¿Asesinó Cleopatra a sus hermanos?

El derecho al trono de Cleopatra fue cuestionado a lo largo de toda su vida y tuvo que defenderlo por las armas contra Roma y sus propios hermanos.

Cleopatra VII, considerada la última reina del Egipto helenístico, pasó su vida luchando y buscando alianzas para mantener su trono. Cuando era apenas una niña, su padre fue derrocado por su hermanastra y vio cómo marchaba al exilio y volvía a la cabeza de un ejército que le permitió volver a ser faraón. Esta idea se grabó en su mente y marcaría el resto de su vida, haciendo que conspirase contra sus propios hermanos para asegurar que nadie se le opusiera.

A la muerte de su padre, Ptolomeo XII, Cleopatra fue designada como sucesora en el trono de Egipto pero la tradición mandaba que debía casarse con su hermano Ptolomeo XIII. Ella tenía 18 años por entonces y su hermano 13, por lo que este se convirtió en una figura secundaria en la jerarquía y el verdadero poder lo ostentaba Cleopatra. Sin embargo, aconsejado por personalidades interesadas que veían en el niño-rey a alguien más manipulable, Ptolomeo se rebeló contra su hermana y la depuso, haciéndose con el poder. La joven reina huyó a Alejandría y se refugió en la poderosa Roma de Julio César, quien acababa de convertirse en cabeza de la República.

Respaldada por el César, con quien mantenía una relación sentimental y tuvo un hijo, Cleopatra se enfrentó a su hermano Ptolomeo y recuperó el trono en el 47a.C. Cleopatra sentó a su lado a su hermano menor, Ptolomeo XIV, como co-regente, pero no pasó mucho tiempo antes de que lo sustituyera por su hijo Cesarión (Ptolomeo XV). Tal vez por el recuerdo de lo sucedido con su padre o por un intento de eliminar posibles amenazas, Cleopatra sería responsable del asesinato de su hermano Ptolomeo XIV y de su hermana Arsíone IV, los dos únicos que quedaban con vida.

Tras la muerte de Cayo Julio César, Cleopatra conocería a Marco Antonio e iniciarían un romance que ha pasado a la historia como una de las historias de amor más conocidas. Ambos gobernarían juntos durante años, hasta que el general Octavio marchara hacia Egipto para acabar con Marco Antonio y derrotara a las tropas de la conocida reina en la batalla de Actium. Tras la derrota, Cleopatra se suicidó y Octavio pasó a ser llamado Augusto, su nombre de emperador. Con la muerte de la reina y el asesinato de Cesarión y del resto de vástagos Egipto pasó a estar controlada por el todopoderoso Imperio Roma.

CONTINÚA LEYENDO