¿Era Nerón tan fiero como lo 'pinta' la historia?

Nerón fue nombrado emperador en el 54 d. C., cuando tenía solo 17 años y estaba más interesado en las artes que en la política.

Basándonos en relatos escritos durante y después de su reinado, Nerón ha sido considerado un déspota loco por el poder cuyo liderazgo fue definido por actos de violencia terribles, como envenenar a un rival adolescente, organizar el asesinato de su madre, iniciar un fuego que destruyó gran parte de Roma o asesinar a su propia esposa.

Algunos de estos incidentes probablemente sí tuvieron lugar; sin embargo, un examen reciente de registros históricos sugiere que  Nerón era probablemente inocente de algunos de estos crímenes atroces de los que se le acusa.

Lo que es más, aunque los historiadores romanos escribieron que Nerón fue ampliamente rechazado,
la evidencia arqueológica de la ciudad de Pompeya sugiere que Nerón fue sorprendentemente popular entre las gentes del pueblo, según expone la historiadora Rebecca Benefiel, profesora de clásicos en la Universidad de Washington y Lee en Virginia (EE. UU.).

Nerón, nombrado emperador a los 17 años, estaba más interesado en las artes que en gobernar; durante su mandato no hubo triunfos militares como los líderes anteriores con tanta frecuencia.

 

Historia



Gran parte de lo que se sabe sobre Nerón proviene de tres historiadores antiguos: Publio Cornelio Tácito, Gayo Suetonio Tranquilo y Casio Dio. Pero sus escritos podrían haber sido parciales contra Nerón, y
es posible que exageraran o inventaran delitos para hacer que un mal emperador como Nerón se viera aún peor.

Tácito fue responsable de la historia acerca de que Nerón inició el gran incendio de Roma en el 64 d. C., y de que el emperador tocaba su violín mientras la ciudad ardía. El fuego ardió durante seis días y destruyó dos tercios de la ciudad, lo que permitió que Nerón construyera un nuevo complejo de palacios sobre las ruinas quemadas. Muchos de los aristócratas de Roma creían que Nerón prendió fuego para avanzar sus planes de construcción
sin el permiso del Senado.

A los ojos de la élite romana, el proyecto de construcción de Nerón habría sido tachado de inadecuado.
Lo cierto es que no hay pruebas de que Nerón tuviera algo que ver con el incendio, pero el disgusto de la nobleza con su proyecto de construcción facilitó la propagación del rumor.

 

La elección del pueblo


A pesar de que la elite de los romanos despreciara a Nerón, los ciudadanos le adoraban, según las inscripciones dibujadas a mano descubiertas en la ciudad de Pompeya.

La antigua ciudad fue enterrada por una erupción del Monte Vesubio en el año 79 d. C., y Nerón gobernó hasta 10 años antes de este evento ocurriera. Cuando la ceniza cubrió Pompeya,
conservó escritos sobre edificios en espacios públicos, algunos de los cuales contaban alabanzas del emperador ('¡Hurra por las decisiones del emperador y la emperatriz! Con ustedes, sanos y salvos, somos felices para siempre', por ejemplo).

Desafortunadamente para Nerón,
los historiadores no lo vieron con esta luz tan positiva, especialmente en Suetonio, quien describió a Nerón como demasiado preocupado por cantar que por cualquier otra cosa.

 

"Mientras cantaba, a nadie se le permitió salir del teatro, ni siquiera por las razones más urgentes", escribió Suetonio. "Y así se dice que algunas mujeres dieron a luz a sus hijos allí, mientras que muchas estaban cansadas de escuchar y aplaudir, saltaron en secreto de la pared, ya que las puertas de la entrada estaban cerradas, o fingían la muerte y se llevaban a cabo como si para el entierro ", escribe Suetonio.

 

Suetonio también se centró en los apetitos sexuales de Nerón, y escribió que el emperador abusó de niños, sedujo a mujeres casadas, corrompió a una virgen vestal e "incluso deseaba relaciones ilícitas con su propia madre".

 

En cuanto al liderazgo de Nerón, Suetonio escribió que el emperador era un derrochador que "malgastó el dinero sin detenerse", y cuyos ejércitos lo abandonaron después de que no pudo sofocar una rebelión de los galos. El suicidio de Nerón en el 68 d. C., sin heredero ni sucesor claro, dejó al imperio en el caos.

Es posible que si hubiera sido por él, no habría elegido ser emperador. Sus últimas palabras así lo atestiguen:
'¡Oh, qué gran artista muere conmigo!'.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Periodista especializada en ciencia y nuevas tecnologías. Ahora mismo soy redactora de contenidos web en la revista Muy Interesante y Muy Historia. Puedes contactar conmigo a través del correo ladymoon@gmail.com

CONTINÚA LEYENDO