Tiene lugar el “Evento Tunguska”

El 30 de junio de 1908 se registra en Siberia (Rusia) una gigantesca explosión que se cree causada por un meteorito.

Aún más de 100 años después del bólido de Tunguska, los científicos aún hablan de este feroz impacto cerca del río Podkamennaya Tunguska en la remota Siberia. Y es que, a pesar de que el impacto tuvo lugar en 1908, la primera expedición científica al área tendría que esperar 19 años. En 1921, Leonid Kulik, el curador jefe de la colección de meteoritos del museo de San Petersburgo dirigió una expedición a Tunguska. Pero las duras condiciones del interior de Siberia frustraron el intento de su equipo de alcanzar el área de la explosión. En 1927, una nueva expedición, nuevamente dirigida por Kulik, alcanzó su objetivo.

Los lugareños creían que la explosión fue una visita del dios Ogdy, que había maldecido el área al aplastar árboles y matar animales y eran reacios a hablar de este asunto con cualquier persona de fuera. Pero las pruebas estaban ahí. Más de 2.000 kilómetros cuadrados de bosque remoto habían sido destrozados. Ochenta millones de árboles estaban tumbados en un patrón radial.

Lo que vieron en el cielo fue una bola de fuego surcando el cielo durante el día. Algo explotó en la atmósfera sobre el río Podkamennaya Tunguska de Siberia en lo que ahora es el Krai de Krasnoyarsk, Rusia. Se cree que este evento, ahora ampliamente conocido como el evento de Tunguska, fue causado por un pequeño asteroide (o cometa) entrante, que nunca golpeó la Tierra sino que explotó en la atmósfera, causando lo que se conoce como una explosión de aire, de 5–10 kilómetros sobre la superficie de la Tierra.

La explosión liberó suficiente energía para matar a muchos animales y aplastar árboles en muchos kilómetros alrededor del lugar de la explosión, como hemos visto. Pero nunca se encontró un cráter. En ese momento, era difícil llegar a esta parte remota de Siberia. Cuando Kulik llego a la zona en 1927 no encontró ningún fragmento de meteorito, y tampoco un cráter de meteorito.

Con los años, científicos y no científicos inventaron fabulosas explicaciones para la explosión de Tunguska. Algunas eran bastante surrealistas, como que se debió al encuentro de la Tierra con una nave espacial extraterrestre, un mini agujero negro o incluso una partícula de antimateria.

La verdad es menos espectacular. Con toda probabilidad, un pequeño cometa helado o un asteroide pedregoso chocó con la atmósfera de la Tierra el 30 de junio de 1908. Si fuera un asteroide, podría haber sido aproximadamente un tercio del tamaño de un campo de fútbo, moviéndose a unos 15-30 kilómetros por segundo.

Afortunadamente, nuestra atmósfera es buena para protegernos de este tipo de rocas espaciales. "Romperá una roca más pequeña que un campo de fútbol", explica Bill Cooke, científico de la NASA.

La atmósfera generalmente romperá rocas a unos pocos kilómetros sobre la superficie de la Tierra, produciendo una lluvia ocasional de rocas más pequeñas que, cuando toquen el suelo, estarán frías.

En el caso de Tunguska, el meteorito entrante debió haber sido extremadamente frágil, o la explosión tan intensa que destruyó todos sus restos a 8-10 km sobre la Tierra.

Este proceso explica la segunda etapa del evento. La atmósfera vaporizó el objeto en pequeños pedazos, mientras que al mismo tiempo la intensa energía cinética también los transformó en calor.

 

 

1959: Muere Agustín de Foxá


El poeta y periodista español Agustín de Foxá falleció el 30 de junio de 1959 a los 53 años de edad. Entre sus obras más famosas destacan “El gallo y la muerte”, “Nostalgia, intimidad y aristocracia”, “El almendro y la espada” o “El toro, la muerte y la agua”.

 

 

1905: Albert Einstein publica cuatro investigaciones

El 30 de junio de 1959 el físico Albert Einstein publica cuatro estudios de enorme valor científico, entre ellos la Teoría Especial de la Relatividad, también llamada teoría de la relatividad restringida, que constituye uno de los avances científicos más importantes de la historia.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Periodista especializada en ciencia y nuevas tecnologías. Soy redactora de contenidos web en la revista Muy Interesante y Muy Historia. Puedes contactar conmigo a través del correo ladymoon@gmail.com