Se aprueba el voto femenino en España

El 1 de octubre de 1931, en el contexto de la Segunda República Española, el Congreso estableció el voto femenino tras una ajustadísima votación. La cuestión de si las mujeres debían tener el derecho a votar en las siguientes elecciones llevaba tiempo discutiéndose en la cámara y había suscitado tantos apoyos como detractores e incluso los sectores más progresistas tenían sus dudas ya que pensaban que la mujer, menos formada y más influenciable por los poderes de la Iglesia, volcaría su voto en la derecha y podría poner en peligro el sistema republicano en su totalidad.

Durante el debate se dibujó a la mujer como un ser histérico, manipulable y en absoluto capaz de razonar o de tener independencia de pensamiento. Se llegó a plantear la opción de que se estableciese la edad legal para que las mujeres pudiesen votar a los 45 años, después de que les llegase la menopausia y su histerismo pasional se aplacase. Dentro de este debate se destacan las figuras de Clara Campoamor (a favor) y de Margarita Nekkel y Victoria Kent (en contra), que protagonizaron un intenso debate que marcaría el curso de la posterior votación.

El voto femenino se instauró en España por una diferencia menor a 30 votos, con casi la mitad del Congreso en contra de la enmienda. La primera vez que las mujeres pudieron ejercer su derecho al voto fue en las generales de 1933, en las que la coalición de derechas encabezada por la CEDA consiguió arrebatar el gobierno a los partidos de izquierda. Aquel día votaron cerca de 7 millones de mujeres.

 

1541 Nace ‘el Greco’

Doménicos Theotocópoulos, pintor de origen griego que ganó fama y desarrolló su etapa más conocida como artista en España, nació el 1 de septiembre de 1541 en Candía, entonces capital de la isla de Creta. Comenzó su carrera como pintor de iconos con un estilo tardobizantino influido por algunas fórmulas del arte renacentista y residiría varios años en Italia (principalmente en Venecia y Roma), donde las obras de Tiziano y Tintoretto marcarían su estilo profundamente. Con un estilo personal y fácilmente reconocible y especializándose en retratos y escenas religiosas, se trasladó a Toledo con la idea de hacerse un hueco en la corte de Felipe II. El monarca rechazaría su proyecto para el Martirio de san Mauricio en 1584, por lo que sus sueños de ser pintor de la corte se vieron truncados.

A pesar del duro golpe que supuso, la fama del Greco por aquel entonces estaba en pleno apogeo y sus piezas eran muy solicitadas entre la nobleza y el clero. Además de en lienzos, comenzó a trabajar retablos que luego vendía a parroquias y otros edificios religiosos y realizó cuadros de pequeño tamaño para su venta a particulares. Entre sus cuadros más conocidos está El entierro del Conde de Orgaz, El caballero de la mano en el pecho o Lacoonte, un cuadro que destaca debido a su tema mitológico tan poco común en la España de la época.

El Greco falleció el 7 de abril de 1614, habiendo sido uno de los pintores más populares de su tiempo y que desarrolló un estilo personal inconfundible. Su obra es considerada como uno de los mejores ejemplos de la pintura manierista (movimiento italiano caracterizado por la abundancia de figuras difíciles o poco naturales).

 

2004 Muere Richard Avedon

El 1 de octubre de 2004 murió, a los 81 años, el fotógrafo estadounidense Richard Avedon tras sufrir una hemorragia cerebral. Aunque en su infancia destacó principalmente por su habilidad en la poesía, campo en el que recibió numerosos reconocimientos de la ciudad de Nueva York), sus primeros pasos en la fotografía los daría al unirse al club fotográfico de la Asociación de Jóvenes Hebreos (YMHA por sus siglas en inglés) a los doce años. En 1942 se alistó en la Marina Mercante como Fotógrafo de Segunda Clase y sería entonces cuando decidiría dedicar su vida a la fotografía. En 1945, tras haber estudiado con Alexey Brodovitch, fue contratado como freelance por Harper’s Bazaar.

Su estilo fotográfico resultaba tan atrayente como innovador. Al principio se negaba a fotografiar a modelos en los estudios, sino que prefería hacerlo en la calle, en clubes nocturnos o en la playa. Sus fotos conseguían transmitir la personalidad de los fotografiados y esto le valió gran renombre. De su obra también destacan los retratos que hizo sobre un fondo blanco y las fotografías que tomó en plena calle y que plasmaban algunos momentos clave del siglo XX como las marchas por los derechos civiles en el sur de Estados Unidos, las protestas contra la Guerra de Vietnam o la caída del Muro de Berlín. En 1965 dejaría Harper’s Bazaar después de haber recibido numerosas críticas por utilizar modelos de color en sus reportajes y se unió a Vogue, revista en la que trabajó durante más de 20 años.

A lo largo de su vida, Richard Avedon colaboró o trabajó en medios de reconocido prestigio como la revista Rolling Stone o The New Yorker. También mantuvo una extensa relación con marcas como Calvin Klein, Revlon o Versace y sus campañas publicitarias siguen siendo consideradas iconos del sector. Avedon ha sido reconocido como uno de los fotógrafos más importantes del siglo XX y su obra, de fama  mundial, se ha expuesto en prestigiosas instituciones como el Smithsonian o los dos Museos Metropolitanos.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.