Vídeo de la semana

Descubren que Amenhotep I murió a los 35 y fue enterrado con 30 amuletos

Un grupo de científicos egipcios ha desenvuelto digitalmente la momia del faraón y ha descubierto secretos de hace 3000 años.

Momia de Amenhotep I
Sahar N. Saleem y Zahi Hawass

Tres mil años después del entierro del faraón Amenhotep I, un equipo de investigadores de Egipto acaba de desenvolver la insigne momia. Eso sí, lo ha hecho de manera digital, por medio de una tomografía computarizada.

Lo que han encontrado es que el faraón que gobernó desde el año 1525 a.C. hasta el 1504 a.C., tenía 35 años cuando murió y medía algo menos de 1,70 m. También estaba circuncidado y tenía la dentadura en buen estado. Debajo de las envolturas, la prueba ha detectado 30 amuletos, así como una faja de oro adornada con cuentas del mismo material. La faja podría tener un significado mágico y los amuletos servirían para ayudar al faraón, cada uno en una función, en su vida en el más allá. De hecho, era común que los antiguos egipcios llevaran este tipo de joyas en la cintura.

Los investigadores no han averiguado cómo murió el faraón y es que no han encontrado ninguna herida o desfiguración ocasionada por alguna enfermedad que provocara la muerte. "Amenhotep I parece haberse parecido físicamente a su padre (Amosis I): tenía un mentón estrecho, una nariz pequeña y estrecha, pelo rizado y dientes superiores ligeramente salientes", dijo Sahar Saleem, profesora de radiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de El Cairo y radióloga del Proyecto Momias Egipcias, primera autora del estudio publicado en Frontiers Journal of Medicine.

El ministerio egipcio de Turismo y Antigüedades ha explicado en un comunicado que el faraón fue el primero en ser enterrado en la posición de Osiris (con los brazos cruzados) y el último al que no retiraron el cerebro del cráneo en el proceso de momificación.

La momia de Amenhotep I es una de las pocas pertenecientes a la realeza que no ha sido examinada al detalle. El motivo es que el cuerpo estaba tan exquisitamente envuelto y decorado con guirnaldas de flores que los científicos no se habían atrevido a estudiarlo. La momia también llevaba una máscara de gran realismo.

Amenhotep I

Amenhotep I reinó durante la XVIII dinastía, momento en el que Egipto se expandía por el norte de Sudán. El faraón se encargó de construir o ampliar un buen número de templos.

En 1881 se encontró su momia junto a otras en una tumba en la orilla oeste de Tebas (actual Luxor). Fue colocada en ese lugar en algún momento de la XXI dinastía, tras ser robada en la antigüedad.

Los investigadores descubrieron que los ladrones habían dañado el cuerpo del faraón. "Las imágenes de TC muestran la extensión del daño de la momia de Amenhotep I, que incluía fracturas en el cuello y decapitación, un gran defecto en la pared abdominal anterior y desarticulación de las extremidades, incluyendo la mano y el pie derechos”, escribieron los investigadores en su artículo de la revista.

La tomografía ha revelado que los sacerdotes repararon la momia colocando las extremidades desprendidas en su lugar, utilizando resina para ayudar a mantener unidas algunas partes de la momia y volviendo a envolver partes de esta con vendas frescas.

"Demostramos que, al menos en el caso de Amenhotep I, los sacerdotes de la 21ª dinastía repararon amorosamente las heridas infligidas por los ladrones de tumbas, devolvieron a su momia su antiguo esplendor y conservaron las magníficas joyas y amuletos en su sitio", dijo Saleem.

 

Referencia: Saleem SN and Hawass Z (2021) Digital Unwrapping of the Mummy of King Amenhotep I (1525–1504 BC) Using CT. Front. Med. 8:778498. doi: 10.3389/fmed.2021.778498

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Aprendiendo cada día un poco más. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo