 1522. Fueron los primeros en dar la vuelta al mundo, navegando siempre hacia el oeste. Hasta aquí lo tenemos claro. Pero esto no era deporte ni un viaje de exploración. El objetivo de estos esfuerzos y viajes tan épicos como dramáticos era hacerse con el control de las islas Molucas y su producción única de especias, un producto tan rentable como los metales en los siglos modernos. Solo una nave regresó de las cinco que iniciaron el viaje. Con todo, y a pesar de las bajas de los marineros, la expedición resultó muy rentable en términos económicos. Pero no suponía el fin de esta historia, sino solo el principio y la certeza de que se podía llegar al Maluco navegando hacia el oeste, y así evitar rodear el continente africano, bajo el control de Portugal, que codiciaba por igual las especias de aquel rincón del Pacífico.

Carlos I de España, en esta carrera con Portugal por las especias, no demostró paciencia alguna. Sin tener noticias de Magallanes, organizó una nueva armada para que explorara las costas del Pacífico y, a poder ser, diera con las dichosas Molucas. Andrés Niño fue nombrado piloto real de la Mar del Sur y el 13 de septiembre de 1520 zarpó desde Sevilla al mando de esta nueva expedición. Sabemos que llegaron a la isla Española en América y que transportaron los barcos por tierra hasta la costa del Pacífico por el istmo de Panamá. Desde allí partieron hacia las Molucas a principios de 1521. Nunca más supimos de ellos.

La clave está en insistir

Dos meses después de la llegada de Elcano a Sanlúcar de Barrameda, Carlos I firma otra capitulación (un contrato importante, hablando en plata) para construir una armada de seis naves que partieran hasta las islas de las especias en marzo de 1523. La Corona se comprometió a crear la Casa de Contratación de la Especiería y colocar su sede en La Coruña, puerto desde el que partirían más expediciones hacia el Maluco. Lo dicho: este asunto era el más importante y se apostaba fuerte por él.

La construcción de las naves se retrasó un poquito y en vez de en 1523, la expedición zarpó el 24 de julio de 1525 rumbo al Pacífico con “un cavallero prinçipal de nuestros reinos” al mando, García Jofre de Loaysa. La flota al Maluco estaba formada por siete barcos. La nao Sancti Espiritus iba capitaneada por Elcano. O sea que, no habían pasado tres años desde que regresara a casa tras haber dado la vuelta al mundo, cuando volvía a echarse al mar. Tres años estuvo navegando pasando hambre, frío, enfermedades, miedos, en una expedición de la que solo regresaron vivos 18 hombres de los 239 que empezaron el viaje. Que lo intenten otros, porque nosotros no somos capaces de poner calificativos a la idea de imaginar a Elcano volviendo a dejar Castilla a sus espaldas rumbo al Pacífico. Claro que ya era tentar demasiado a la suerte. La nao de Elcano se hundió cuando casi encaraba el Estrecho de Magallanes, en el cabo de las Once Mil Vírgenes, y ninguna le echó una mano.

Llegaron a las Molucas para nada

Los avatares de este tipo de aventuras en el siglo XVI eran sumamente caprichosos e impredecibles. En noviembre de 1526, la expedición llegó al Maluco, pero solo una nave de las siete que partieron y 105 supervivientes de los 450 que iniciaron el viaje. Loaysa y Elcano murieron en alta mar antes de llegar a las islas de las especias.

Poco después se inició una guerra contra los portugueses por el control de las islas. Tras unos dos años de batallas, la Corona española firmó en 1529 un tratado por el que cedía a Portugal aquellas tierras a cambio de dinero. Pero los españoles que luchaban por España no se enteraron hasta octubre de 1533, cuando solo quedaban 17 vivos.

Con la paz reestablecida, era el momento de regresar a casa. Como resulta lógico, tras tantos años allí asentados no todos quisieron volver a España. Los que sí lo hicieron se repartieron en naos portuguesas que en el verano de 1536 llegaron al puerto de Lisboa. Andrés de Urdaneta, Macías del Poyo, Hernando de la Torre, Francisco de París y otros marineros, en total ocho supervivientes, pusieron pie en la península ibérica casi once años después de haber zarpado desde La Coruña. Ellos fueron, de aquella manera, los segundos en dar la vuelta al mundo.

Referencias:

Prieto, C. 2019. El océano Pacífico. Navegantes españoles del siglo XVI. Alianza.

Ventureira, R. 2022. La segunda circunnavegación de la Tierra también fue española. eldebate.com.

También te puede interesar:
Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo