Descubren los restos de un hombre aplastado por una gran roca en Pompeya

De unos 35 años de edad y con cojera, logró huir en la primera fase de la erupción volcánica, pero una roca impulsada por el flujo de lava le aplastó el tórax y la cabeza.

La tragedia de Pompeya, acaecida tras la erupción del Vesubio, es famosa por haber dejado impertérritos los gestos de las víctimas, cuya silueta quedó plasmada para siempre en los huecos de ceniza, que fueron rellenados con yeso.

Así, hemos podido ser testigos, siglos después, de los últimos instantes de vida de los habitantes de Pompeya. Ahora, una nueva excavación ha dejado al descubierto nuevos restos humanos, que son la instantánea de la muerte de un hombre que falleció aplastado cuando trataba de huir de la lava.

El Parque Arqueológico de Pompeya detalla en un comunicado cuáles fueron las circunstancias de su muerte. Al parecer, su tórax fue aplastado por una enorme roca de piedra, de unos 300 kilos, que había sido arrojada hacia él por la fuerza de la nube volcánica.

Este hombre, de unos 35 años de edad, seguramente padecía alguna discapacidad o tenía dificultades para caminar, ya que los análisis indicaron la presencia de una infección ósea en la tibia.

Una muerte horrible y dramática para la primera víctima descubierta en este lugar arqueológico, Regio V. Pero las primeras excavaciones revelan no solo la causa de la muerte, sino que dan detalles sobre su huida desesperada.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

 

Una huida desesperada

Según las observaciones iniciales, parece que el individuo logró sobrevivir a la primera fase de la erupción a pesar de su más que probable cojera, y que después buscó refugio a lo largo de un callejón. Debió internarse en un edificio, dado que el cuerpo fue encontrado en el primer piso. Allí, fue golpeado primero por un flujo de lava, que lo arrastró hacia atrás; y, después, por la enorme roca, que aplastó la parte más alta del tórax y su cabeza, siendo, por tanto, decapitado.

Los restos de su cráneo, no obstante, todavía no han sido localizados.

La terrible historia de esta víctima recuerda a otro caso descubierto en otro lugar de excavación, la Casa de los Smith. Este otro individuo, cojo también, quedó expuesto a la lava en el momento de la erupción y no pudo escapar, seguramente por sus dificultades motoras.

En cambio, aunque el hombre al que pertenecen los nuevos restos pudo huir en un primer momento, ello no fue suficiente para librarse de una muerte dramática.

 

Una visión cada vez más precisa de la tragedia

El investigador Massimo Osanna reflexiona acerca del hallazgo: “Más allá del impacto emocional de estos descubrimientos, la capacidad de compararlos en términos de sus patologías y estilos de vida, así como la dinámica de su huida ante la erupción, está el hecho de poder investigarlos con instrumentos cada vez más específicos y profesionales presentes en el campo, para contribuir a una imagen cada vez más precisa de la historia y la civilización de la época”.

Regio V, el luegar donde se ha encontrado el cuerpo, forma parte del Gran Proyecto Pompeya, una iniciativa que tiene como objetivo estabilizar los frentes de excavación dentro de la ciudad antigua. Las excavaciones arqueológicas ligadas a este proyecto se centran en el área de la llamada 'Cuña', ubicada entre la Casa de la Boda de Plata y la Casa de Marco Lucrecio Fronto.

 

Fuente e Imagen: Parque Arqueológico de Pompeya.

También te puede interesar:
Laura Marcos

Laura Marcos

Nunca me ha gustado eso de 'o de ciencias, o de letras'. ¿Por qué elegir? Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es

Continúa leyendo