Hallan antiguos 'cuencos de encantamiento' hebreos para alejar maldiciones

'Vade retro, Satana'. Los cuencos están marcados con inscripciones mágicas para protegerse de las fuerzas del mal.

 

No se ha tratado, esta vez, de un hallazgo en un yacimiento arqueológico, sino de una incautación oficial. Las autoridades israelíes se han incautado de cientos de artefactos antiguos, incluidos cuencos "mágicos" decorados con "hechizos", de una propiedad en Jerusalén. La redada fue realizada por la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA) y la policía en un apartamento en el barrio ultraortodoxo de Ramat Shlomo ante la sospecha de que se estaban llevando a cabo operaciones ilegales de venta de antigüedades (a algunos compradores parece no importarles demasiado el origen de ese objeto o si se trata de una operación de dudosa legalidad). El poseedor de estos antiguos artefactos se enfrenta a cargos que conllevan largas sentencias de cárcel.

Entre los tesoros que las autoridades israelíes descubrieron en el apartamento de Jerusalén, se encontraban tres tazones o cuentos de encantamiento "mágicos" de 1.500 años de antigüedad, así como monedas antiguas, cristalería y armas.

Los documentos encontrados en la casa de Jerusalén llevaron a los investigadores a una casa de subastas en el centro de Israel, donde se incautaron más antigüedades sospechosas de ser ilegales.

 


Amuletos

Los cuencos de encantamiento que fueron creados en los siglos V-VII, conocidos como "tazones de juramento", procedían de Mesopotamia, en lo que actualmente es Irak, y se usaban como una especie de amuleto para combatir maldiciones, demonios, enfermedades y plagas. Hasta la fecha, se han descubierto unos 3.000 de estos cuencos de encantamiento, que eran empleados tanto por judíos como no judíos de la época.

Los cuencos llevan grabadas unas inscripciones en arameo que, según los expertos de IAA, fueron escritas por artistas para clientes específicos según sus necesidades personales. De hecho, uno de los cuencos lleva una figura pintada del "demonio de la noche", que representa al individuo que el cuenco estaba destinado a proteger. Algunos incluso tienen "direcciones" en la parte posterior que le indican al propietario dónde colocar el cuenco mágico protector.


Se cree que varios productos químicos que fueron confiscados de la casa estaban destinados a la restauración de la cerámica y para limpiar metales y monedas antiguas. La IAA cree que el sospechoso reparó y restauró los tazones para venderlos.

La IAA ha determinado que los artefactos de marfil, incautados también en esta operación y que tienen unos 3.000 años de antigüedad y están decorados en estilo fenicio, fueron excavados ilegalmente en uno de los montículos bíblicos en la región de Samaria o el norte de Israel, según consta en el comunicado de prensa del organismo israelí. Los posibles cargos al acusado incluyen posesión de propiedad sospechosa de haber sido robada y no informar sobre el descubrimiento de antigüedades.

“En 2003, después de la guerra en Irak, miles de 'tazones de encantamiento' robados comenzaron a ingresar a los mercados comerciales internacionales. Son nuestro patrimonio. Los comerciantes de antigüedades no autorizados alientan a los saqueadores a salir y destruir sitios antiguos en busca de hallazgos para la venta en el mercado de antigüedades. En nombre de la codicia, saquean sitios de antigüedades, sacando los hallazgos de su contexto histórico, oscureciendo así partes de la historia humana”, aclara el director de IAA, Eli Eskosido, en el comunicado.

 

Referencia: Israel Antiquities Authority (IAA)

También te puede interesar:
Sarah Romero

Sarah Romero

Periodista especializada en ciencia y nuevas tecnologías. Soy redactora de contenidos web en la revista Muy Interesante y Muy Historia. Puedes contactar conmigo a través del correo ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo