La tripulación del acorazado Potemkin se amotina

Acorazado Potemkin
Imagen: Getty Images.

El 27 de junio de 1905 la tripulación del Potemkin, un monstruoso acorazado que formaba parte de la flota rusa en el Mar Negro, se amotinó en protesta por las malas condiciones a las que estaban sometidos. Comenzó así una travesía que ha pasado a la historia como una leyenda.

La Rusia de comienzos del siglo XX era un polvorín en toda regla. La pobreza y la desigualdad social se extendían por todo un país que reclamaba cambios y cuyos dirigentes, los Romanov, le negaban. La aristocracia más cercana al zar y su esposa, tajantemente opuesta a cualquier reforma que supusiera una pérdida de privilegios, vivía en un mundo de bailes de salón y almohadones de seda y plumas de ganso mientras las clases medias y bajas veían no solo cómo no eran recompensados por su trabajo, sino la cada vez mayor limitación, si es que cabe, de sus derechos y el empeoramiento de sus condiciones de vida. El 22 de enero (según el calendario juliano) de 1905, una muchedumbre pacífica se acercó hasta el Palacio de Invierno de San Petersburgo, portando cruces y retratos de Nicolás II, para pedir al zar mejores sueldos y una lucha activa contra el hambre y la pobreza; pero todo lo que encontraron fueron los fusiles de la guardia. El día terminó con más de 200 muertos.

Unos meses después, a finales de junio, agentes de grupos clandestinos integrados en el ejército ruso mostraron a la ya de por sí descontenta tripulación del Potemkin la calidad del rancho que recibían: carne tan putrefacta que estaba plagada de gusanos. Este descubrimiento llevó a la tripulación a amotinarse, negarse a comer esa carne y exigir una mejora en las condiciones del barco. La respuesta de los oficiales fue ordenar su fusilamiento inmediato, lo que provocó una respuesta violenta, el asesinato de los oficiales zaristas, la muerte del líder amotinado Grigori Vakunlinchuk y la toma del acorazado por la tripulación. El Potemkin navegó entonces hasta Odesa, ciudad en la que se estaba viviendo una huelga general duramente reprimida por el ejército zarista. La población recibió con entusiasmo a los marineros rebeldes y el funeral de Vakunlinchuk se convirtió en una especie de llamamiento político  que alteró todavía más los ánimos y llevó a la tripulación a abrir fuego contra un teatro desde el que los militares estaban coordinando la represión.

La respuesta del gobierno no se hizo esperar. Nicolás II mandó dos escuadrones contra el Potemkin bajo las órdenes de conseguir su rendición o hundirlo. Lo que no se esperaba el zar ni tampoco sus oficiales era que, cuando el Potemkin avanzó hacia las escuadras con intención de dejarlas atrás, la tripulación del resto de naves se negara a abrir fuego contra los que consideraban sus hermanos.  El acorazado llegó a Feodosia, en Crimea, pero el gobernador solo aceptó darles algo de comer pero no provisiones para continuar su viaje. Veintidós de los treinta marineros fueron emboscados y asesinados cuando intentaban robar carbón de barcazas y los supervivientes no tuvieron más remedio que rendirse. El 7 de julio llegaron al puerto de Constanza y se entregaron, no sin antes abrir las válvulas del barco para que se hundiera y no volviera a las manos del gobierno.

En 1925 el gobierno soviético encargó al brillante cineasta Sergéi Eisenstein que dirigiera una película narrando la épica histori del Potemkin. Los soviéticos pretendían apropiarse de la historia del acorazado y utilizarla como un símbolo propagandístico pero lo cierto es que El acorazado Potemkin, película muda de poco más de una hora, es considerada un clásico del cine universal y una de las mejores películas de la historia, homenajeada por grandes directores como Francis Ford Coppola.

 

1844 Muere Joseph Smith, fundador de los mormones

El 27 de junio de 1844, mientras estaban en prisión, Joseph Smith y su hermano Hyrum fueron asaltados por un grupo de detractores que lograron entrar en su celda y matarlos a tiros. El líder de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, también conocido como movimiento mormón, se convirtió en un mártir para sus fieles.

Joseph Smith fue un personaje controvertido desde sus primeras apariciones en público. Según su propio testimonio, las distintas corrientes religiosas existentes en la costa este colonial le hicieron dudar sobre qué religión escondía la verdad y cuál le llevaría hasta la salvación. Con catorce años vio una aparición en la que Dios y Jesús le dijeron que todas las iglesias estaban equivocadas. Tuvo otras dos visiones: en una de ellas el ángel Moroni le reveló la localización de unos discos de oro grabados y en otra (1827) se le permitió desenterrarlos y se le encomendó la tarea de traducirlos para publicar el Libro de Mormón en marzo de 1830. A este hecho le siguieron años de crecimiento en número de fieles y los constantes intentos por crear comunidades donde instalarse, seguidos del rechazo del resto de colonos y su traslado hacia territorios cada vez más al oeste.

Smith tomaba elementos del cristianismo y del judaísmo pero basaba gran parte de los detalles que constituían su religión en las llamadas “revelaciones”, momentos en los que el propio Dios hablaba a través de él. Entre las prácticas más conocidas y que más problemas le trajeron fue la defensa de la poligamia, por entonces muy mal vista e ilegal en los Estados Unidos. Smith llegó a crear su propia banca para recaudar las aportaciones de los fieles y constituyó grupos armados con los que defenderse pero sin mucho éxito. Las comunidades en las que se instalaban los aceptaban al principio, pero cuando veían que se convertían en una mayoría y que podían influir en el gobierno local los echaban.

El asentamiento más exitoso que tuvo Smith fue la ciudad de Nauvoo, donde llegó a ser alcalde. En 1844, un periódico local publicó informaciones en las que acusaba a Joseph Smith de ser un estafador y utilizar la excusa de la religión mormona para enriquecerse y satisfacer sus ansias de sexo y poder, Smith ordenó cerrarlo y esto provocó disturbios violentos. Smith y su hermano fueron llevados a Carthage para un juicio pero una turba enfurecida acabó con sus vidas antes que llegaran a los tribunales.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.