Vídeo de la semana

La historia del párroco francés acusado de brujería y quemado vivo en la hoguera

Su nombre, Urbain Grandier, quien estuvo envuelto en lo que se conoce como el caso de 'las poseídas de Loudun'.

parroco-frances
iStock

Allá por 1626 se fundó en la ciudad de Loudun, al sureste de París, un convento de monjas ursulinas o Compañía de Santa Úrsula, integrada por mujeres dedicadas principalmente a la enseñanza según el modelo de la Compañía de Jesús. La Orden de Santa Úrsula se remonta a 1572 (su fundadora fue Ángela de Mérici).

Estas monjas fueron protagonistas, años después, concretamente en 1634, por el caso de unas mujeres que decían estar poseídas por el demonio, apuntando a un hombre de Dios como responsable: el párroco de la ciudad, Urbain Grandier.


Aunque fue una época precaria para todos en general, la locura de las brujas estaba en pleno apogeo; un fenómeno verdaderamente impactante que se apoderó de Europa durante más de 200 años y provocó la muerte de entre 80.000 y 200.000 personas. Y, aunque la mayoría de las víctimas acusadas de brujería fueron mujeres, esta historia hace referencia a un hombre, al sacerdote de Loudun que, al parecer, era extremadamente guapo.


Una mujer llamada Jeanne des Anges, la Madre Superiora del Monasterio de Loudun en el sur de Francia, comenzó a sentirse atraída por Urbain; pero claro, Urbain Grandier era el sacerdote local. No cabía la posibilidad de una historia de amor aquí. La monja se enfrentó a sus sentimientos románticos con negación y miedo. Llevaba toda una vida dedicada a la santidad y, sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos, no pudo deshacerse de sus anhelos carnales por el hermoso y joven sacerdote.


Más tarde confesó en su autobiografía: “Cuando no lo veía, ardía de amor por él y cuando se presentaba ante mí, me faltaba la fe para combatir los pensamientos y movimientos impuros que sentía. Nunca los demonios me habían creado semejante desorden ".

 

¿Cómo terminó esta historia?

Mal, al menos para Urbain Grandier quien se vio salpicado por otro extraño suceso. El 22 de septiembre de 1632, dos monjas del monasterio de Loudun afirmaron encontrarse con un espíritu durante la noche. Dos días después, una “gran bola negra” apareció en el refectorio y empujó a varias monjas al suelo. Según su relato, las monjas fueron atacadas por entes invisibles y escuchaban voces que estimulaban sus ganas de relaciones carnales y de decir obscenidades, a la par que se jactaban de confesar sus cópulas con el mismísimo diablo.

Grandier hizo lo que se esperaba de él en aquella época: practicar un exorcismo.

Sin embargo, corrió el rumor de que Grandier, motivado por alguna ofensa que había concebido contra las monjas, había causado las posesiones a través de su habilidad en la hechicería. Comenzó una investigación contra él y, fue condenado por la evidencia de 12 monjas poseídas obligadas a testificar por orden de la corte. Las monjas fueron sometidas a torturas, tan viles que provocaban confesiones inmediatas. Dijeron a los inquisidores todo lo que querían escuchar para que cesaran los golpes.

La acusación también presentó como prueba durante el juicio un pacto presuntamente firmado entre Urbain Grandier y el diablo; también firmado por Satanás, Leviatán, Astaroth y muchos otros demonios. No faltaba nadie.

Finalmente, según la versión oficial del caso, Urbain Grandier fue acusado de brujería, de ser amigo del demonio y de provocar la posesión demoníaca de las monjas ursulinas de Loudun y condenado por la Iglesia a ser quemado en la hoguera. No solo eso. Previamente le rompieron las piernas. Fue ejecutado, esto es, quemado en la hoguera, el 18 de agosto de 1634. Tenía 44 años. Una muerte realmente causada por la envidia de sus predicadores rivales.

Este episodio se convirtió en el tema de un libro de Aldous Huxley, The Devils of Loudon (1952), que a su vez inspiró la película de terror de Ken Russell, The Devils (1971).

 

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Periodista especializada en ciencia y nuevas tecnologías. Soy redactora de contenidos web en la revista Muy Interesante y Muy Historia. Puedes contactar conmigo a través del correo ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo