Vídeo de la semana

¿Por qué esta mujer vikinga tenía un anillo musulmán?

Se trata de una joya que data del siglo IX y fue encontrada cerca de la capital sueca

anillo vikingo
Statens historiska museum / Christer Åhlin

Es bien sabido que los vikingos eran unos grandes exploradores: llegaron a América mucho antes que Colón, pero también habrían explorado Europa y hasta se especula con su llegada a Constantinopla y algunos califatos árabes. Y la historia demuestra que esta relación podría haber sido duradera. Una de las pruebas de ello es un anillo descubierto en una tumba vikinga en Birka, un centro comercial histórico a menos de 30 kilómetros de Estocolmo, la capital de Suecia.

Allí, en un ataúd rectangular de madera, junto con diferentes tipos de joyas y ropa, se encontró un anillo muy especial. Si bien el esqueleto estaba completamente descompuesto, los objetos indican que se trataba del entierro de una mujer que vivió en el años 850 aproximadamente.

De acuerdo con el responsable del hallazgo, el arqueólogo sueco Hjalmar Stolpe, el anillo era una pieza de plata con una piedra de color rosa violeta. En ella se puede leer una inscripción que dice "por Alá”. La inscripción se había realizado en escritura cúfica árabe,  ampliamente utilizada entre los siglos VIII y X.

Hasta la fecha constituye el único anillo conocido de la época vikinga con una inscripción árabe que se ha hallado en toda Escandinavia. El problema es que no está claro exactamente cómo la mujer obtuvo el anillo. Lo que sí sabemos con certeza es su fecha gracias a un estudio, publicado en la revista Scanning y liderado por Sebastian Wärmländer de la Universidad de Estocolmo. En el estudio se explica cómo se  utilizó un microscopio electrónico de barrido para investigar los orígenes del anillo. En particular, descubrieron que la piedra en el anillo es en realidad vidrio coloreado, un material que podría parecer de poca calidad, pero que en aquellos tiempos era muy exótico para los vikingos.

Aún más notable, el anillo mostraba una notable falta de desgaste, lo que llevó a los autores a especular que había tenido pocos propietarios (de hecho quizás ninguno) entre el orfebre y la mujer vikinga. La joya, por lo tanto, demostraría un contacto directo entre la sociedad vikinga y el califato abasí que dominó gran parte de Oriente Medio y el norte de África en aquellos tiempos. Los autores escriben que "no es imposible que la mujer misma, o alguien cercano a ella, haya visitado, o incluso hubiera nacido en el califato o en las regiones circundantes".

Por extraño que suene, hay suficientes relatos de este tipo de intercambio que sugieren que los vikingos, probablemente temerosos de los guerreros más sofisticados de la región, buscaron comercio cuando se dirigieron al este.

Por ejemplo, en una visita al pueblo vikingo, Ahmad ibn Fadlan, emisario del califa abasí al-Muqtadir (siglo X) los describía de un modo…poco elogioso: "Son las más inmundas de todas las criaturas de Alá. No se purifican después de excretar u orinar ni se lavan cuando están en un estado de impureza ritual después del coito y ni siquiera se lavan las manos después de comer”.

Pero el origen del anillo, es un misterio. “No sabemos si fue comprado o robado – explica Linda Wåhlander, coautora del estudio – . ¿Se lo regalaron cuando visitó el califato? ¿Alguien viajó y se lo trajo a ella? Quizás ella misma era del mundo islámico… Soy arqueóloga pero hay veces, como en este caso que desearía ser una viajera en el tiempo”.

Continúa leyendo