Los pioneros servicios de salud egipcios

Como otras artes y ciencias, la medicina occidental tiene sus raíces no en Grecia, sino en el Antiguo Egipto.

Papiro de un oftalmólogo

El egipcio más antiguo con un título médico fue Hesy-Re, de la Tercera Dinastía (2620 a.C.), especializado en problemas dentales. Por los títulos y jerarquías, deducimos que los médicos egipcios constituían una clase y que garantizaban al público la calidad de su ciencia bajo la vigilancia del Estado: eran funcionarios retribuidos para cuidar gratuitamente a los enfermos. Además estaban asistidos por enfermeros, masajistas y vendadores, e incluso podían atender también a animales.

Hoy se conocen los logros de la medicina egipcia por hallazgos arqueológicos, que muestran imágenes de enfermos que solían verse cotidianamente: obesos, acondroplásicos, paralíticos, elefantiásicos, etc. En el estudio moderno de las momias se han encontrado estigmas de toda suerte de enfermedades y huellas de algunas terapias aplicadas.

Los médicos sumaban varias especializaciones, debido a sus profundos conocimientos, y llegó a existir una especialidad para cada órgano. En particular, la traumatología alcanzó notable desarrollo debido a las construcciones faraónicas, para tratar las fracturas de los accidentados.

Conocían también la relación entre cerebro y músculo y la existencia de casi todos los órganos humanos, así como parte de su funcionamiento biológico. La práctica de embalsamamiento de cadáveres les permitió conocer con profundidad la anatomía humana.

CONTINÚA LEYENDO

COMENTARIOS