¿Cómo murieron los Reyes Católicos?

Un cáncer de útero y el consumo de brebajes afrodisíacos fueron las causas que acabaron con Isabel y Fernando según los cronistas.

 

Con el calificativo de “Reyes Católicos” conocemos el matrimonio entre Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, en un período que se extendió desde el 1475 al 1516. Supuso la unión dinástica de Castilla y Aragón, el origen de la monarquía hispánica y, para muchos, de la propia España.

El título de “Católicos” no es que sea un mote o invención posterior para referirnos a ellos. Fue concedido por el papa Alejandro VI para reconocer:

“Su contribución en la expansión del cristianismo tras la caída de Granada, la unificación religiosa de la península tras la expulsión de los judíos y el apoyo que los ejércitos del rey Fernando dieron a los Estados Pontificios en Nápoles y Sicilia en su rivalidad con Francia, además de las campañas en las plazas del norte de África contra los piratas berberiscos”.

Un título, que aún se reconoce en el actual rey de España.

Personajes destacados de la historia

Posiblemente, los reyes más famosos de la historia de España, y dos de los personajes más famosos de la historia de la humanidad por el contexto en que gobernaron: en plena formación del mundo moderno, con el descubrimiento de América, que integró al nuevo continente en el circuito mundial y terminó por consolidar el nacimiento de la globalización.

Como es obvio, mucho se ha escrito sobre ellos, su unión, sus luces y sus sombras. ¿Pero qué fue de su final? ¿Qué ocurrió durante los últimos años de reinado de los Reyes Católicos? ¿Cómo murieron Isabel y Fernando?

Como en toda corte con tanto poder, las intrigas y problemas políticos siempre están presentes. Más aún cuando la muerte de un monarca implica problemas de sucesión. La muerte de Isabel tuvo lugar doce años antes que la de Fernando, más de una década en la que se sucedieron hechos que bien pueden dar para una telenovela de domingo por la tarde.

La muerte de Isabel la católica

Isabel ocupó el trono de Castilla en 1474. Treinta años después, el 26 de noviembre de 1504, falleció en Medina del Campo. Según las fuentes, murió a causa de una hidropesía (retención de líquido en los tejidos) ocasionada por un cáncer de útero.

Con los conocimientos médicos de la época y las fuentes escritas como únicas pruebas, es difícil poder asegurar la realidad tras la muerte de Isabel de Trastámara. El cronista Pedro Mártir de Anglería, cortesano al servicio de los Reyes Católicos, dejó escrito:

“El humor se ha extendido por las venas y poco a poco se va declarando la hidropesía. No le abandona la fiebre, ya adentrada hasta la médula. Día y noche la domina una sed insaciable, mientras que la comida le da náuseas. El mortífero tumor va corriéndose entre la piel y la carne”.

Desde luego, no ayudó en nada la azarosa vida que padeció la reina de Castilla. A su muerte contaba con 53 años, pero parecía mucho más vieja para los cánones de la época. No en vano sufrió importantes dificultades: la guerra contra Juana la Beltraneja para hacerse con el trono; la muerte de dos de sus hijos y su nieto; sobrevivió a la malaria o al paludismo; las infidelidades de Fernando el Católico; la incipiente enfermedad mental de su hija Juana; y todo ello, se especula, con una enfermedad que pudo venir de su empeño por desplazarse siempre montando a caballo por sus territorios castellanos.


Problemas de sucesión

Isabel fue clara en su testamento: aunque la heredera al trono de Castilla era su hija Juana, debido a la incapacidad de esta, el rey Fernando regentaría el reino hasta que el infante Carlos (futuro emperador Carlos V) cumpliera la mayoría de edad. Pero el marido de Juana, Felipe de Habsburgo, no permitió el cumplimiento de este testamento.

Conocido como Felipe el Hermoso, hijo del emperador Maximiliano, desembarcó en La Coruña en 1506 para hacerse con el gobierno de Castilla junto a la heredera legítima, su mujer, Juana la Loca. Fernando tuvo que retirarse a sus tierras aragonesas, acosado por una nobleza que se puso inmediatamente de parte de Felipe el Hermoso. Pero las circunstancias favorecieron al Católico. En septiembre de 1506, murió Felipe y el camino del control de Castilla quedó despejado.

La muerte de Fernando el Católico

Volvió a ocupar su puesto de regente en nombre de su hija Juana, a quien encerró en el castillo de Tordesillas hasta su muerte en 1555. Durante los dos años que fue apartado del poder castellano, Fernando jugó sus cartas para no perder su preeminencia política: se alió con su archienemigo, Luis XII de Francia, y se casó con su sobrina de 17 años, Germana de Foix, a quien se acusa de tener parte de culpa en la muerte de Fernando.

Los cronistas contaron que la reina administraba “potajes que ayudaran a la generación”. Es decir, el fallecimiento del rey católico se atribuyó al empleo abusivo de brebajes afrodisíacos para fortalecer su vigor, a base de testículos de toro y cantaridina, una sustancia que producen los escarabajos.

Sin embargo, el historiador Jaime Elipe y la médico Beatriz Villagrasa publicaron un estudio en 2018 en el que pusieron en duda esta teoría y, tras analizar las fuentes escritas, concluyeron que Fernando murió por un fallo cardíaco.

Sea como fuere, en 1513, cayó enfermo y nunca más se repuso hasta que falleció el 23 de enero de 1516, en Madrigalejo, una aldea extremeña. La sepultura de los Reyes Católicos se encuentra en la capilla real de la Catedral de Granada, curiosamente junto al sepulcro de Juana la Loca y Felipe el Hermoso.

Referencias:

Cervera, C. 2014. Un cáncer de útero acabó con Isabel «la Católica», la reina más poderosa de su tiempo. abc.es.

Elipe, J y Villagrasa, B. 2018. El fin de un mito: causas clínicas de la muerte de Fernando el Católico. Stvdivum. Revista de Humanidades 24, 41-60. DOI: 10.26754/ojs_studium/stud.2018242605.

Ortega, J. 2020. Fernando el Católico murió por un fallo cardíaco y no por tomar afrodisíacos. elmundo.es.

Soria Mesa, E. 2013. Los últimos años del rey Fernando el Católico. Historia National Geographic 107, 80-91.

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo