Vídeo de la semana

Descubren una vasija griega con una 'maldición' para más de 55 personas

La vasija cerámica de hace 2.300 años, procede de la antigua Atenas, concretamente fue desenterrada en el Ágora.

hesperia
athenian agora excavations

Una vasija de cerámica cubierta de inscripciones y llena de huesos de un pollo desmembrado podría representar una maldición hecha hace 2.321 años, según concluye un nuevo estudio publicado en la revista Hesperia. El espeluznante contenedor fue desenterrado en 2006 junto con una moneda de bronce de debajo de una esquina del Edificio Comercial Clásico en el Ágora Antigua de Atenas, un espacio público habitual en las antiguas ciudades estado griegas, que representaba el corazón de la vida artística, empresarial, social, espiritual y política de la ciudad.

"La olla contenía la cabeza desmembrada y las extremidades inferiores de un pollo joven", escribió Jessica Lamont, profesora de la Universidad de Yale (EE. UU.), cuyo hallazgo revela nueva evidencia de cómo los antiguos griegos intentaron usar la "magia" en la ciudad.


"Todas las superficies exteriores de la vasija estaban originalmente cubiertas con texto; una vez tuvo más de 55 nombres inscritos, de los cuales decenas de ellos apenas sobreviven en la actualidad como letras dispersas, flotantes o trazos de lápiz tenue", comenta la experta.


La vasija cerámica estaba también perforada con un gran clavo de hierro, un recurso habitual en las maldiciones antiguas que "tenían una fuerza inhibidora e inmovilizaban o restringían simbólicamente las facultades de las víctimas de la maldición", continúa Lamont.


Así, la presentación de la vasija sugiere que fue pensada como una maldición vinculante que habría paralizado a las 55 víctimas previstas, cuyos nombres estaban grabados en el artefacto que fue hallado cerca de varias piras quemadas que también contenían restos de animales, una ubicación que se creía aumentaba el poder de la maldición.

 

El análisis de los huesos de pollo encontrados dentro de la vasija indicaron que el animal no tenía más de siete meses en el momento en que fue sacrificado, lo que habría tenido un significado especial. Quizá la impotencia e incapacidad del polluelo para protegerse, debido a su juventud, se habría querido transferir simbólicamente a todos aquellos individuos nombrados en la maldición, haciendo que las víctimas no hubiesen podido usar sus mentes, bocas, narices, oídos, lenguas y miembros inferiores, pues "al girar y perforar la cabeza y las patas inferiores del pollo, los creadores de la maldición intentaron incapacitar el uso de esas mismas partes del cuerpo en sus víctimas", apuntó Lamont.

"Todas las superficies exteriores del recipiente estaban originalmente cubiertas con texto", aclara.

Además, no fue llevado a cabo por una sola persona. El análisis del estilo de la escritura a mano de la vasija de cerámica indica que fue escrito por al menos dos por personas "con buen conocimiento de cómo lanzar una maldición poderosa", comentó Lamont a WordsSideKick.com.

 


¿Por qué crear una maldición tan elaborada?

Los investigadores lo desconocen, pero podría haber estado relacionado con algún tipo de asunto legal. Los juicios eran muy comunes en la sociedad ateniense del momento y quizá la maldición involucraba a testigos, familias y partidarios de la oposición.

 


Referencia: Hesperia: The Journal of the American School of Classical Studies en Atenas . 2021 https://doi.org/10.2972/hesperia.90.1.0079

Sarah Romero

Sarah Romero

Periodista especializada en ciencia y nuevas tecnologías. Soy redactora de contenidos web en la revista Muy Interesante y Muy Historia. Puedes contactar conmigo a través del correo ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo