Se prohíbe la segregación escolar por cuestión de raza

Niñas riendo
Getty

En 1896, el caso Plessy contra Ferguson confirmó una ley de Louisiana que exigía sitios “separados pero iguales” para afroamericanos en los trenes.

El caso Brown, consistente en que Oliver Brown demandó al consejo escolar de Topeka (Kansas) porque a su hija se le negó la admisión a la escuela más cercana a su casa, fue el caso principal de los cinco decididos por el Tribunal Supremo estadounidense que hizo que este reconociera la inconstitucionalidad de la segregación escolar por cuestión de raza.

Los abogados de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP), dirigidos por Charles Hamilton Houston y Thurgood Marshall, prepararon el terreno para el fallo en el caso Brown recopilando una serie de casos similares que habían tenido lugar en Virginia, Carolina del Sur, Delaware y Columbia.

Los abogados de los demandantes afroamericanos y las juntas escolares argumentaron los casos dos veces antes de que el Tribunal llegara a una decisión unánime que invalidaba la educación segregada y ponía en duda el caso Plessy contra Ferguson, que parecía permitir la segregación en cualquier instalación pública.

La opinión del presidente del Tribunal Supremo, Earl Warren, era que el Tribunal no podía "retroceder el reloj" a 1868, cuando se adoptó la cláusula de protección igualitaria, ni a 1896; que la segregación podía "afectar a los corazones y las mentes" de los niños afroamericanos"de una manera que no es probable que se deshaga nunca"; y que las escuelas segregadas por ley nunca podían ser iguales.

El Tribunal pidió entonces a los abogados que argumentaran los casos por tercera vez para determinar cuál debía ser el remedio adecuado para el sistema inconstitucional. Rechazando los argumentos de la NAACP para la inmediata desegregación, el Tribunal, de nuevo por unanimidad, ordenó a los tribunales inferiores que supervisaran los planes de desegregación que comenzarían el proceso de inmediato y luego procederían "con toda la velocidad deliberada".

Algunas juntas escolares, en particular en los estados fronterizos, cumplieron las órdenes judiciales con bastante rapidez, pero la desegregación se enfrentó a la resistencia en el sur profundo. Solo después de la aprobación de la Ley de Derechos Civiles de 1964 el sur puso en práctica una importante desegregación.

2004 Massachusetts, primer estado americano en legalizar el matrimonio homosexual

El 17 de mayo de 2004, Massachusetts se convirtió en el primer estado americano que legalizaba el matrimonio homosexual.  

Desde principios de la década del 2000, muchos estados americanos aprobaron leyes que impedían los matrimonios de gays y lesbianas. A pesar de esto, ha habido casos en los que se han ignorado estas leyes, como sucedió en febrero de 2004, cuando el alcalde de San Francisco permitió que cientos de parejas del mismo sexo de todos los Estados Unidos pudieran contraer matrimonio. Sin embargo, el Tribunal Supremo de California anuló posteriormente esas licencias, alegando la naturaleza ilegal de la acción.

En su campaña presidencial de 2004, el presidente George W. Bush respaldó una enmienda constitucional que prohibía los matrimonios entre personas del mismo sexo, pero dejó en manos de los estados la decisión sobre las uniones civiles y las parejas de hecho. Las uniones civiles, que se legalizaron por primera vez en Vermont (en el año 2000) y posteriormente en Connecticut (en 2005), ofrecen a las parejas del mismo sexo algunos de los derechos de que disfrutan las parejas casadas heterosexuales. Sin embargo, a partir de 2006, las uniones civiles aún no han sido aprobadas y aceptadas por otros estados.

Según una encuesta de la CNN, los estadounidenses más jóvenes tienden a estar a favor de legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo, mientras que los estadounidenses de más edad y los residentes de los estados más conservadores se muestran en contra.

Este tema sigue siendo un tema social y político controvertido en los Estados Unidos, con casi la mitad de la población en contra de tales matrimonios y la otra mitad a favor de ellos.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Aprendiendo cada día un poco más. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es