El eclipse solar más antiguo jamás registrado

Un grupo de investigadores ha concluido que un relato bíblico describe en realidad un eclipse solar, ayudando a datar con exactitud el reinado de Ramsés II y su hijo.

Primer eclipse solar

Un equipo de investigadores ha determinado la fecha de lo que podría haber sido el eclipse solar más antiguo jamás registrado. Ocurrió el 30 de octubre del año 1207 a.C., e incluso es mencionado en la Biblia.

Y, lo que es más: utilizando una combinación de dos textos, uno bíblio y otro egipcio, los investigadores fueron capaces de definir las fechas en que los faraones reinaron, en particular la fecha exacta del reinado de Ramsés II.

Los resultados han sido publicados en la revista Astronomy & Geophysics.

También te puede interesar:

Primera prueba: el libro de Josué

Los textos bíblicos analizados provienen del Antiguo Testamento, y dejan constancia de que después de que Josué guiara a la gente de Israel hacia Canaan, (una región del antiguo Oriente Próximo que ocupaba el moderno Israel y Palestina), él manifestó lo siguiente: "Y el Sol se paralizó y la Luna se detuvo hasta que las naciones se vengaron de sus enemigos".

"Estas palabras están describiendo una observación real; por tanto, tuvo que estar ocurriendo un evento astronómico considerable" interpreta uno de los autores del artículo, el Profesor Colin Humphreys de la Universidad de Cambrige, quien trabaja en el conocimiento científico de los textos bíblicos.

Las traducciones inglesas modernas de la Biblia, que tienen sus antedecentes en la traducción del Rey Juan desde 1611, normalmente interpretan este texto como que el Sol y la Luna pararon su movimiento”, añade Humphreys. "Pero volviendo al texto original en hebreo, dimos con un significado alternativo, que consistiría en que el Sol y la Luna simplemente dejaron de hacer lo que hacen normalmente: brillar. En este contexto, las palabras del texto en hebreo podrían referirse a un eclipse solar: cuando la Luna pasa entre la Tierra y el Sol, el Sol parece dejar de brillar, porque el disco queda cubierto".

La interpretación del equipo de investigadores queda reforzada por el hecho de que la palabra hebrea traducida al inglés como stand still (algo así como paralizarse) tiene el mismo significado que una palabra babilónica usada por los antiguos textos astronómicos para describir los eclipses.

El equipo de Humphreys no es el primero en sugerir que este texto bíblico puede referirse a un eclipse; no obstante, algunos historiadores aseguran que no es posible investigar este hecho, debido a los laboriosos cálculos que deberían realizarse para comprobar que, de hecho, este evento se produjo.

El eclipse se produjo el 30 de octubre de 1207 a.C., por la tarde.

Segunda prueba: un grabado egipcio

Exite una prueba adicional, además de este texto, de que los israelíes estuvieron en Canaan ente los años 1500 y 1050 a.C.: se trata de un grabado egipcio del reino del Faraón Merneptah, hijo de uno de los faraones más famosos, Ramsés II. El texto está grabado en un gran bloque de granito, que ahora puede encontrarse en el Museo de El Cairo, y menciona una campaña en Canaán en la que derrotó al pueblo de Israel.

Anteriores investigadores han usado estos dos textos para tratar de datar el posible eclipse, pero no tuvieron éxito, dado que tan solo buscaron eclipses de sol totales, en los que el disco solar aparece completamente cubierto por la Luna.

Lo que los historiadores anteriores no tuvieron en cuenta fue que se trataba de un eclipse anular, en el que la Luna pasa directamente en frente del Sol, dejándole con la característica forma de "anillo de fuego".

Pero este mismo término se usaba en el mundo antiguo para los eclipses totales.

La nueva investigación determinó que el único eclipse anular visible desde Canaán entre 1500 y 1050 a.C. fue el 30 de octubre de 1207 a.C., por la tarde.

Si sus cálculos son correctos, no solo sería el eclipse solar más antiguo registrado, sino que también permitiría a los investigadores fechar rigurosamente los reinados de Ramsés II y su hijo Merneptah.

Y los resultados son bastante coherentes con la información de que se disponía.

Usando estos nuevos cálculos, el reinado de Merneptah comenzó en 1210 o 1209 a.C. y Ramsés II reinó desde 1276-1210 a.C., con u margen de error de 1 año, como se sabe por los textos egipcios antiguos.

Las fechas exactas del reinado de los faraones siempre han estado sujetas a cierta incertidumbre entre los egiptólogos; pero este nuevo cálculo, de ser aceptado, podría conducir a un reajuste en las fechas de varios de sus reinados y permitirnos fecharlos con absoluta precisión.

Ramsés II reinó desde 1276-1210 a.C. y Merneptah comenzó a reinar en 1210 o 1209 a.C.

CONTINÚA LEYENDO