Descubierto un taller de momificación de 2.500 años junto a las pirámides de Guiza

Entre los hallazgos se encuentra la primera máscara de metales preciosos encontrada desde 1939.

Egipto

En 1922, el arqueólogo británico Howard Carter encontró la entrada a la tumba del misterioso faraón Tutankamón, en el Valle de los Reyes. El lugar de descanso del poderoso rey egipcio era el mejor conservado de toda la necrópolis. En su interior, entre muchos otros tesoros, se encontraba la famosa máscara fúnebre de oro y añil coronada por dos serpientes, uno de los tesoros más conocidos del Antiguo Egipto. Tantos años después, las arenas del desierto siguen escondiendo enormes secretos a la espera de que algún aventurero merezca hallarlos.

Un grupo de arqueólogos se ha topado con un nuevo descubrimiento, que se remonta a hace unos 2.500 años, muy próximo a las famosas pirámides egipcias en una antigua necrópolis al sur del Cairo. El descubrimiento, que incluye un taller de momificación y un pozo usado como lugar de entierro comunal, fue localizado en la necrópolis Saqqara de Memphis, la primera capital del Antiguo Egipto. Memphis, lugar patrimonio de la humanidad por la UNESCO, y su gran necrópolis son el hogar de un gran número de templos y tumbas, así como de las conocidas pirámides de Guiza.

Los últimos hallazgos, anunciados a través de una rueda de prensa, pertenecen al periodo saita-persa o periodo tardío, entre el 664 y el 404 antes de Cristo. El lugar, al sur de la pirámide Unas, fue excavado por última vez hace un siglo, en el 1900 aproximadamente.

Nuevas pistas sobre el proceso de momificación

En el interior del taller de momificación se ha encontrado una gran colección de recipietes de cerámica, intestinos y tazas de medir, además del equipo de los embalsamadores. Los arqueólogos creen que estos nuevos descubrimientos revelarán mucha información sobre los aceites utilizados en el proceso de momificación durante la 26ª dinastía. ‘Estamos ante una mina de oro de información sobre la composición química de estos aceites’, afirma Ramadan Hussein, líder de la expedición germano-egipcia.

Entre los artefactos encontrados había fragmentos de cartonajes de momias, jarras cilíndricas, arcilla y tazas. Muchas de estas piezas serán expuestas en el Gran Museo Egipcio, que está en construcción y que se espera que sea inaugurado a finales de 2018.

La pieza más llamativa es una máscara de plata dorada encontrada sobre la cara de una momia, dentro de un ataúd de madera en bastante mal estado. La máscara, la primera en ser descubierta desde 1939, pertenecía a un sacerdote. Muy pocas máscaras de metales preciosos se han conservado hasta nuestros días, por lo que este hallazgo es muy relevante.

Nuevas pistas sobre el proceso de momificación
En el taller de momificación se han encontrado un caché de embalsamadores con una gran colección de recipientes de cerámica, intestinos y tazas de medir. Los arqueólogos creen que estos nuevos descubrimientos revelarán mucha información sobre los aceites utilizados en el proceso de momificación durante la 26ª dinastía. ‘Estamos ante una mina de oro de información sobre la composición química de estos aceites’, afirma Ramadan Hussein, líder de la expedición germano-egipcia.
Entre los artefactos encontrados había fragmentos de cartonajes de momias, jarras cilíndricas, arcilla y tazas. Muchas de estas piezas serán expuestas en el Gran Museo Egipcio, que está en construcción y que se espera que sea inaugurado a finales de 2018. La pieza más llamativa es una máscara de plata dorada encontrada sobre la cara de una momia, dentro de un ataúd de madera en bastante mal estado. La máscara, la primera en ser descubierta desde 1939, pertenecía a un sacerdote. Muy pocas máscaras de metales preciosos se han conservado hasta nuestros días, por lo que este hallazgo es muy relevante.

En el pozo de 30 metros de profundidad se ha encontrado una hilera de cámaras funerarias, similares a nichos, talladas en el lecho de roca y recubriendo dos pasillos. Han sido halladas numerosas momias, ataúdes de madera y sarcófagos en su interior. El Ministro de Antigüedades Khaled al-Anani afirma que ‘es solo el principio’ y que todo apunta a que el lugar esconde muchos más descubrimientos que saldrán a la luz en futuras excavaciones.

Los nuevos yacimientos arqueológicos son uno de los elementos clave para reavivar la industria turística en Egipto, que se vio fuertemente resentida tras el alzamiento popular de 2011. El Ministerio de Antigüedades lleva años intentando publicitar los nuevos descubrimientos para atraer de nuevo a los apasionados por la antigua cultura del Nilo.

CONTINÚA LEYENDO