Hitler visita París tras la derrota francesa en la Segunda Guerra Mundial

El 23 de junio de 1940, solamente un día después de que Francia firmara un armisticio con Alemania y el país pasara a estar controlado de facto por los nazis, Adolf Hitler acudió a la ciudad de París para una histórica visita turística.

Tras la experiencia de la Gran Guerra, Francia quiso estar preparada para responder a un posible ataque del este sin que el conflicto causara daños graves en el país y es por ello que creó la Línea Maginot, una línea defensiva fuertemente fortificada con la que, en teoría, debería haber parado cualquier acción alemana antes de que penetrara en territorio francés. El problema estaba en que esta táctica habría funcionado si se hubieran seguido los prefectos de la Primera Guerra Mundial, cosa que no pasó. Alemania sorprendió al resto de Europa con una nueva estrategia basada en los bombardeos intensivos y una acción rápida por tierra con gran protagonismo de los blindados, el ataque relámpago o Blitzkrieg. En apenas seis semanas, los ejércitos de Hitler conquistaron Bélgica, Luxemburgo, y Países Bajos. Francia cayó a finales de junio y se creó un gobierno de ocupación encabezado por el mariscal Philippe Pétain.

Adolf Hitler llegó a primera hora de la mañana a París en su tren personal y fue recibido por un gran comité de militares de alto rango y soldados que le acompañaron como escolta. Iba acompañado por los arquitectos Speer y Giessler y el escultor Arno Becker y el führer pasó algo más de tres horas recorriendo las principales atracciones turísticas de la ciudad de la luz. La primera para fue la Casa de la Ópera, impresionante edificio noebarroco que Hitler admiraba y conocía bien a pesar de ser la primera vez que estaba allí. Desde allí, moviéndose siempre en lujosos coches Mercedes blindados, fueron a los Campos Elíseos, la Madeleine, el Trocadero, la Torre Eiffel (donde se tomó la famosa fotografía que siempre ilustra su visita), la Saint Chapelle, el Arco del Triunfo y los Inválidos. Se dice que, después de pasar unos minutos contemplando la tumba de Napoleón, Hitler dijo que aquel era “el día más feliz de su vida”. El recorrido terminó en el Sacre Coeur, monumento que no gustó demasiado al alemán.

Cuando ya se marchaba, Hitler reconoció que París era una joya europea de increíble belleza pero que pronto ocuparía un segundo lugar, ya que había encargado a sus arquitectos que construyeran una Nueva Berlín que superara a la capital francesa. El líder del Tercer Reich no volvió a pisar París y, a pesar de lo mucho que decía haberle impresionado y que visitarla había sido un sueño para él, en agosto de 1944 ordenó al gobernador militar Dietrich von Choltitz que hiciera explotar los principales monumentos de la ciudad para que “solo cayera en manos de los Aliados siendo un montón de escombros”. Por suerte, no le hicieron caso.

 

1931 Wiley Post inicia su viaje alrededor del mundo

El 23 de junio de 1935 el piloto estadounidense Wiley Hardeman Post y el navegante Harold Gatty despegaron de Roosevelt Field (Nueva York) en el que sería el primer viaje en avión alrededor del mundo en solitario.

Nacido en 1898 en Grand Saline (Texas), Post perdió un ojo en un accidente mientras trabajaba en una plataforma de perforación de los campos de petróleo. Con el dinero de la indemnización se compró su primer avión y comenzó a volar, convirtiéndose en piloto profesional al poco tiempo. La primera vez que dio la vuelta al mundo en su avión, el monoplano Winnie Mae, tardó 8 días, 15 horas y 51 minutos e hizo paradas en Harbor Grace, Chester, Hanover, Berlín, distintos lugares de la URSS, Alaska y Canadá antes de aterrizar otra vez en Nueva York. En 1933 superó su récord personal recorriendo más de 25 000 kilómetros en 7 días, 18 horas y 49 minutos completamente solo y confiando en instrumentos de navegación como el piloto automático. Al año siguiente alcanzó una altitud de casi 15000 metros utilizando un traje que él mismo había desarrollado: el traje de vuelo ‘Hombre de Marte’.

Wiley Post murió el 15 de agosto de 1935 junto a su buen amigo el humorista Will Rogers. Ambos se encontaban sobrevolando Alaska cuando el avión falló y se estrelló.

 

1996 Sale al mercado la Nintendo 64

El 23 de junio de 1996 llegó al mercado japonés la consola Nintendo 64, un dispositivo sobremesa que estaría llamado a cambiar muchas cosas y a definir el futuro de los videojuegos.

El nombre deriva de los 64 bits de potencia gráfica que ofrecía la consola, algo nada desdeñable para la época, y que permitían a los jugadores disfrutar de unos mundos tridimensionales complejos y bien construidos. El producto de la compañía nipona destacaba por la posibilidad del juego multijugador con hasta cuatro usuarios simultáneos y un diseño de mando innovador que se adaptaba a la forma de la mano e introducía el joystick analógico y su control de 360 grados. Entre el catálogo de juegos que pudieron disfrutarse en la Nintendo 64 y que se vendían en el formato de cartucho en lugar de en CD-ROM como hacía la competencia, se podrían destacar Super Mario 64, Golden Eye 007 y The Legend of Zelda: Ocarina of Time.

La Nintendo 64, junto a la PlayStation, introdujo y popularizó los videojuegos tridimensionales  y cambió el sector para siempre. La consola nipona ha vendido 32,93 millones de unidades desde su lanzamiento.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.