Identifican al ‘señor del universo’ de la antigua ciudad de Palmira

La identidad de un dios desconocido que aparece descrito en inscripciones de la antigua ciudad de Palmira, actual Siria, ha sido un misterio durante años. Ahora, una investigadora dice haber resuelto el enigma.

Palmira fue una ciudad importante que se convirtió en centro de comercio hace unos 2 000 años. Situada en la actual Siria, la ciudad milenaria conectó el Imperio romano con las rutas comerciales de Asia, cono la famosa Ruta de la Seda. Según Science in Poland, en numerosas inscripciones escritas en arameo y localizadas en la antigua ciudad de Palmira se nombra a un “señor del universo”, “misericordioso”, a “aquel cuyo nombre es bendito por siempre”. Estas inscripciones tendrían unos 2 000 años. Pero ¿quién es este “señor del universo”?

Aleksandra Kubiak-Schneider, investigadora postdoctoral de la Universidad de Wrocław, en Polonia, se propuso resolver el misterio del dios desconocido. De las aproximadamente 2500 inscripciones en arameo que había en distintos elementos arquitectónicos de toda Palmira, Kubiak-Schneider localizó 200 textos, la mayoría de ellos fechados en los siglos II y III de nuestra era. En todos ellos se hablaba de un dios, “misericordioso”, “aquel cuyo nombre es bendito por siempre” y “señor del universo”.

Palmira
iStock

Según informó Kubiak-Schneider al medio polaco, las inscripciones con las palabras enigmáticas estaban en altares de piedra que se usaban para quemar incienso. Desde hace unos 100 años los científicos intentan dar con el dios al que iban destinadas las frases. Mientras tanto se aludía a él como el dios anónimo de Palmira. "Esto se interpretó como manifestaciones monoteístas y tendencias a adorar al único dios, una dimensión mística del culto al señor de los cielos, Baalshamin, así como un tabú contra la pronunciación del nombre de la deidad similar al existente en el judaísmo, porque estas frases han estado evocando y siguen evocando connotaciones bíblicas", dijo la investigadora.

Kubiak-Schneider constató que la forma de dirigirse a la deidad era la misma que la que se usaba en los himnos que se cantaba y recitaban en los templos del primer milenio a.C. de la antigua Mesopotamia para dar las gracias a los dioses por la ayuda recibida. Así, Bel-Marduk, el dios supremo de Babilonia que salvó a personas y dioses del monstruo Tiamat, también se denominaba "misericordioso"; la frase "señor del mundo", apelativo muy similar a "señor del universo" se empleaba, a veces, para hacer referencia a Baalshamin, un dios del cielo. La frase "aquel cuyo nombre es bendito por siempre" plantea más dudas y es que puede ser universal y referirse a cualquier dios masculino, que escuchó las peticiones de quien rezaba y por tanto merecía la gloria eterna. Esto lo confirman los antiguos himnos y oraciones de Babilonia y Asiria de los períodos anteriores a Alejandro Magno y los romanos.

Kubiak-Schneider tiene una teoría: que el dios anónimo de las inscripciones de Palmira no es una única deidad sino varias y que incluyen a Bel-Marduk y Baalshamin. La investigadora cree que el hecho de no citar el nombre de los dioses sería una muestra de respeto. “No es de extrañar que no se encuentre la imagen de la deidad en los altares, lo que en este caso no está relacionado con la prohibición de presentar el rostro divino”, dijo la investigadora. Además, cuando la gente escribía las inscripciones invocando la intervención divina, no siempre se dirigía a un dios concreto, sino a cualquiera que escuchara sus plegarias. "No había un dios anónimo, cada dios que escuchaba y mostraba su favor a las peticiones merecía una alabanza eterna", declaró Kubiak-Schneider.

Las inscripciones las encargaron hombres y mujeres, libres o esclavos y ciudadanos romanos. Según Kubiak-Schneider, su hallazgo muestra la continuidad de las tradiciones prehelenísticas en Oriente Medio, que influyeron en la configuración de las grandes religiones monoteístas actuales: el judaísmo, el cristianismo y el islam. Sus resultados también indican la existencia de poesía religiosa utilizada en los rituales hace casi 2000 años.

 

Referencia: Zdzieblowski, S. 2022. Polish researcher solves mystery of Anonymous God of Palmyra. Science in Poland. https://scienceinpoland.pl/en/news/news%2C92637%2Cpolish-researcher-solves-mystery-anonymous-god-palmyra.html

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Aprendiendo cada día un poco más. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo