Nace Gustavo Adolfo Bécquer

El 17 de febrero de 1836 nació el poeta y narrador más icónico del Romanticismo español. El Romanticismo, que se caracteriza por su gusto por lo lúgrube, la exaltación amorosa hasta la locura y el rechazo a lo terrenal, caracteriza de pleno sus obras más representativas: Leyendas, relatos de misterio y plagados de elementos sobrenaturales; y las Rimas, un poemario amoroso y existencial, que fue editado a título póstumo por sus allegados. Ambas obras ejercerían una influencia definitiva en la poesía española del siglo XX, en autores posteriores como Rubén Darío, Antonio Machado o Juan Ramón Jiménez. La influencia de Bécquer en este movimiento literario solo cabe compararse, si acaso, con la de Rosalía de Castro.

Bécquer fue hijo y hermano de pintores, y quedó huérfano muy joven, a los 10 años de edad. En Sevilla, estudió Arte y Humanidades. Finalmente, en 1858 se traslada a Madrid para hacer carrera como escritor. Se mantuvo del periodismo y mantuvo realción con algunas figuras literarias de relevancia, como Luis García Luna, y tuvo sus primeras aventuras amorosas.

Tras una breve estancia de vuelta a Sevilla por enfermedad, contrajo matrimonio con Casta Esteban en 1861, con la que tuvo tres hijos. Pero su matrimonio no fue feliz. No obstante, se considera que su etapa más prolífera tuvo lugar entre 1861 y 1865, momento en el que escribió la mayor parte de sus Leyendas.

No solo su obra. Bécquer también fue un romántico ‘de libro’. “Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar (…) como yo te he querido... desengáñate, nadie te querrá”. Su agitada vida sentimental y su existencia de bohemia le caracterizaron hasta el día de su muerte.

1673: la muerte de Molière

Un personaje que en el siglo XVII era capaz de despertar tanto odio por la Iglesia como para denominarle “un demonio en sangre humana” es, sin duda, peculiar. Jean-Baptiste Poquelin, más conocido como Molière (1622 – 1673), fue un dramaturgo, humorista y actor francés; hoy se le considera uno de los mejores comediógrafos de la literatura occidental.

Molière nació el 12 ó 13 de enero de 1622 en el distrito de Les Halles de París. Su padre era un comerciante de 25 años; su madre, Marie Cresé, de 20 años, es hija de un tapicero. Jean Poquelin, padre de Moliére, se volvió a casar con Catherine Fleurette, hija de un carrocero, para que Molière tenga tres hermanastros: una morirá prematuramente dejando a sus hijos, y otra moriría en la cuna.

Jean-Baptiste Poquelin realizó sus estudios secundarios en el colegio de Clermont lycée Louis-le-Grand con los jesuitas. En 1640, abandona sus estudios para convertirse en abogado. A los 21 años entra a formar parte de una compañía de actores profesionales, los Béjart.

La primera vez que tomó su apodo fue en 1644. No sabemos la razón por la cual Jean-Baptiste Poquelin adoptó el seudónimo de Molière. Nunca quiso decir el motivo, ni siquiera a sus mejores amigos. No obstante, se cree que nuestro poeta pudo elegir su nombre teatral en homenaje a un novelista, François de Molière d'Essertines, un notable libertario, asesinado en 1624.

Irreverente y brillante, adquirió su no siempre buena fama por sus constantes sátiras a la sociedad francesa. Mientras muchos le amaban, el estado prohibía sus obras en los teatros a lo largo y ancho del estado francés.

Su obra maestra se considera Don Juan (1666), una célebre reinterpretación del caballero blanco; pero destacan, además, Tartufo, El Misántropo, El Avaro o Gentilhombre Burgués.

Molière falleció el 17 de febrero de 1673 durante la representación de una de sus obras, irónicamente titulada El enfermo imaginario. Abandonó la escena al sentirse indispuesto. Falleció, finalmente, pocas horas después en los brazos de dos monjas, que luego vivirían en su casa. A pesar de su solicitud, dos sacerdotes se negaron a acudir; finalmente, un tercero llegó a su lecho de muerte, pero ya era demasiado tarde.

1781: Nace René Laënnec, el inventor del estetoscopio

El estetoscopio es un aparato acústico usado en medicina y veterinaria para la auscultación del cuerpo humano o animal.

Este ingenio se diseñó por primera vez en Francia, en el año 1816, por el el médico René Laënnec, uno de los grandes clínicos de la época. Se dice que Laënnec sentía pudor al acercar su oído al pecho de las pacientes; además, también presentaba dificultad para percibir los ruidos en el pecho de pacientes con sobrepeso. Sin saberlo, Laënnec revolucionó el diagnóstico de la época, y el uso del estetoscopio se popularizó hasta que convertirse en una de las herramientas médicas más usadas, hasta nuestros días.

Pero el estetoscopio ideado por Laënnec dista mucho de los instrumentos actuales. Al principio, consistía en un simple tubo de madera con un auricular. Poco a poco, el invento se fue perfeccionando: en 1851 se desarrolla el primer estetoscopio biauricular, lo que permitió a su vez su producción en serie y comercialización.

 

Laura Marcos

Laura Marcos

Nunca me ha gustado eso de 'o de ciencias, o de letras'. ¿Por qué elegir? Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es