¿Quién fue Heródoto, padre de la Historia?

El escritor y viajero de origen griego pasó años recorriendo Europa y Asia e intentó, con sus textos, crear un documento que hablara de la historia de todo el mundo.

¿Cuándo empezó el ser humano a estudiar su propia historia? ¿Qué fue lo que despertó en nuestra raza el interés por conocer, analizar y recordar los hechos pasados como método para comprender los presentes e incluso prevenir los futuros? Los estudiosos e historiadores han encontrado la respuesta a estas difíciles preguntas en la figura de Heródoto, autor griego conocido popularmente como el padre de la Historia.

Resulta curioso saber que son muchos los datos de la vida de Heródoto que no se conocen o de los que no se está seguro. Parece que su lugar de nacimiento fue Halicarnaso, una ciudad de Asia Menor bajo el gobierno de los persas, alrededor del año 484  a.C. (en plenas Gueras Médicas). Parece que sus padres eran de origen griego y la familia acabaría por dejar Halicarnaso y huirían hasta la Hélade, donde Heródoto se sumergiría en la cultura y la prosa helena. También se sabe que pasó una larga temporada en la brillante Atenas de Pericles, donde fue testigo del nacimiento de la democracia en la ciudad y se codeó con grandes figuras del momento como Protágoras, Sófocles, Sócrates o Aristófanes.

Heródoto
Imagen: iStock Photo.

 

Empujado por la curiosidad natural que sentía por comprender el mundo que lo rodeaba, Heródoto emprendió numerosos viajes que lo llevarían hasta los puntos más destacados del mapa. Además de viajar por toda Grecia y Macedonia visitó numerosos lugares del imperio persa como Egipto, Libia, Siria, Babilonia o la capital imperial Persépolis. En cada uno de estos viajes Heródoto recopiló información sobre la cultura, tradiciones y sociedad además de hablar con testigos y eruditos para conocer mejor momentos clave como la construcción de la pirámide de Giza bajo el gobierno de Keops o los sucesos de las Guerras Médicas que enfrentaron a las polis griegas contra las fuerzas de Jerjes I. Fue a partir de toda esta información como Heródoto creó su gran relato histórico.

Titulado simplemente Historia y publicado como un solo tomo, este texto escrito en prosa y en dialecto jonio narraba con un estilo cercano y sencillo y una gran cantidad de detalles las Guerras Médicas y la Guerra del Peloponeso además de hechos importantes de otros lugares en los que había estado. Debido a que no se centraba exclusivamente en los sucesos y las batallas sino que profundizaba en la estructura social y la implicación de las tradiciones y la cultura son muchos los expertos que consideran que Historia de Heródoto no es exclusivamente una crónica o ensayo histórico sino también un documento etnográfico de gran valor.

La narración de Historia se detiene en el año 430 a.C. por lo que se cree que Heródoto debió morir ese mismo año o al siguiente. En su momento, algunos contemporáneos criticaron la labor de Heródoto  por considerar que sus textos eran demasiado libres y más próximos a una fábula como la Ilíada que a un documento histórico pero esto no acabó con su fama. Fue el jurista Cicerón quien concedió a Heródoto el título de historiador por primera vez y sus textos se recuperaron durante el Renacimiento, ganando importancia y demostrándose que muchas de las cosas que él narraba eran completamente ciertas. Su influencia es tal que el periodista Ryszard Kapuscinski publicó en 2004 Viajes con Heródoto, un libro en el que homenajeaba la labor del primer historiador y, según el polaco, el primer reportero.

Continúa leyendo