La primera momia egipcia embarazada pudo morir de cáncer

La conocida como ‘Dama Misteriosa’, la primera momia egipcia embarazada del mundo, pudo haber muerto de cáncer nasofaríngeo, un tipo raro de cáncer que afecta a la parte de la garganta que va desde la parte posterior de la nariz hasta la parte posterior de la boca.

La ‘Dama Misteriosa’ es una antigua momia egipcia de 2000 años de antigüedad. Durante los siglos XIX y XX se pensó que el cuerpo perteneció a un hombre, más concretamente a un sacerdote. Sin embargo, científicos del Proyecto Momias de Varsovia descubrieron que se trataba más bien de una mujer. La sorpresa no acabó ahí y es que la momia estaba, además, embarazada. Se trataba del primer ejemplo conocido de una momia encinta. Ahora, los investigadores acaban de descubrir que la mujer probablemente murió de cáncer. Otra sorpresa más.

A principios de este año, los científicos del Proyecto Momias de Varsovia obtuvieron la prueba definitiva que indicaba que la momia egipcia estaba embarazada cuando murió. Las tomografías computarizadas de la ‘Dama Misteriosa’ revelaron la existencia de un feto en el interior de la momia. El feto estaba sorprendentemente en muy buenas condiciones, pues se había quedado como encurtido gracias al ambiente muy ácido y de poco oxígeno del útero momificado.

Momia embarazada
Aleksander Leydo / Warsaw Mummy Project

Los investigadores también escanearon el cráneo de la momia. Encontraron unas marcas inusuales en él que sugieren que la mujer tenía cáncer. Se trata de las mismas marcas que los médicos de hoy identifican con signos de cáncer nasofaríngeo, un tipo raro de cáncer que afecta a la parte de la garganta que va desde la parte posterior de la nariz hasta la parte posterior de la boca.

"En los TAC se observa un pequeño cambio patológico, de unos 7 milímetros de diámetro, una lesión redonda que rodea un espacio vacío, en el hueso detrás de la órbita izquierda. Lo más probable es que se trate de un cambio producido por un tumor, posiblemente un lugar metastásico", explicaron a IFLScience Wojciech Ejsmond y Marzena Ozarek-Szilke, codirectores del Proyecto Momia de Varsovia. "Este tipo de cambio metastásico en los huesos del cráneo se produce, entre otras cosas, después de un adenoma, pero si se trataba de este tipo de tumor, las pruebas histopatológicas nos darán una respuesta definitiva. Además, hay grandes cavidades en los huesos de la cara, como la cavidad nasal, los senos maxilares y la parte palatina de los huesos maxilares", explicaron Ejsmond y Ozarek-Szilke. "Los cambios en los huesos craneofaciales se corresponden con el cáncer nasofaríngeo en los pacientes modernos".

Los investigadores del Proyecto Momias de Varsovia deben ahora verificar si efectivamente la momia tuvo cáncer. Para ello tendrán que analizar minuciosamente los tejidos del cuerpo. La identificación del cáncer en los tejidos reales también podría plantear otras posibilidades que entusiasman a los científicos.

El equipo afirma que los oncólogos podrían determinar la "firma molecular" del cáncer encontrado en la momia y luego compararla con los cánceres actuales. Esto, dicen, podría proporcionar algunas ideas valiosas sobre la evolución de la enfermedad.

Esta no es la primera vez que se encuentran momias con posibles signos de cáncer. En 2017, se descubrieron los casos más antiguos del mundo conocidos de cáncer de mama y mieloma múltiple en dos antiguas momias egipcias. Los dos cuerpos, que datan de 2000 a.C. y 1800 a.C., fueron encontrados enterrados en la necrópolis faraónica de Qubbet el-Hawa, en Asuán, y probablemente pertenecieron a la élite de las familias egipcias gobernantes de Elefantina.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Aprendiendo cada día un poco más. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo