¿Era Hércules bisexual?

El gran héroe de la mitología grecolatina tuvo, según el filósofo Plutarco, tantos amoríos como aventuras.

Ya sea por la importancia que tuvo en su momento o por la persistencia que ha tenido como personaje de la cultura popular, está claro que Hércules es el gran héroe del mundo clásico. Representado como exponente de la masculinidad (con su espesa barba y cuerpazo musculoso) y encarnando valores de fuerza y valor, el semidiós hijo de Zeus es famoso por los célebres doce trabajos que tuvo que realizar tras haber asesinado a sus hijos. Pero la película de Disney, para todos los públicos, olvidó contar las otras grandes hazañas de Hércules: sus conquistas sexuales.

 

La amplia progenie de Hércules

La narración de las muchas aventuras vividas por el semidiós desde su juventud incluye numerosas referencias a los romances y amoríos que Hércules tuvo tanto con mujeres mortales como con ninfas y otros seres mágicos. Puede que sus amantes femeninas más conocidas sean Mégara, su primera esposa y con quien tuvo dos hijos a los que asesinó en un ataque de locura provocado por la diosa Hera; la ninfa Equidna, con quien mantuvo relaciones sexuales para poder recuperar el ganado que había robado a Gerión, y las princesas Deyanira (que provocó la muerte de Hércules por accidente) e Íole. Aunque su encuentro más recordado es el que tuvo con las cincuenta hijas del rey Tespio, quien ofreció a sus hijas después de que Hércules matara al león de Citerón y a quienes Hércules dejó embarazadas en una única noche de desenfreno sexual, dando lugar a entre 49 y 52 hijos (según la versión) conocidos como los heráclidas.

Algo menos conocida es la relación que Hércules tuvo a lo largo de los años con numerosos personajes masculinos, algunos de ellos también considerados grandes héroes de la mitología griega. Estos hechos son expuestos en el Erótico de Plutarco, un diálogo en el que el filósofo, historiador y moralista de Queronea escenifica la complejidad del matrimonio, las artes amatorias y las relaciones amorosas. En este texto Plutarco afirma que Hércules mantuvo relaciones sexuales con numerosos hombres entre los que se pueden destacar los siguientes nombres: Abdero, Abmeto, Adonis, Córito, Eufemo, Euristeo, Filoctetes (que no era un sátiro malhumorado), Frixo, Helácatas, Hilas, Ífito, Jasón, Néstor, Nireo, y, el favorito de Hércules, su sobrino Yolao que le acompañaba a todas sus aventuras.

Hércules luchando con Anteo. Francisco de Zurbarán. Museo del Prado.

 

Una concepción distinta de la bisexualidad

Tal vez el hecho de que Hércules mantuviera relaciones tanto con hombres como mujeres pueda resultar relativamente sorprendente debido a la imagen que ha perdurado del héroe griego, pero hay que tener en cuenta que la concepción de sexualidad en Grecia y Roma era distinta a la que se tuvo en los siglos posteriores. Si bien tampoco es del todo exacto que las relaciones homosexuales estuviesen totalmente aceptadas en la sociedad griega, sí que se toleraba en mayor medida que en otras épocas en las que las normas morales impuestas a la población eran más estrictas. En la Antigua Grecia, por ejemplo, una relación entre dos hombres con un mismo estatus social estaba mal vista pero no así cuando esta se tenía con un esclavo de su propiedad.

Otro asunto completamente distinto era la relación que se podía dar entre un erómeno y un erastés, una pareja formada por un adulto y un adolescente. Siguiendo el ejemplo del propio Zeus, que tomó como amante al troyano Ganímedes, este tipo de relaciones pederásticas podían servir bien como iniciación del adolescente en la vida adulta o bien como forma de reforzar el vínculo existente entre soldados. Archiconocido es el Batallón Sagrado de Tebas, una unidad de élite del ejército tebano formada únicamente por parejas entre adultos y adolescentes que mantenían relaciones sexuales con el fin de exaltar el valor y la camaradería a la hora de combatir. Se dice que el Batallón Sagrado de Tebas solo fue derrotado por los ejércitos de Filipo II de Macedonia y tal era su convencimiento que fue necesario exterminar a las 150 parejas que componían el batallón, ya que se negaban a rendirse aun cuando la batalla estaba perdida.

Se cree que esta misma práctica era muy común en Esparta, principal potencia militar de Grecia que primaba la vida del soldado por encima de cualquier otra cosa y en la que las relaciones homosexuales entre maestro y discípulo se veían como parte de la formación militar. Este mismo vínculo es el que se suele dar a la relación entre Hércules y su sobrino Yolao.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

Continúa leyendo