Encuentran una gran sociedad maya escondida en la jungla de Guatemala

La densa selva había ocultado y protegido una compleja estructura poblacional que sustentó a unas 10 millones de personas.

Encuentran los restos de una gran sociedad maya en la jungla de Guatemala

La densa jugla de la región de Peten, en Guatemala, escondía los restos de decenas de miles de casas mayas, edificios, obras de defensa y pirámides mayas, lo que sugiere que allí vivieron millones de personas más de lo que se creía: unas 10 millones.

Investigadores estadounidenses, europeos y guatemaltecos han participado en este asombroso descubrimiento, trabajando junto con la Fundación de Patrimonio y Naturaleza Maya de Guatemala, y utilizando una novedosa técnica de mapeo aéreo. Los descubrimientos incluyen, además, campos agrícolas de tamaño industrial y canales de riego que hacen pensar que aquella población podría haberse necesitado una producción masiva de alimentos.

"La población que debió haber vivido allí es dos o tres veces mayor de lo que se pensaba", según Marcello A. Canuto, profesor de Antropología en la Universidad de Tulane.

Además, las imágenes revelaron que los mayas alteraron el paisaje de una manera mucho más amplia de lo que se pensaba anteriormente; en algunas áreas, se cultivó hasta el 95% de la tierra disponible.

"Su agricultura era mucho más intensiva y, por lo tanto, sostenible de lo que pensábamos, y cultivaban cada centímetro de la tierra", en palabras de Francisco Estrada-Belli, profesor asistente de investigación de la Universidad de Tulane. Además, señala, "las extensas vallas defensivas, los sistemas de zanjas y terraplenes y los canales de riego sugieren una fuerza de trabajo altamente organizada”.

Los 2.100 kilómetros cuadrados de terreno analizados amplían enormemente el área que, se estimaba, fue ocupada por los mayas, cuya cultura floreció entre aproximadamente los años 1000 a.C. y 900 d.C. Sus descendientes aún viven en la región.

El mapeo detectó alrededor de 60,000 estructuras individuales, incluyendo cuatro principales centros ceremoniales mayas con plazas y pirámides.

A diferencia de otras culturas antiguas, cuyos campos, caminos y edificios anexos habían sido destruidos por generaciones subsecuentes de agricultura, la jungla creció sobre campos y estructuras mayas abandonadas, escondiéndolas, sí, pero también protegiéndolas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

"La jungla, que durante tanto tiempo nos ha obstaculizado en nuestros esfuerzos de descubrimiento, ha funcionado como una gran herramienta conservadora del impacto que la cultura tuvo en todo el paisaje", señalan los investigadores en un comunicado.

La cultura o civilización maya se desarrolló en la región que abarca el sudeste de México y destacó en América tanto por su escritura glífica, como por su arte, su arquitectura o su astronomía.

La gastronomía era un elemento fundamental de la cultura maya. El maíz, los frijoles, los chiles y las calabazas representaban los alimentos básicos de su dieta. Estos alimentos eran acompañados de una amplia variedad de otras plantas, cultivadas en jardines o recolectadas en la selva, como el cacao o la vainilla.

Una curiosidad sobre las costumbres de los mayas es que acostumbraban a fumar tabaco, tal como muestran diversos recipientes encontrados en algunas zonas del actual México.

CONTINÚA LEYENDO