Fray Luis de León es encarcelado

Fray Luis de León
Estatua de Fray Luis de León en la Universidad de Salamanca. Imagen: Pablo Sánchez Martín (Flickr)

Fray Luis de León, uno de los grandes poetas religiosos del Siglo de Oro español y principal figura de la literatura ascética (esa que se trata los caminos para alcanzar la perfección ética y moral), fue encarcelado en Valladolid el 27 de marzo de 1572. ¿El motivo? Un tribunal de la Inquisición le condenó por criticar las traducciones hechas de las sagradas escrituras en la Vulgata y el Cantar de los Cantares.

Nacido en Belmonte (Cuenca) en 1527, provenía de una familia de origen judío en la que se había encontrado a varios falsos conversos. Decidió ingresar en la orden agustina y cursó sus estudios en Alcalá de Henares y Salamanca, universidad en la que desempeñaría gran parte de su labor como profesor en las cátedras de Filosofía moral y Sagradas Escrituras. El pensamiento crítico y humanista de Fray Luis de León le llevarían a sacar los colores a las órdenes religiosas en más de una ocasión, lo que hizo que se ganase algún que otro enemigo. Entre ellos se encontraban León de Castro y Bartolomé de Medina, quienes serían responsables de la denuncia y, por lo tanto del encarcelamiento hasta 1576. Tras ser puesto en libertad, recuperaría su puesto en la cátedra te Teología de Salamanca y volvería a dar clase, según la creencia popular, empezando con la frase “Decíamos ayer…”. Fray Luis de León murió el 23 de agosto de 1591 en el convento de San Agustín de Madrigal de las Altas Torres (Ávila).

Humanista empedernido y conocedor de los autores del mundo clásico, la fama de Fray Luis de León vino sobre todo por su obre poética, publicada por primera vez de manera póstuma por Francisco de Quevedo, en el año 1637. Buscando la perfección y el cuidado en ritmo, estilo, lenguaje y rima, muchos expertos consideran que la obra de Fray Luis de León es imprescindible para comprender a los grandes autores que le seguirían. Tal vez uno de sus poemas más conocidos sea la Oda I – Vida retirada.

 

1915 Mary Mallon es puesta en cuarentena de por vida

Los periódicos estadounidenses la llamaron María Tifoidea y el 27 de marzo de 1915 fue puesta en una cuarentena que duraría 23 años y solo terminaría a causa de su muerte a los 69 años. Esta emigrante irlandesa fue la primera portadora asintomática de fiebre tifoidea reconocida en los Estados Unidos.

Nacida en 1869 en la isla esmeralda, Mary Mallon tuvo que marcharse a Estados Unidos huyendo del hambre y la pobreza y, dada su buena mano para la cocina, empezó a ganarse la vida cocinando para las familias adineradas de Nueva York. Entre el año 1900 y 1907, los miembros de casi todas las familias con las que Mary trabajaba acababan por contraer fiebre tifoidea y esto llamó la atención de la sociedad del momento porque era una enfermedad común en los barrios pobres, pero no entre la gente rica de la ciudad. Una investigación llevada  cabo por el ingeniero civil Charles Warren determinó que el elemento común en todos los casos era Mary Mallon y que, por lo tanto, la joven irlandesa debía ser portadora de la enfermedad aunque no presentara síntomas.

La solución fue encerrarla en un cuarto aislado de un hospital de Nueva York pero, tras intentar huir, se la llevó a una cabaña junto al hospital de Riverside, en una pequeña isla. En 1910 fue liberada con la condición de que no volviera a trabajar de cocinera, pero la joven cambió su nombre por el de Mary Brown y se saltó esta prohibición. Un repunte de los casos en 1915 delató a Mary y la llevó de vuelta al aislamiento esta vez de por vida.

Daniel Delgado

Daniel Delgado

Periodista en construcción. Soy de los que puede mantener una conversación solo con frases de ‘Los Simpson’ y de los que recuerda sus viajes por lo que comió en ellos. Es raro no pillarme con un libro o un cómic en la mano. Valhalla or bust.