10 datos curiosos sobre el genial Wolfgang Amadeus Mozart

El compositor –junto con Beethoven– tal vez más famoso de la Historia vino al mundo el 27 de enero de 1756 en la ciudad de Salzburgo (Austria).

 

1. NIÑO PRODIGIO. A los 3 años, distinguía con facilidad las sucesiones armónicas del clavicordio y tocaba de oído gran cantidad de melodías al piano. Comenzó su carrera musical a los 5 años, tocando junto a su hermana en las más prestigiosas cortes de Europa. Compuso su primera sinfonía a los 8 años y su primera ópera completa a los 14. Además, 33 de sus 68 sinfonías las escribió entre los 8 y los 19.

 

2. SU HERMANA NANNERL. Tenía cuatro años más que Wolfgang y desde pequeña mostró gran habilidad para tocar diversos instrumentos. Sentía deseos de componer música como su hermano, pero su condición de mujer no se lo permitió, así que se dedicó a dar clases de piano para niñas.

 

3. ODIABA LA FLAUTA. No soportaba el sonido de la flauta y, por ello, solamente compuso conciertos para este instrumento por encargo. Según solía decir el genio de Salzburgo, “lo único peor que una flauta son dos flautas”.

 

4. HIPERPRODUCTIVO. A Mozart se le atribuyen 621 obras (600 de ellas completas), que incluyen 68 sinfonías, 36 sonatas para violín, 27 conciertos para piano, 26 sonatas para piano, 23 cuartetos de cuerda, 6 quintetos de cuerda, etc. Y él mismo las pasó al papel todas, casi sin tachones ni enmiendas. Algo increíble teniendo en cuenta que solo vivió 35 años.

 

5. SÍNDROME DE TOURETTE. Se sabe que padeció esta enfermedad, un trastorno nervioso que causa comportamientos compulsivos y obsesivos que se manifiestan por la incapacidad para comportarse adecuadamente en sociedad. Debido al síndrome de Tourette, Mozart utilizaba de forma compulsiva expresiones vulgares e insultos, como demuestran algunas de sus cartas que aún se conservan.

 

También te puede interesar:

 

6. ERA MASÓN. A los 28 años, se unió a la francmasonería. Por ello, para él el número 3 tenía un significado simbólico y lo incluyó en muchas de sus obras. En La flauta mágica, por ejemplo, aparecen tres acordes mayores en la obertura, tres hadas, tres niños que guían al protagonista, tres instrumentos mágicos, tres pruebas y tres templos.

 

7. NO TERMINÓ SU RÉQUIEM. Mozart murió mientras escribía la que, al cabo de los años, iba a ser paradójicamente su obra más famosa, la Misa de Réquiem. Tras su muerte y a petición de su esposa, el Réquiem fue finalizado por los alumnos de Wolfgang Amadeus.

 

8. PENURIA ECONÓMICA. Desde 1786, se redujeron sus conciertos públicos y con ello sus ingresos. Así, las penurias económicas sufridas en la última parte de su vida hicieron que fuese enterrado en una tumba comunitaria (una especie de fosa común) sin ninguna anotación. Por eso, no hay garantías de que los restos del compositor estén localizados. 

 

9. MUERTE MISTERIOSA. Mozart murió a los 35 años de edad en Viena, en circunstancias nunca aclaradas del todo: no se realizó autopsia. Se han propuesto una multitud de teorías sobre las causas, incluyendo triquinosis, gripe, una extraña afección de riñón y envenenamiento por mercurio (falsamente atribuido a Salieri). Sin embargo, la versión más ampliamente aceptada es que murió de una fiebre reumática aguda.

 

10. MOZART COMO ICONO. Dado que Wolfgang Amadeus Mozart tuvo una vida dramática en muchos sentidos –su extraordinaria carrera de niño prodigio, sus luchas para alcanzar la independencia personal y económica, sus problemas financieros, su extraña y temprana muerte–, ha inspirado novelas, óperas, videojuegos y películas: la más famosa, Amadeus (1984, Milos Forman), ganadora de 8 Oscar de Hollywood.