Vídeo de la semana

Encuentran un naufragio griego cargado de tesoros cerca de Alejandría

La galera, de los tiempos de los Ptolomeos, ha sido descubierta en la bahía de Abukir, cerca de Alejandría (Egipto).

galera
Christoph Gerigk/Franck Goddio/IEASM.

El arqueólogo submarino Franck Goddio y su equipo de buceo del Instituto Europeo para la Arqueología Submarina (IEASM, en sus siglas en inglés), han descubierto una rara galera antigua en la ciudad hundida de Heracleion (Grecia), frente a la costa mediterránea de Egipto, a 30 kilómetros al nordeste de Alejandría. Se sabe que el buque de guerra se hundió al caerle encima un templo en honor al dios Amón que quedó totalmente destrozado-, durante un terremoto ocurrido en el siglo II a. C.

Ubicado en la bahía de Abou Qir, en la antigua ciudad hundida y perdida de Heracleion, también conocida como Thonis, cerca de Alejandría, a aproximadamente a 10 metros bajo el agua, el naufragio es de una época en que la civilización griega disfrutó de una gran influencia en Egipto, en los últimos días de los faraones.


El barco, había sido amarrado en un embarcadero en el canal profundo que fluía a lo largo de la cara sur del templo, y los bloques desplomándose directamente del templo a Amón, lo habían clavado o sepultado en el lecho del canal, preservando los restos, ya que los espacios estaban llenos de escombros.

 


¿Cómo se ha localizado el naufragio?


Los restos del barco se encuentran bajo 5 metros de arcilla dura mezclada con restos del templo, por lo que para identificar la histórica galera, los expertos utilizaron un prototipo de perfilador del subsuelo, en una zona en la que el Instituto Europeo de Arqueología Submarina de Goddio lleva trabajando desde hace más de dos décadas, en colaboración con el Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto y con el respaldo de la Fundación Hilti.


“Los hallazgos de galeras rápidas de este período siguen siendo extremadamente raros”, explica Franck Goddio, “el único otro ejemplo hasta la fecha es el barco púnico Marsala del 235 a. C.”.

La ciudad portuaria de Heracleion se encuentra actualmente a más de 6 kilómetros de lo que ahora es la costa norte de Egipto, pero durante siglos fue el puerto mediterráneo más grande del país, custodiando la entrada al Nilo antes de que el rey griego Alejandro Magno fundara Alejandría en el 331 a. C. La ciudad estaba comunicada internamente por canales y sus muelles eran tan numerosos que solo podían ser comparados a los de Naucratis, la primera colonia comercial establecida en Egipto por los griegos. Sus muelles, fantásticos templos y casas-torre estaban conectados por transbordadores, puentes y pontones.


“Antes de este descubrimiento, los barcos helenísticos de este tipo eran completamente desconocidos para los arqueólogos. Nuestro estudio preliminar muestra que el casco de esta cocina se construyó según la tradición clásica y se basó en juntas largas de mortaja y espiga y una estructura interna bien desarrollada”, declara el experto.


Antes de que Alejandría fuera un destello en los ojos de Alejandro Magno, Heracleion disfrutó de sus días de gloria ya que servía como el principal puerto de entrada a Egipto para todos los barcos que llegaban de todo el mundo griego. Thonis-Heracleion fue durante siglos el puerto más grande de Egipto en el Mediterráneo antes de que Alejandro fundara Alejandría en el 331 a. C.

 

También te puede interesar:
Sarah Romero

Sarah Romero

Periodista especializada en ciencia y nuevas tecnologías. Soy redactora de contenidos web en la revista Muy Interesante y Muy Historia. Puedes contactar conmigo a través del correo ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo