Biografía de Montesquieu, el amigo de la Ilustración

Político, filósofo y francmasón. Charles-Louis de La Brède y Montesquieu fue uno de los teóricos más importantes de la ideología liberal y de la Ilustración.

Montesquieu
Imagen: Wikimedia Commons.

Charles-Louis de Secondat, barón de La Brède y de Montesquieu (conocido popularmente como Montesquieu a secas), nació el 18 de enero de 1689 en el Château La Brède, cerca de Burdeos. Él por entonces no lo sabía, naturalmente, pero acabaría por convertirse en uno de los filósofos y teóricos políticos más importantes de su tiempo y enunciaría principios democráticos que hoy consideramos indispensables en cualquier sociedad moderna.

 

Le llamaban Montesquieu

Charles-Louis pertenecía a la nobleza. La familia materna era una de las más ricas e influyentes de Burdeos y la de su padre, militar de carrera, se había ganado el título en el siglo XVI en el campo de batalla. Su madre Marie-Françoise de Pesnel murió en 1696, cuando Charles-Louis tenía siete años, recayendo el título de barón de La Brède en su persona como primogénito que era. Ese mismo año lo enviaron al Collège de Juilly para estudiar lengua, filosofía y ciencias. El adinerado joven regresó a Burdeos para cursar estudios de Derecho en su universidad (completados en 1708) y se trasladó a París para poder ejercer pero en 1713 regresó a su ciudad a causa de la muerte de su padre y permaneció una temporada trabajando como consejero del Parlamento de Burdeos. Llegaría a presidir la institución desde 1716.

Se abrió entonces una nueva etapa para el barón de La Brède. A la considerable fortuna que le había dejado su familia hay que sumar la dote que le otorgó su esposa, Jeanne de Lartigue, y la herencia de su tío Jean-Baptiste, de quien obtuvo el título de barón de Montesquieu. Esta situación con recursos y estabilidad permitió a Charles-Louis abandonar el ejercicio del Derecho y centrarse en administrar sus posesiones, estudiar y seguir formándose en campos como la política y la religión o el viajar por Europa. Sería durante esta última actividad cuando Montesquieu se interesaría por los modelos políticos y sociales de los distintos países y empezaría a formular sus teorías enmarcadas en la Ilustración y que tenían al hombre, a la libertad y a la razón como piezas centrales.

 

De las ‘Cartas persas’ a ‘El espíritu de las Leyes’

En 1721 Montesquieu publicó Cartas persas, un texto satírico que seguía el formato epistolar para denunciar y criticar aspectos de la sociedad francesa como el despotismo de los reyes absolutos o la excesiva influencia de la religión en los poderes del estado. La obra, que el propio Montesquieu se negaba a calificar de novela, fue publicada de forma anónima pero pronto se reconoció la autoría del barón, que saltó a la fama. Cartas persas recibió durísimas críticas de los sectores más conservadores de Francia pero, a la larga, se convirtió en un texto muy influyente y fue clave para el ingreso de Montesquieu en la Academia Francesa en 1727.

En 1727 abandonó la presidencia del Parlamento de Burdeos y viajó por países como Austria, Hungría, Alemania, Holanda o Italia. Mantuvo una estrecha relación con la diplomacia británica y acabó visitando Inglaterra, donde estudió a fondo su constitución y tomó varias ideas que más tarde desarrollaría. El pensamiento de Montesquieu se caracterizaba por su creencia de que los modelos políticos de los países debían edificarse según las características particulares y tradiciones de cada nación. En su obra más importante, El espíritu de las Leyes (1748), Montesquieu defendía para Francia un estado monárquico en el que el poder estuviera dividido en ejecutivo, legislativo y judicial y la nobleza y el clero ejercieran de contrapeso para limitar las pretensiones de la corona y no caer así en el despotismo. Este libro tuvo 22 ediciones en sus dos primeros años de vida e instituciones como la Iglesia católica y la Sorbona lo incluyeron en sus listados de libros prohibidos.

Montesquieu murió el 10 de febrero de 1755 a causa de unas fiebres. Su trabajo sirvió para asentar el enfoque moderno de las ciencias sociales y planteó algunos principios políticos que fueron asumidos por las Trece Colonias (los Estados Unidos) en su constitución y por los ideólogos de la Francia revolucionaria de 1789, así como en el pensamiento de Hume o Rousseau. En la actualidad, el concepto de la separación se considera un elemento básico de cualquier sistema democrático.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

Continúa leyendo