¿Fue un esclavo de Magallanes el primer hombre en dar la vuelta al mundo?

Este año se cumplen 500 años de la primera circunnavegación completada por Juan Sebastián Elcano

Este año se conmemora el 500 aniversario de la primera vuelta al mundo culminada por Juan Sebastián Elcano. El marino vasco terminó completando la vuelta al globo como capitán de la única nave que regresó a España de la expedición capitaneada por Fernando de Magallanes. Sin embargo, varios relatos arrancan este honor a Elcano para dárselo a un esclavo asiático.

“El que fue arrebatado a su hogar, vuelve al cabo de años, a oír acentos de su propia lengua. Momento memorable, pues la historia de la Humanidad no puede olvidar aquel en que, por primera vez desde que la Tierra se mueve en el universo, un hombre vuelve a su patria después de dar la vuelta al mundo”. El escritor Stefan Zweig relataba así la que podía haber sido la primera circunnavegación al globo de Enrique de Malaca un esclavo de Magallanes.

Los hechos ocurrieron el 28 de marzo de 1521, cuando la expedición de Magallanes estaba en el archipiélago filipino y Enrique, un esclavo de Magallanes entabló conversación con unos nativos y se pudieron comunicar perfectamente. El viaje de Magallanes había partido de España en agosto de 1519 y tenía como objetivo alcanzar las islas de las especias viajando por el Oeste, es decir atravesando el Atlántico, bordeando América y ascendiendo por el Pacífico. En aquel momento, la canela, la pimienta, la nuez moscada, el jengibre, o el clavo eran verdaderos productos de lujo que alcanzaban precios desorbitados en Europa. La ruta pretendía establecer una ruta comercial con las islas de las Molucas, en la actual Indonesia, lugar donde se producían estos condimentos que servían de conservantes.

Volviendo a marzo de 1521, la ruta de Magallanes se encontraba en las Filipinas, con el honor de haber sido los primeros en encontrar un paso en la punta sur de América, y con el cansancio de un eterno viaje de casi cuatro meses sin pisar tierra en el Pacífico. En su periplo, habían descubierto para Europa animales y plantas y establecido contacto con el archipiélago filipino, la que sería una de las posesiones más duraderas para la corona española.

Este momento de la primavera de 1521 en el que la expedición había perdido dos de sus cinco naves y cuando habían comenzado a estrechar lazos con los reyes locales, se produce el curioso pasaje con Enrique, esclavo de Magallanes. El cronista italiano a bordo de la expedición, Antonio Pigafetta, registra el 28 de marzo de 1521 cerca de la isla filipina de Mazaua (Limasawa), que Enrique, habla en su lengua a unos nativos que le entienden.

¿Qué sabemos de Enrique?

Según el testamento de Magallanes firmado en Sevilla justo antes de partir en el año 1519, este esclavo tenía 26 años o menos. Enrique, que era su nombre occidental como esclavo, había sido comprado por Magallanes en 1511 en Malaca, en una de las expediciones portuguesas. En cambio, los cronistas Pigafetta y Francisco López de Gómara, lo consideran natural de Sumatra.

Un mes después de este pasaje con Enrique como protagonista, Magallanes muere en un enfrentamiento con una tribu local. Según algunos cronistas e historiadores, este esclavo, descontento con el nuevo capitán general, planifica el banquete sangriento de Cebú, la trampa del rey Humabón en la que murieron casi una treintena de la expedición justo después de la muerte de Magallanes en las playas de Mactán. A partir de aquí no sabemos nada más de Enrique, si murió en la matanza, o si estaba compinchado con el rey de Cebú y sobrevivió.

¿Consiguió dar la vuelta al mundo?

La posible circunnavegación realizada por Enrique se extiende a lo largo de una década y se divide en dos grandes viajes. El primero en el que Magallanes compra a Enrique siendo adolescente en Malaca en 1511 y viajando a Europa por la ruta portuguesa, es decir bordeando África. Y, posteriormente, este segundo viaje de la célebre expedición que ahora se cumple medio milenio.

Sin embargo, apoyándonos en la evidencia histórica, no podemos confirmar esta supuesta vuelta al mundo, puesto que todos los testimonios europeos otorgan a Enrique un origen malayo, y perdemos su pista en Cebú, en la actual Filipinas, a unos 2.500 kilómetros de la actual Malasia. Por tanto, la Historia debe seguir considerando a los 17 hombres que junto a Elcano fondearon la nao Victoria el 6 de septiembre de 1522 en el puerto andaluz de Sanlúcar.

Pero el personaje de Enrique ha dado mucho más de sí. El escritor Harun Aminurashid lo convirtió en la década de los cincuenta en el protagonista de varias novelas otorgándole un origen malasio y bajo el nombre de Panglima Awang. Y su condición de esclavo asiático ha sido aprovechada para crear una figura contra la esclavitud y el imperialismo.

 

Continúa leyendo