Cinco cosas que no sabías sobre la Gran Pirámide de Giza

La Gran Pirámide de Giza es la única de las maravillas del mundo antiguo que hoy se conserva. Y es que, a pesar de tener más de 4000 años de antigüedad, sigue sorprendiendo por las curiosidades y secretos que esconde tras sus muros. Hoy te contaré cinco de ellas.

La primera de ellas tiene que ver con la persona que ordenó su construcción: el faraón Jufu, más conocido como Keops. Sobre su etapa se han encontrado muchas referencias que, en general, lo tachan de tirano y mal gobernante. Y es que muchas de ellas se las debemos al historiador clásico griego Heródoto, quien le acusó de ser un déspota que llegó a prostituir a su propia hija para sufragar las obras de su pirámide. El caso es que muchos egiptólogos creen que estas acusaciones fueron falsas, derivándose de la propia mentalidad de los autores clásicos tanto griegos como romanos. Los cuales, bajo la influencia de su propia mentalidad, consideraban que sólo una persona ególatra y megalómana podría llegar a ordenar la construcción de un lugar como ese para ser enterrado. Para que luego creáis que las fake news son algo surgido en la actualidad.

Imagen del aspecto actual de la Gran Pirámide de Giza. Fuente: Wikimedia Commons.
Imagen del aspecto actual de la Gran Pirámide de Giza. Fuente: Wikimedia Commons.

La segunda tiene que ver con el aspecto del edificio, pues la imagen que hoy tenemos de ella, por si alguien no lo sabía, se aleja bastante de la que tuvo en sus días de máximo esplendor. En este sentido, debéis saber que para levantarla, se usaron más de dos millones de bloques de piedra, que de media pesan unas dos toneladas cada uno. No obstante, y he aquí lo curioso, los bloques que hoy se pueden ver vendrían a ser el esqueleto de la pirámide, pues esta estaba recubierta de otros 27.000 bloques más hechos de piedra caliza blanca pulida, que fue extraída y transportada hasta Giza desde las canteras de Tura, una localidad muy próxima a Menfis, situada al sur del delta del Nilo.

En tercer lugar, mucha gente, cuando dibuja una pirámide, y lo hace en tres dimensiones, suele hacerlo reflejando cuatro lados… Sin embargo, la pirámide de Keops no tiene cuatro lados, no. Tiene ocho. Si, ocho. No, no me he vuelto loco. El asunto es que la planta de la de Keops es ortogonal, estando cada una de las caras formada por dos planos que tienen una ligera pendiente hacia el centro. Una pendiente que es difícilmente apreciable a simple vista por la ausencia casi total del revestimiento original.

En cuarto lugar, algo muy ligado a este tipo de lugares es la creencia de la existencia de increíbles ajuares y tesoros escondidos en su interior. Sin embargo, el más impresionante que se ha encontrado no tiene nada que ver con grandes objetos hechos de oro y piedras preciosas. ¿Y cuál es? Pues el que encontró el arqueólogo Kamal el-Mallakh en 1954 durante unas obras en la cara sur de la misma. Allí con dos grandes losas de piedra, que al ser levantadas sacaron a la luz la mismísima barca funeraria del faraón. La cual apareció desmontada por completo, formando un total de 1224 piezas de madera, concretamente de cedro. Lo impactante es que fue encontrada totalmente intacta, provista, a pesar del paso de los milenios, de todos sus aparejos, remos, cuerdas y cabina. Una vez montada, proceso que les llevó más de 10 años a los restauradores, se pudo comprobar que la misma tuvo más de 43 metros de eslora y 5,6 metros de manga, que es como se conoce a la longitud y la anchura de una embarcación respectivamente.

Fotografía de la “barca solar” del Faraón Keops reconstruida en el museo anexo a la Gran Pirámide. Fuente: Wikimedia Commons.
Fotografía de la “barca solar” del Faraón Keops reconstruida en el museo anexo a la Gran Pirámide. Fuente: Wikimedia Commons.

Y por último, esta es quizás la curiosidad que más atónito suele dejar a la gente. Y es que, contrario a lo que durante muchísimo tiempo se ha creído, debido entre otras cosas a la imagen que Hollywood creó en sus años dorados, la gran pirámide no fue construida por esclavos, si no por trabajadores libres asalariados. Y es que, no podéis negar, que alguna vez habéis visto alguna ilustración o fragmento de cine donde se mostraba a un capataz pegando latigazos a pobres esclavos tirando de bloques de piedra ¿a que sí? Pues nada más lejos de la realidad

¿Y cómo lo sabemos? Pues gracias a numerosas pruebas arqueológicas, especialmente las tumbas de varios individuos que fueron sepultados siguiendo un cuidado ritual en las proximidades de la pirámide. Unas humildes tumbas que varios egiptólogos han identificado como las de varios trabajadores que fallecieron allí durante o tras las obras de construcción. En cuanto al número de obreros que formaron parte de esta empresa, los expertos estiman que a lo largo de todo el tiempo que duró la obra, pudieron llegar a pasar por allí unos 10.000, muy lejos de los 100.000 que el historiador griego Herodoto afirmó ver tras su viaje a Egipto en el 450 a.C.

Referencias:

García del Junco, F. (2018). Arqueología. Tesoros y tumbas. Almuzara.
Bahn, P. (2020). Arqueología: Toda la historia. Blume

 

 

 

Pedro Pérez

Pedro Pérez (El cubil de Peter)

Licenciado en Historia por la Universidad de Oviedo, habiendo cursado, también en la misma Universidad como posgrado el Máster del profesorado de Educación Secundaria, Bachillerato y Formación profesional. Actualmente ejerce como profesor de Geografía e Historia en las etapas de Secundaria y Bachillerato, en el que desarrolla diferentes metodologías de aprendizaje como el flipped classroom o los breakout educativos (escape rooms). Es el creador del canal de Youtube "El Cubil de Peter", en el que divulga gran diversidad de contenidos relacionados con la historia y la arqueología, incluyendo los que tienen relación con las materias que imparte como docente. Es autor del libro de divulgación juvenil "Un dia en el Imperio Romano" bajo el sello de la editorial Alfaguara, y trabajado como coordinador de la sección de Historia del programa de RNE "Una noche en el Laberinto". Además, ha participado como colaborador en programas de televisión como "El Condensador de Fluzo" de la2 de TVE.

Continúa leyendo