El peor momento para estar vivo en la historia de la humanidad

¿Cuál fue el peor año? Un detallado estudio aporta nuevos datos del momento más bajo para el mundo.

peor-momento

Si alguien te preguntara cuál fue el peor año en la historia de la humanidad, ¿cuál dirías? Muchos apuestan a que el año 1347 fue bastante malo. Fue el año en que la Peste Negra golpeó Europa. Otros dirían que cualquiera de los años del Holocausto, entre 1941 y 1945 habrían sido los peores. Ni siquiera en 1918 cuando la gripe mató a entre 50 y 100 millones de personas, en su mayoría adultos jóvenes. Según el nuevo estudio publicado en la revista Antiquity, el peor momento para estar vivo fue el año 536 d.C.

"Fue el comienzo de uno de los peores períodos para estar vivo, si no el peor año", dijo el arqueólogo de la Universidad de Harvard (EE. UU.) e historiador medieval Michael McCormick a la revista
Science. Los expertos no ven signos de recuperación económica hasta el año 640 d.C.

 

¿Qué pasó en el año 536?



536 fue el décimo año del reinado del emperador bizantino Justiniano el Grande, y no sucedía nada destacable en la esfera humana aparte de las escaramuzas habituales de la época.
No hubo plagas ni genocidios inusualmente grandes.

Pero algo extraño estaba sucediendo en el cielo: apareció una niebla misteriosa y polvorienta, bloqueando el sol, provocando que las temperaturas se desplomaran y desencadenando años de caos en todo el mundo: sequía, problemas en los cultivos, nieve en verano en China y hambruna generalizada.
Incluso el historiador bizantino Procopio escribió sobre ello. Se trató de un cambio climático extremo.

 

"Porque el sol emitió su luz sin brillo, como la luna, durante todo este año, y era muy parecido al sol en fase de eclipse", explican.

Existe evidencia científica que sugiere que las erupciones volcánicas catastróficas son las culpables, no solo en los núcleos de hielo de la Antártida y los anillos de árboles de Groenlandia, sino en los efectos de eventos volcánicos posteriores, y que también causaron un enfriamiento global a corto plazo y una devastadora hambruna.

 

Ahora, un nuevo análisis altamente detallado del núcleo de hielo del glaciar Colle Gnifetti en la frontera entre Suiza e Italia ha arrojado nueva información sobre el siglo de aflicción en que se hundió el mundo.

Los núcleos de hielo son un recurso arqueológico fantástico, ya que
los depósitos de hielo permanentes se acumulan gradualmente a través de las nevadas anuales. Esto significa que podemos encontrar un depósito de hielo para un año determinado y observar lo que estaba sucediendo en la atmósfera en aquel preciso momento.

 

En el año 536 d.C, se mezclaron cenizas volcánicas y escombros con la capa de hielo, lo que indica un gran evento volcánico. Los núcleos de hielo de Groenlandia y la Antártida mostraron evidencia de una segunda erupción en 540 d.C., lo que habría prolongado la miseria. Y luego, en 541, surgió la plaga de Justiniano, y todo fue de mal en peor.

Pero alrededor del año 640 d.C, los expertos observaron una señal de renovación en el hielo: el plomo. Significa que los humanos comenzaron a extraer y fundir plata del mineral de plomo.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Luego hubo otro pico en 660 d.C, y otro en 695 d.C, que se corresponde cuando los seres humanos comenzaron a acuñar monedas de plata.

"
Esto demuestra inequívocamente que, junto con cualquier grupo residual de lingotes romanos y metal importado, la nueva minería facilitó la producción de las últimas monedas de oro post-romanas, degradadas con cantidades crecientes de plata, y las nuevas monedas de plata que las reemplazaron", aclaran los autores.

En resumen, la economía se estaba recuperando, y solo nos llevó unos cien años.

 

Curiosamente, el núcleo de hielo también muestra un colapso en la contaminación por plomo alrededor de 1349 a 1353. Esto coincide exactamente con la cronología de la Peste Negra, y los investigadores lo utilizaron como marcador para determinar que estaban estimando adecuadamente los años para los marcadores volcánicos y los picos de contaminación por plomo.

 

Referencia. Alpine ice-core evidence for the transformation of the European monetary system, AD 640–670. C.P. Loveluck , M. McCormick , N.E. Spaulding , H. Clifford . ANTIQUITY DOI: https://doi.org/10.15184/aqy.2018.110

 

CONTINÚA LEYENDO