Dos mujeres habrían gobernado antes de Tutankamón

El estudio de una egiptóloga canadiense afirma que, antes de Tutankamón, fueron su madrastra y su medio-hermana quienes ocuparon el trono.

El nombre de Tutankamón es probablemente uno de los más reconocidos y que más misterios suscita del Egipto Antiguo. Este niño rey subió al trono cuando solo tenía ocho años y lo ocupó hasta los diecinueve, cuando murió por malaria, según los últimos estudios. Desde el descubrimiento de una tumba intacta en 1922, se sabe que fue una mujer quien precedió a Tutankamón en el trono pero egiptólogos de todo el mundo no terminan de aclarar quién era exactamente. Una reciente investigación plantea un interesante y nuevo planteamiento para esta incógnita.

El estudio, presentado en la conferencia anual del American Research Center in Egypt entre los días 12 y 14 de abril de 2019, se aleja de la extendida teoría de que esa misteriosa mujer fue Nefertiti, hermana y esposa de Akenatón que se autoproclamó “rey” tras la muerte de su marido y la sustituye por un enfoque hasta ahora no planteado: fueron dos mujeres y no una las que gobernaron antes de que Tutankamón subiera al trono. La egiptóloga canadiense Valerie Angenot, de la Universidad Canadiense de Quebec y Montreal (UQAM) es la responsable del estudio y afirma que ha sido “bien recibido” por la comunidad de expertos aunque todavía no ha sido publicado en ninguna revista especializada.

Angenot basa las conclusiones expuestas en el análisis de varios símbolos en los que se afirmaría que hubo una disputa de poder entre dos hijas de Akenatón tras su muerte, cuando Tutankamón tenía cuatro años y era demasiado joven para gobernar. El rey Akenatón engendró con varias esposas a seis hijas antes del nacimiento de su hijo varón, Tutankamón. El mal estado de salud del heredero y su propensión a enfermar, que algunos expertos consideran consecuencia de su origen incestuoso según un estudio del 2010, habrían convencido a Akenatón para preparar a alguna de sus hijas para el trono.

Las inscripciones y símbolos analizados parecen indicar que Akenatón se casó con su hija Meritaten con la idea de que algún día llegase a ocupar el trono y gobernase, pero otras hablan de que este mismo proceso lo repitió con otra de sus hijas, Neferneferuaten Tasherit. La conclusión a la que Angenot llega es que ambas mujeres subieron al trono de forma conjunta y bajo un mismo nombre. Finalmente, ambas hermanas acabarían cediendo el trono al joven Tutankamón.

Fue precisamente durante estos reinados, desde el de Akenatón hasta la muerte de Tutankamón, cuando la 18ª Dinastía vivió sus últimos años. Akenatón, que subió al trono como Amenhotep IV, revolucionó el panorama egipcio al eliminar el culto de numerosos dioses y concetrarlo en la adoración de Atón, un dios que se representaba como un disco solar y que sirvió para dar paso al monoteísmo. También rompió con otros aspectos del Egipto Antiguo como la arquitectura o el sistema político. La muerte sin hijos del enfermizo Tutankamón, que en su momento no destacó por ser un gran líder, llevó al trono al rey Ay y los siguientes nombres que pasaron por allí a deshacer toda la obra de Akenatón y restaurar el Egipto más tradicional.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.

Continúa leyendo