España tiene la muralla romana mejor conservada del mundo

Conserva todo su perímetro y todavía se puede pasear por el mismo recorrido que los soldados romanos utilizaron en sus rondas.

El legado que nos dejó la antigua Roma en la Europa occidental se manifiesta en muchos ámbitos de nuestra vida actual. Pero entre las muestras más llamativas, sin duda, se encuentra lo material. Las construcciones realizadas por los romanos a lo largo de todo el territorio que dominó su imperio nos han dejado auténticos símbolos como el Coliseo romano, monumentos como el acueducto de Segovia, puentes que todavía hoy soportan el tránsito de camiones y, por supuesto, murallas. En cuanto a estas estructuras defensivas tan características del mundo antiguo y medieval, España cuenta con la mejor conservada del mundo: la muralla romana de Lugo. 

Adarve

Parte del muro y el adarve por donde los soldados romanos harían sus rondas. Wikimedia.

Casi intacta

La ciudad gallega, fundada por los romanos en el siglo I a. C. como Lucus Augusti (“el bosque sagrado de Augusto”) cuenta con gran cantidad y calidad de vestigios romanos. Sin embargo, no creemos que ninguno pueda rivalizar con la muralla como emblema de la ciudad, el recuerdo más evidente de su pasado romano. No en vano, su excelente estado de conservación nos permite contemplar en pleno siglo XXI cómo sería una muralla romana original con un grado de exactitud muy cercano a lo que fue originalmente. 

Fue declarada Patrimonio Mundial en el año 2000 y las razones presentadas por las UNESCO definen las características esenciales de la muralla: 

“Por constituir el mejor ejemplo vivo de fortificaciones militares del Imperio romano tardío conservado en Europa. Las modificaciones que ha sufrido a lo largo de sus más de 17 siglos de existencia no han llegado a alterar, sustancialmente, su aspecto y trazado original, que sigue las directrices del ingeniero romano Vitrubio. Es la única, en todo el territorio del Imperio romano, que conserva íntegro su perímetro y con su presencia ha determinado la historia y la evolución urbana de la ciudad de Lugo, incrementando y enriqueciendo su interés cultural”. 

La Lugo romana fue una ciudad fundamental para el control e intereses imperiales en el noroeste de la península ibérica. Fundada por Paulo Fabio Máximo en nombre del emperador Augusto, fue la capital de una de las tres divisiones jurídicas que conformaban la provincia de Gallaecia. Por entonces, los romanos obtuvieron ricos beneficios en esta región con la explotación hasta el agotamiento de minas de oro. 

17 siglos de historia

Aunque el enclave se fundó en el siglo I a. C., no fue hasta pasado tres siglos cuando la situación política y militar empezó a cambiar lo suficiente como para iniciar la construcción de la muralla como defensa a posibles ataques bárbaros. El trazado de la fortificación sigue generando dudas y debates en la actualidad, pues dejó fuera de la protección zonas residenciales y, en cambio, incluyó terrenos baldíos. 

Muralla romana en Lugo
Muralla romana de Lugo. Wikimedia.

En cualquier caso, la muralla mantiene su trazado original a pesar de algunas reformas sufridas y, lo más destacado, se mantiene en pie a lo largo de los 2117 metros que mide su perímetro. Esta situación y estado de conservación al completo es lo que hacen de la muralla romana de Lugo un elemento del todo inusual a nivel mundial, puesto que el desarrollo de las ciudades a lo largo de los siglos normalmente ha terminado por destruir toda o gran parte de las murallas que en su día protegieron a sus ciudadanos. Cuenta con una altura entre los 8 y 10 metros, con un espesor medio de 4,20 metros a lo largo de un recorrido en el que se han conservado 71 de las 85 torres que tuvo originalmente. Entre las modificaciones más notorias están la apertura de cinco nuevas puertas que se añadieron a las cinco originales, conocidas hoy como las Porta Miñá, Porta Falsa, de San Pedro, Nova y Porta de Santiago. Otro elemento para la defensa de la ciudad sería el foso, que no conservamos, pero conocemos su existencia, con uno 20 metros de ancho y 5 de fondo. 

Todo un tesoro arqueológico (https://www.muyhistoria.es/h-antigua/articulo/descubren-250-momias-y-150-estatuas-de-bronce-del-antiguo-egipto-341653989535) por el que se puede pasear cual soldado romano realizando su ronda de vigilancia por el mismo adarve. En su día, ellos contaron con pisos superiores de madera como refugio, de cuya estructura solo conservamos el muro que la sostenía. Construida con piedras locales de pizarra o granito, supone una muestra excepcional de la ingeniería arquitectónica y militar romana que, 17 siglos después, podemos seguir admirando y recorriendo para deleite de turistas, vecinos y, por supuesto, estudiosos del pasado más presente. 

Referencias: 

Muralla Romana de Lugo. Ministerio de Cultura y Deporte. culturaydeporte.gob.es.

Ramis, S. 2021. La muralla romana de Lugo, la mejor conservada del mundo. lavanguardia.com.

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo