Cerveza: ¿es un invento sumerio?

Rubia, tostada o negra, la cerveza es una de las bebidas más consumidas del mundo, pero ¿sabías que tiene 5000 años de antigüedad?

No sabemos con seguridad si la cerveza se inventó en la antigua Sumer, en el sur de Mesopotamia, ya que algunos arqueólogos sostienen que esta bebida surgió durante el Neolítico, en torno al año 9000 a.C., cuando se domesticaron los cereales. Lo que sí sabemos es que el primer caso documentado textualmente de producción de cerveza procede de las tierras entre el Éufrates y el Tigris.

A través de las tablillas cuneiformes mesopotámicas se conocen aspectos sobre la fabricación de la bebida, su distribución en raciones y su consumo. Ya en el tercer milenio a.C. se tomaba cerveza de manera regular en Sumer. La bebían todos los extractos sociales y, por su aporte alimenticio, formaba parte de la dieta cotidiana, junto con el pan. Era, además, uno de los productos que se utilizaba para pagar a los trabajadores que desempeñaban labores en los palacios y los templos.

Himno Ninkasi
Tablilla del Himno a Ninkasi, Museo del Louvre. Imagen: CDLI, P345364

El proceso sumerio de elaboración de cerveza todavía se conoce de forma parcial. Se sabe que se preparaba a partir de la cebada, aunque en algunos casos se usaban otros cereales como el farro. También se utilizaban otros ingredientes que todavía no se han identificado con claridad. El llamado munu probablemente se corresponda con la malta obtenida de la cebada. El denominado bappir en los textos sumerios quizás fuese un pan seco de larga conservación: se sabe que se cocía en el horno, que podía consumirse como alimento en momentos de escasez y que se utilizaba en la preparación de la bebida por su capacidad para acelerar la producción de azúcar.

Uno de los textos que más datos proporciona sobre el proceso de elaboración de la cerveza sumeria es el Himno a Ninkasi, un texto literario compuesto alrededor del año 1800 a.C. Ninkasi era la diosa de la cerveza. El himno incluye la receta para preparar la bebida, desde las fases iniciales en las que se calienta el cereal para ayudar a convertir el almidón en azúcar hasta la cocción en grandes tinajas del mosto de cerveza y su fermentación gracias al añadido de levadura, el ingrediente mágico que convierte el azúcar en alcohol.

En el himno, Ninkasi se presenta como la maestra cervecera que prepara el bappir con hierbas aromáticas y miel de dátil, todos ellos ingredientes que proporcionan sabor a la mezcla. La diosa también se encarga de la preparación de la malta que la mezcla con el bappir y la cebada. La mezcla, después de haber sido cocida, se extendía en esterillas para eliminar los residuos del grano y el líquido sobrante. Una vez seco, el preparado se depositaba en jarras, probablemente altas y de boca estrecha, para facilitar el proceso de fermentación y evitar la contaminación de la mezcla.

Es muy probable que estas tinajas se hubiesen enterrado parcialmente en el suelo de las casas o en los talleres de elaboración para mantener la temperatura estable. También se añadía uva pasa, que contiene levadura natural en la piel, para acelerar la fermentación. Una vez terminado el proceso de fermentación, se habría filtrado la cerveza y servido en recipientes más pequeños aptos para el consumo. Los datos procedentes del análisis arqueológico de recipientes del siglo XIII a.C. de Tall Bazi, en Siria, apuntan que la cerveza se habría producido en casa en grandes vasijas de hasta 200 litros de capacidad. Para consumirla, se habría recurrido a jarras y copas.

Brindis cerveza
Imagen: Wikicommons

No se sabe con seguridad si todas las variantes de cerveza sumeria contenían alcohol. Los textos cuneiformes prueban que existían varias tipos y calidades de cerveza. Mencionan, por ejemplo, la cerveza dorada, la oscura, la oscura dulce y la roja. En los banquetes, los sumerios solían consumir la cerveza directamente de grandes vasijas con la ayuda de pajitas. Las pajitas servían para filtrar el líquido, en el que podían flotar residuos derivados de la elaboración. En la tumba de Pu-abi, en el cementerio real de Ur, por ejemplo, se encontraron largas pajitas fabricadas en oro y lapislázuli. Quizás se trate de la versión lujosa, destinada a un uso ritual funerario, de las usadas cotidianamente.  

Gracias a un experimento que se realizó en la década de los 80 del siglo XX, la compañía cervecera Anchor Brewing Company de San Francisco reprodujo la receta sumeria. Con la colaboración del sumerólogo Miquel Civil, el equipo de la destilería elaboró en sus instalaciones cerveza como hace 3800 años. Aunque utilizó los métodos de fabricación de cerveza especificados en los textos cuneiformes, introdujeron algunos cambios destinados a cumplir con la normativa alimentaria vigente. El resultado fue más que positivo: obtuvieron una cerveza fragante con una graduación de 3,5%. La llamaron Ninkasi, en honor de la diosa creadora de la receta original.

Referencias

Civil, M. 1964. A Hymn to the Beer Goddess and a Drinking Song, en R.D. Briggs y J. A. Brinkman (eds.), Studies Presented to A. Leo Oppenheim, June 7, 1964, pp. 67-89. Chicago: The Oriental Institute of the University of Chicago.

Damerow, P. 2012. Sumerian Beer: The Origins of Brewing Technology in Ancient Mesopotamia. Cuneiform Digital Library Journal, 2 (acceso 15/03/2022). http://www.cdli.ucla.edu/pubs/cdlj/2012/cdlj2012_002.html

Katz, S. H. et al. 1991. Brewing an Ancient Beer. Archaeology, 44(4): 24-33.

También te puede interesar:
Erica Couto

Erica Couto

Historiadora y aprendiz de batería. Literatura y cine de terror las 24 horas. Las ruinas me hacen feliz

Continúa leyendo