Vídeo de la semana

Cuando la India instauró un impuesto sobre los pechos

La tasa estuvo vigente durante más de un siglo y terminó de un modo trágico

Impuestos extraños
Getty

Sobre las barbas, los pedos de las vacas o los tatuajes… A lo largo de la historia se han creado impuestos muy extraños, pero el impuesto sobre el pecho, o mulakkaram como fue conocido en la India, es probablemente el más extremo de todos ellos. Detrás de la ley que lo instauró no solo estaba el deseo de obtener más dinero como en los ejemplos anteriores, sino todo una herramienta diseñado para mantener intacto el sistema de castas de siglos de antigüedad en el país.

Durante más de 1.000 años, la ley hindú definió un sistema de jerarquía social llamado sistema de castas. Las diferentes clases definían la suerte de una persona en la vida y el conjunto de reglas y leyes que se les aplicaban, que por lo general se volvían más estrictas a medida que descendían. En la parte superior estaban los brahmanes, la élite gobernante que estaba sujeta a una menor cantidad de restricciones, y en la parte inferior, los vaishyas y los shudras, o los "intocables".

Y una de las restricciones más inusuales del estado de Kerala se referían a los senos de una mujer. Mientras que las mujeres de la casta brahmán solo desnudaban sus pechos ante la imagen de deidades, las castas inferiores no podían cubrir sus pechos si estaban en presencia de otra casta superior. Esto también servía como sutil identificador de una "intocable".

Cuando el cristianismo llegó a la India, a mediados del siglo XIX, muchas personas se convirtieron a la nueva religión cuyos estándares de modestia eran bastante diferentes de las costumbres tradicionales del país. No fue raro entonces que las mujeres cristianas "intocables" insistieran en cubrirse los senos, lo que indignó a quienes veían los senos desnudos como un símbolo de respeto y valoraban el indicador de casta visible.

Así fue cómo a las autoridades se les ocurrió imponer un impuesto a quienes deseaban cubrirse. De esa manera se permitía en la toería, pero en la práctica se desaconsejaba, especialmente entre las castas más bajas que vivían muy por debajo del umbral de la pobreza. Así, desde mediados del siglo XIX hasta 1924, el "impuesto sobre el pecho" se cobró a las mujeres de las castas inferiores que quisieran cubrirse.

Obviamente las víctimas de estas situación no estaban de acuerdo. La cantidad variaba de una mujer a otra basada no en sus ingresos o en su casta, sino en el tamaño de sus senos. Los recaudadores de impuestos iban de puerta en puerta, exigiendo inspeccionar a todas las mujeres que vivían en cada casa y determinaban el monto de su impuesto con este sistema. Incluso las adolescentes debían pagarlo.

La mayoría de las mujeres afectadas estaban demasiado oprimidas y temían expresar sus objeciones, pero en 1803,  una mujer de Chertala, llamada Nangeli, se habría cansado de esta injusticia y cuando el recaudador de impuestos apareció en su puerta, se dice que Nangeli se cortó los senos y se los presentó en lugar de pago, después de lo cual murió de inmediato por la pérdida de sangre. Su marido siguió su camino y en el funeral se arrojó a la pira y se quemó vivo. Ya sea que se trate de una leyenda o de un hecho a los legisladores les importó muy poco: el impuesto al pecho no se abolió de forma permanente hasta 1924.

Continúa leyendo