¿Por qué se llama 'caco' y 'chorizo' a un ladrón?

'Caco' alude a un personaje mitológico y 'chorizo' viene del caló.

Escultura de Caco

De entre los muchos sinónimos de "ladrón" que existen en castellano, hay dos con una etimología muy curiosa: "caco" y "chorizo". El primero proviene del nombre de un personaje presente en la mitología griega (Kakós, malo o malvado) y después en la romana (Cacus): hijo de Hefesto, el dios del fuego -Vulcano en la versión latina-, era un gigante mitad hombre y mitad sátiro (en la fotografía que ilustra el artículo, su estatua en Florencia) que producía espanto con los torbellinos de llamas y humo que lanzaba por la boca y la nariz. Pero ¿cuál es su relación con el robo y por qué ha dado lugar a esa palabra común?

Según el mito romano tal y como lo recoge la Eneida, de Virgilio (siglo I a.C.), Caco vivía en una cueva del monte Aventino, en Roma. Un día, Hércules -Heracles para los griegos- condujo a su rebaño de bueyes a orillas del Tíber, cerca de la morada de Caco, y se echó a dormir mientras las bestias pastaban. El gigante aprovechó el descuido para robar varias reses haciéndolas caminar de espaldas hasta su cueva, para que no dejaran huellas; por eso, un caco es un ladrón que roba con destreza o ingenio. De poco le sirvió: Hércules descubrió el engaño, recuperó los bueyes y estranguló a Caco. La leyenda hizo que, con el tiempo, se le considerase el patrón de los ladrones, y en el Siglo de Oro se llamó al hurto "la ciencia de Caco".

¿Y "chorizo"? Curiosamente, su relación con el embutido es sólo fonética. En realidad, su origen está en una palabra del caló, el idioma del pueblo gitano: chori, que a su vez proviene del indio medio cora, que significa exactamente eso, ladrón. Asimismo, en caló chorar es robar. Lo que ocurre es que, al trasvasarse estos vocablos a las germanías o jergas del castellano utilizadas en ambientes populares, se transformaron respectivamente en "chorizo" y "choricear" por su proximidad fonética con estos términos.

CONTINÚA LEYENDO