Descubierto el grabado de un guerrero picto portando una lanza en Escocia

El grabado se encuentra en un monolito de 2m de alto y destaca por el “peinado elaborado” y “trasero pronunciado” del guerrero.

En 2017, las obras de construcción de una nueva carretera en la localidad de Perth (en el interior de Escocia) se vieron paradas al encontrarse, por accidente, con unos antiguos monolitos enterrados bocabajo a una profundidad de un metro bajo tierra. Uno de ellos, bautizado como ‘piedra de Tulloch’, ha sido objeto de estudio de un equipo de arqueólogos que publicaron sus primeros hallazgos en los primeros meses del 2020.

Con unas dimensiones de 1,9m de alto y 0,7m de ancho, este monolito presenta en una de sus caras un antiguo grabado de un guerrero picto que porta una lanza con “una hoja en forma de cometa y un asta con remate en forma de pomo de puerta”. Un detalle especialmente llamativo del grabado es que el guerrero presenta un “peinado elaborado y un trasero pronunciado”, según recoge el informe publicado en Antiquity. En el texto también se señala el estado de la pieza, parcialmente rota y con áreas muy afectadas en las que el trazo del grabado se había desvanecido. La labor de reconstrucción ha sido realizada con tecnología de imagen 3D y fotogrametría, una técnica en la que se unen cientos de imágenes de un mismo objeto tomadas desde distintos ángulos. El equipo no ha podido determinar si el guerrero del grabado fue representado desnudo ya que unas ligeras marcas en los tobillos podrían indicar que vestía mallas o zapatos.

El monolito fue encontrado muy cerca de una zanja de anillo, una formación arqueológica llamada así por su forma circular muy común en los enterramientos y monumentos fúnebres, junto a otros monolitos con grabados similares.

Piedra de Tulloch
Imagen: Universidad de Aberdeen.

 

El guerrero como pieza central del poder

El valor de este grabado en particular proviene de dos vertientes distintas. Por un lado, la mayor parte de las ilustraciones y restos de los pictos representan animales o símbolos, pero muy pocos muestran a guerreros. Por otro, porque no son muchos los enterramientos que se conservan en el norte de las islas británicas de esta época. Los investigadores creen que el grabado de este monolito ayuda a comprender mejor la importancia que tenían los guerreros en estas sociedades antiguas y la imagen de lo que ha sido denominado el “ethos del héore guerrero”, un conjunto de normas o comportamientos que habrían caracterizado a esta clase.

Aunque el significado real de estos grabados es incierto, se cree que la imagen del guerrero podría representar algún tipo de deidad asociada a la guerra, lo que indicaría que la sociedad picta se regía por una ideología orientada a la guerra y el combate. Este pensamiento no era extraño en la antigüedad ni en el resto de Europa, y así lo demuestran los numerosos yacimientos de tumbas en los que se enterraba a los guerreros con sus armas como forma de honrarles y que prueban que “el guerrero era una parte esencial de la sociedad, pieza central del poder”.

Circulo de piedras
Imagen: iStock Photos.

 

Los pictos, resistiendo contra Roma

El grabado hallado en la piedra de Tulloch fue realizado por los pictos, un antiguo pueblo que pobló el territorio que actualmente es Escocia y es especialmente recordado por haberse mantenido fuera del control de Roma, planteando una resistencia armada y una serie de incursiones de saqueo que llevó a una de las mayores fuerzas militares del mundo antiguo a tener que construir barreras defensivas para protegerse (el muro de Adriano y el de Antonino) ante la imposibilidad de someterlos. El nombre ‘picto’ fue dado por el historiador del siglo III Eumenio y se cree que hacía referencia a unos característicos tatuajes o la pintura que se utilizaban en el campo de batalla. Los expertos creen que esta prolongada resistencia contra Roma podría ser el origen de la importancia que daban a la guerra y de su pensamiento social que exaltaba a los guerreros.

 

 

Referencia: 'Warrior ideologies in first-millennium AD Europe: new light on monumental warrior stelae from Scotland'. Antiquity (enero de 2020). Mark Hall, Nicholas Evans, Derek Hamilton, Juliette Mitchell, James O'Driscoll & Gordon Noble. DOI: https://doi.org/10.15184/aqy.2019.214.

Continúa leyendo